18 de julio

calle_franquista_efe
Plaza de Arriba España en Madrid, uno de los símbolos que aún quedan del franquismo en España. / Efe

Quedan tres meses para el 18 de julio. Un 18 de julio especial, puesto que se cumplirán 80 años del comienzo de la Guerra Civil española (1936-1939). Bueno, depende del especialista al que consultemos. El escritor Sánchez Dragó ha escrito para el diario El Mundo que “la Guerra Civil española no comenzó el 18 de julio, sino el 14 de abril”. Y El Mundo le ha publicado el texto, un análisis histórico brillante que se titula ‘¡Abajo la República!‘ e incluye auténticas necedades, como calificar la Ley de Memoria Histórica de “dañina” e “inútil”.

Anuncio

Publicidad

Sánchez Dragó es el ejemplo perfecto de opinador guerracivilista a sueldo, una subespecie intelectual que ha hecho de las tertulias televisivas y las columnas de prensa su decadente hábitat. Podría muy bien defender ideas contrarias, pero los medio de comunicación que financian sus soflamas son muy de derechas.

ticketea

Apuestan por el desprecio a las víctimas del franquismo evitando cualquier política de memoria, negándose a que se haga justicia. Olvido y burla, la Guerra Civil comenzó el 14 de abril, para los más de 100.000 republicanos que aún permanecen enterrados en fosas anónimas. Desprecio y abandono para los 30.000 niños arrancados de sus madres presas para ser entregados a familias franquistas durante la dictadura. Desconsideración y repulsa por todos aquellos que lucharon por la libertad, contra la dictadura.

Cada día paso al menos cuatro veces por la Plaza del Generalísimo Franco de un pueblo castellano manchego. Y cada una de esas veces recuerdo la tibieza de los últimos gobiernos frente a lo que prevée el artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica. Las administraciones deben tomar medidas de una vez por todas para retirar escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil o de la represión de la dictadura.

Se cumplen 80 años del comienzo de la Guerra Civil. Ochenta años de uno de los conflictos más brutales y sangrientos del siglo XX, aunque algunos se empeñen en emborronar la historia, en alterar fechas, en hacer apología fascista. No se trata de llevar ante la justicia a los criminales. Eso queda para sociedades más avanzadas, como la alemana. Simplemente se trata de aceptar que el franquismo fue una atrocidad, y de reconocer el derecho de las víctimas de la dictadura a una reparación moral. Será difícil mientras decenas de columnistas, tertulianos y opinadores, a sueldo de medios y políticos ultraconservadores, hayan hecho de la mentira, la tergiversación y la injuria una profesión.

Publicidad