PSOE encadenado

Jesús_CuadradoPedro Sánchez presentó en el ‘debate a cuatro’ un PSOE encadenado a una estrategia suicida. Con el argumento absurdo de “yo no soy presidente por culpa de Iglesias”, a pesar de los desmentidos inapelables de Rivera, allí presente, puso en ridículo al partido. Incapaz de ubicar al PSOE en la corriente de indignación que mueve a la población española desde el 15M, y que hoy sigue intacta como una y otra vez pone de relieve el CIS, desdibujó la identidad moral del Partido Socialista. Terminado el debate, asusta comprobar la deriva hacia el abismo del partido centenario ante la indiferencia generalizada.

Publicidad

Anuncio

¿Quién pone en riesgo el futuro del Partido Socialista? Durante los años de hierro de los Juan Guerra y compañía, le oí decir a Felipe González en un Comité federal: “No me gusta el dinero”. Le creí, como muchos. Ahora, cuando hemos tenido que soportar el bochorno de unas grabaciones en las que el gran icono socialista se esfuerza como intermediario entre un golfo de los negocios sucios, Zundi, el “creativo emprendedor”, y un dictador genocida de Sudán, llovía sobre mojado. Ya era evidente que el adorado Felipe formaba parte, junto a su socio Juan Luís Cebrián, de uno de esos grupos que basan el negocio en sus buenas influencias de poder. A Felipe González le gusta el dinero y, como decía Tony Judt sobre Blaire, “adora a los ricos”. Lo que me asombra es que el PSOE siga encadenado a las necesidades extractivas de este grupo.

“Sólo sé que trajo la democracia a este país”, esa fue la respuesta de Sánchez a la pregunta sobre las gestiones de González ante un genocida señalado por la Corte Penal Internacional para negocios en una zona en conflicto, para un asunto de “petróleo de sangre”. Qué mejor forma de mostrar cómo el Partido Socialista sirve a quienes lo usan como simple plataforma para medrar. Escandaliza comprobar cómo los santones de la Transición, incluidos, en primera línea, Juan Carlos I, Jordi Pujol, Felipe González o José María Aznar, el de las desaladoras de Gadaffi “al 1 %”, han utilizado las relaciones de poder para acumular patrimonio. Indigna ver al PSOE encadenado al uso espurio del poder político para hacer negocios.

ticketea

He criticado posiciones políticas de Podemos que no comparto, pero no puedo estar más en contra de una estrategia cuyo fin es demonizarles e inutilizar millones de votos de la izquierda. Más grave, aun, si la piedra de bóveda de ese plan consiste en encadenar al Partido Socialista a la tarea de dique de contención de esa marea electoral ascendente. Cuando Jordi Sevilla y otros declaran abiertamente que “el PSOE impedirá que gobierne Podemos”, lo hacen para tranquilizar a las grandes empresas que les tienen en nómina, a la vez que se ahorran tanto en impuestos.

No están solos. En esto El País y El Mundo, por ejemplo, trabajan a la par y han extremado tanto el guión de la demonización de Podemos que lo hacen inverosímil, y consiguen que resulte cómico. El partido de Errejón y Bescansa sería chiita iraní, marxista-leninista, bolivariano, griego, antieuropeo y, peor aún, lobo con piel de cordero, tramposo al querer moderar sus mensajes para engañar, un simple producto televisivo “de una cadena de Atresmedia”, que además quieren ganar las elecciones y ocupar sillas, dicen sus articulistas, muchos de ellos militantes comunistas en su juventud. En El Mundo se ha podido leer que Podemos será tan dañino para España como el cangrejo americano para el autóctono, que desapareció porque el yanki era portador de un hongo inocuo para él, pero mortal para el cangrejo nacional, el nuestro. ¡Santo cielo!

Entre todos, el relato de la pinza es el más absurdo y mediocre de todo este montaje, al que han encadenado al PSOE como actor imprescindible. El PP y Podemos habrían concertado una estrategia política para liquidar al Partido Socialista. La cuestión es cómo encajar esta brillante idea con las maniobras desde el ministerio del Interior, con Jorge Fernández Díaz a la cabeza, para buscar “lo que sea” contra los de Iglesias y elaborar contra ellos “papeles” que rechazan los tribunales y denuncian las organizaciones policiales. ¿Pinza Partido Popular-Podemos? Toda publicidad, también la política, tiene un componente de manipulación, pero cuando resulta inverosímil se vuelve contra quienes la practican. Todo este esfuerzo tiene un fin: inutilizar seis o siete millones de votos de la izquierda, para lo que es imprescindible encadenar al PSOE al plan. Si tienen éxito, uno de los efectos secundarios sería convertir al partido fundado por Pablo Iglesias Posse en una tarjeta postal.

Hoy lo más honesto y leal con el Partido Socialista sería desencadenarlo de esta estrategia que le han diseñado quienes ven amenazados los negocios organizados a la sombra del prestigio de la Transición; quienes están más interesados en los pozos de petróleo de Sudán que en el futuro del PSOE. Se debe denunciar el riesgo de la falta de convicciones firmes de sus líderes, porque, como señala el filósofo Michael Walzer, cuando se pierde la “fe” en los propios principios, “no podemos oponer nada a la apasionada energía de los otros, ni tampoco superarlos”. El origen de la sangría electoral no está en Podemos, está en la ruptura con la pasión que dio origen al Partido Socialista Obrero Español, el compromiso con una política contra la insultante desigualdad que hoy no para de crecer en España. Qué lejos de aquel F. D. Roosevelt que, en medio de una crisis que masacraba a los más humildes en EEUU en la Gran Depresión, marcaba así su territorio político: “He aquí un desafío a nuestra democracia… Veo a la tercera parte con una mala vivienda, mal vestida y mal nutrida”. Ese es el desafío.

Entretanto, el desconcierto generado por los zigzagueos de Pedro Sánchez, Oscar López, Antonio Hernando y compañía provocan un riesgo cierto de ruptura del Partido Socialista. Y si sigue atado a intereses espurios que le hacen tanto daño, el desmoronamiento que se observa se asemejará cada vez más a lo que señala el famoso verso de Yeats: “Las cosas se disgregan, el centro no se tiene”. En fin que “el PSOE está encadenado, ¿quién lo desencadenará?, el desencadenador que lo desencadene, buen desencadenador será”.

(*) Jesús Cuadrado es militante y exdiputado del PSOE.

Publicidad