El ritmo de Podemos

6
Pablo Iglesias, durante el mitin celebrado en Palma de Mallorca la pasada semana. / Cati Cladera (Efe)
Pablo Iglesias, durante el mitin celebrado en Palma de Mallorca la pasada semana. / Cati Cladera (Efe)

Unidos Podemos está dirigiendo la campaña electoral a su antojo, con un ritmo firme de percusión caribeña. ¿Merengue quizá? Ya sabe usted a qué me refiero… El resto de partidos baila esa cadencia sabrosona con mayor o menor salero, unas veces a la manera rutinaria de un equipo de natación sincronizada (el PP) y otras con guirigay de una banda de borrachos de burdel portuario (el PSOE). Ahí están, con saltos de pogo, retortijones de break dance o tradicionales sardanas, diseñando un catálogo de Ikea o anunciando un sorpasso, sugiriendo al resto de partidos cuál es la música que tienen que escuchar en el bus de campaña. Iglesias, Errejón, Echenique Bescansa son, con su nuevo compás, los DJs del cambio. Los Cuatro Principales. Los reyes del mambo y el danzón.

Publicidad

Publicidad

Y el resto, al rebufo. Podemos maneja la campaña a su antojo, y lo hace sin el dinero del PP y el PSOE, sin grandes empresas de marketing, sin ideólogos y gurús trasnochados, sin la ira y el sudor del hipervitaminado Rivera. Con el desprecio absoluto de unos grandes medios de comunicación que ya se han puesto a trabajar para frenar a los de Iglesias. ¡Éstos son capaces de cortar el grifo de la publicidad gubernamental!

El ascenso y consolidación de Podemos no solo ha modificado el mapa político. Ha cambiado el modo de hacer política, de hacer campañas, y por tanto ha puesto en peligro el modo de vida de cientos de profesionales del negocio incapaces de cambiar el paso. Les llamaron “casta”, desnudaron sus miserias, demostraron que era unos burgueses, que se podían hacer la cosas de otra manera (bien) y tomaron al asalto los ayuntamientos de Madrid, Barcelona… La cosa iba en serio. Quizá no debieron decirles nunca a aquellos perroflautas del 15-M que dejasen de soñar y de hablar, y que bajasen al barro, que creasen un partido, que hiciesen política de verdad.

Les tomaron la palabra y aquí están, haciendo política real para espanto de los políticos de pega, esa panda de acomodados socialistas, de corruptos populares, de impostores ciudadanos. Unidos Podemos ha puesto patas arriba la política española; ha abierto los ojos a muchos ciudadanos; ha desnudado las miserias de unos individuos aferrados a sus cargos y privilegios; ha denunciado la inoperancia y el expolio. Y ha despertado la rabia y el odio de quienes, por diferentes razones, no pueden seguir su ritmo: “Solo por helar la sonrisa a los que hablan del sorpasso vale la pena pelear”, fue la razón más contundente que pudo esgrimir Alfonso Guerra durante un mitin de la campaña del 26-J. Y para dar credibilidad a sus ideas habló mal del coletas, de Anguita y de aquellos que “no nos han perdonado, que nos la guardan desde 1921… comunistas, bolcheviques y chavistas”.

La verborrea tabernaria de Guerra, una caricatura de charanga gaditana, resume toda la impotencia de la vieja política. Normal: cuando llevas más de 35 años cobrando un jugoso sueldo público adoras ese sistema, hoy gobiernas tú y mañana yo, y desprecias a los que quieren poner fin a ese chollo. Pero ya es tarde para lamentos. Unidos Podemos impone su ritmo. Están en el centro de la pista, con su catálogo de Ikea, con su sorpasso, con sus iniciativas y su descaro, con su Venezuela, su Grecia y su Monedero. Y acodados en la barra, como estatuas, cubata en mano, envidiando el sentido del ritmo de los bolivarianos, su magnetismo, su manera de mover la cadera y arrastrar los pies, están Rajoy, Sánchez y Rivera. Son los Paco Martínez Soria, Alfredo Landa y Fernando Esteso de la campaña electoral, y enfrente tienen a John Travolta y compañía dándolo todo. Pobres abueletes.

6 Comments
  1. Mecacholo says
  2. Kaleidoscope says

    Mágnifica descripción de la foto… Y la sensación en la calle, en el trabajo, en el bar, en la familia, entre los amigos… es de una mezcla de hartazgo (viejuno) y esperanza (otras formas y prioridades).
    Y no pasará nada, porque lo harán mejor (algo nada difícil mirando lo que hubo y lo que hay actualmente).
    #UnaSonrisa26J

  3. Guadiz says

    Mucho hablar de la nueva política, pero no se ve nada nuevo que sea relevante, aparte de las técnicas de comunicación. Dos años hablando de los sillones (de los demás) y parece que el amor a los sillones es el mismo. Mucho hablar de cambiar el sistema pero el discurso se va modulando y hace mucho que suena más a adaptación que a cambio. Para este viaje no hacían falta tantas alforjas.

  4. Marx says

    ¿Pero que te has fumao Albéniz?

  5. CON SINCERIDAD. says

    VEAMOS: EL PP ES HEREDERO DIRECTO DEL FRANQUISMO (Y EL FRANQUISMO FUE TERRORISMO Y GENOCIDIO DE ESTADO); PERO ES QUE EL PSOE ES HEREDERO INDIRECTO, PERO HEREDERO, TAMBIÉN DEL FRANQUISMO (QUE SIGUE SIENDO TERRORISMO Y GENODIDIO DE ESTADO). NO DIGO QUE AHORA PERPETREN ESE TERRORISMO Y GENOCIDIO DE ESTADO (ESTATALISMO AL ESTILO MUSSOLINIANO, HITLERIANO, FRANQUISTA O STALINISTA), SINO QUE HAN HEREDERO SU CORRUPCIÓN MORAL Y SU ABSOLUTA FALTA DE LIBERTAD POLÍTICA COLECTIVA; Y DE AHÍ NO PUEDE SALIR MÁS QUE, Y CADA VEZ MÁS ACENTUADO Y GIGANTESCO, CORRUPTORES Y CORRUPTOS, EXPOLIOS A LOS DÉBILES, VIOLACIONES IMPUNES DE LIBERTADES CIVILES, DE DERECHOS HUMANOS Y DE LIBERTADES POLÍTICAS.

    ¿¿¿PASARÁ PODEMOS A SER OTRO HEREDERO INDIRECTO DE DICHO FRANQUISMO???

    ¿¿¿QUÉ OS CREÉIS QUE ES EL TAN CACAREADO «CONSENSO POLÍTICO», SI NO LA CONTINUACIÓN DE LA AUSENCIA DE POLÍTICA, LA AUSENCIA DE LIBERTAD POLÍTICA COLECTIVA Y LA AUSENCIA DE DEMOCRACIA QUE HABÍA BAJO EL TERRORISMO Y GENOCIDIO DE ESTADO QUE ERA EL FRANQUISMO???; BUSCAD EN CUALQUIER DICCIONARIO O MANUAL DE POLÍTICA ANGLOSAJONA A VER SI ENCONTRÁIS ALGO COMO «CONSENSO POLÍTICO»; ¿¿¿CONSENSO ENTRE LOS ESCLAVISTAS Y LOS ESCLAVOS???, ¿¿¿CONSENSO ENTRE UN LEÓN Y UNA GACELA???; DONDE HAY POLÍTICA NO PUEDE HABER CONSENSO POLÍTICO; ESTO ES UN ENGAÑO PARA IGNORANTES ABSOLUTOS O PARA IMBÉCILES PROFUNDOS.

  6. juanjo says

    al principio, en efecto, resultaba agradable y simpático.
    ..
    Pero un sujeto con tantas esquinas, trastiendas, habitaciones, cocinas y hasta retretes termina por resultar odioso.

    hostias, qué retorcido. ¡cuánta doblez!,
    ¡que camaleónico!.
    ….. ni Filemón.
    …..
    Le da igual disfrazarse de Otegui, de papista, bolivariano, felipista, socialista, antifelipista, socialdemócrata o liberal, que nacionalista, autonomista, plurinacionalista, republicano, monárquico, etc., o de asambleario respetuoso, de déspota inmisericorde, etc…
    .
    en tan pocos meses, ¿cuantas chingoletas ha dado?

Leave A Reply

Your email address will not be published.