JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 14:35

obama_castro_cuba_venezuela_efe
Histórico apretón de manos entre Raúl Castro y Barack Obama en el Palacio de la Revolución de La Habana, el pasado 21 de marzo, que acabó con años de bloqueo norteamericano a la isla. / Efe

Alejandro Gómez Roa fue un profeta. No lo digo yo, lo dijo Fidel Castro. Por si usted no lo sabe Gómez Roa fue, además de visionario, cantante y compositor: el cantautor colombiano que escribió, en 1960, la famosa canción revolucionaria Cuba sí, yanquis no.

Una canción de combate, de la que se han realizado numerosas versiones, que marcó un tiempo y una forma de música popular. Una canción que, nos guste o no, está pidiendo a gritos una adaptación, en la letra, acorde a los tiempos que corren. ¿Cómo que yanquis no? El enemigo no es Estados Unidos, cuna del capitalismo, de las armas de fuego a nivel doméstico y de Donald Trump. El enemigo es Venezuela, nido de comunistas o antro bolivariano o refugio de podemitas, como usted prefiera.

Que no le ciegue la nostalgia. Cuba sí, Venezuela no. Es decir, comunismo bueno sí, comunismo malo no. El lector con coleta planteará una pregunta impertinente: ¿Pero no tienen los dos países presos políticos y carecen tanto de libertad como de productos básicos? ¿Cuál es entonces la diferencia? A ver si me explico… Cuba es un país con futuro, en el que ya se puede invertir con seguridad. Una perita en dulce para las grandes empresas, una mina de dólares, el sueño de los grandes emprendedores. ¿Miserias? Todas. ¿Libertades? Ninguna. Pero no pasa nada: ya tienen situados los McDonalds y los Starbucks en el nuevo mapa de La Habana. Están en la dirección correcta. Tanto que el PP, ese partido que se niega a cambiar los nombres franquistas de las calles, ha dado el visto bueno para que el Ayuntamiento lucense de Láncara distinga a Raul Castro como hijo adoptivo.

Venezuela también tiene miseria y presos políticos y ausencia de productos básicos. Tiene hasta elecciones. Pero no está lista para el saqueo. De momento. Y para colmo de males, un tal Monedero impartió allí un curso de algo relacionado con la política. ¡Serán comunistas malos estos venezolanos! Que aprendan de Cuba: no dejen que los ciudadanos voten, permitan que pasen necesidades, impidan incluso que salgan del país… pero no se interpongan en los planes que diseñan desde el exterior para hacer negocios.

Cuba libre. Con ginebra premium y para los business.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend