Tan radicales como Podemos

Hugo Martínez Abarca *

HMADesde que nació Podemos hubo un rinconcito de la izquierda más conservadora e inmovilista que decidió caricaturizar a Podemos. Nos venían a contar que Podemos era un invento del poder para neutralizar a una suerte de izquierda revolucionaria que estaba a unos minutos de tomar el Palacio de Invierno y que en ese momento apareció ese Podemos tan molesto que no se situaba en el eje izquierda-derecha y al que cabía adjudicarle los adjetivos más gruesos como instrumento del poder para aplacar a las imparables masas revolucionarias.

La caricatura era grotesca, pero contra ella tuvo que usarse una parte de los esfuerzos por explicar que precisamente lo radical era atreverse a analizar de forma laica la realidad material sobre la que queríamos construir el cambio y trazar los instrumentos políticos que permitieran ganar el país para la mayoría real. Nada tenía de radical, ni de revolucionario, el apalancamiento en el margen izquierdo de un tablero dibujado por el poder: patear el tablero era la consigna, no situarse en un margen ni en el centro ni… lo radical, lo revolucionario es ganar y con este tablero, desde ninguno de sus márgenes, íbamos a ganar.

En uno de los grandes discursos de Pablo Iglesias explicaba perfectamente un análisis muy compartido de qué es lo que hace diferente (y exitoso) a Podemos: “A veces tenemos que ser lo suficientemente laicos para decir ‘existe una mayoría social que puede que esté harta de nosotros (…)’. La obligación de un revolucionario siempre, siempre, siempre es ganar; un revolucionario no está llamado a proteger los símbolos, a proteger la identidad, un revolucionario no es un cura que busca la catarsis colectiva. Y para ganar tienes que trabajar con los ingredientes que tienes. Y tenemos que respetar un poco más a nuestro país (…) Estamos aquí para que todo el mundo pueda llevar a su abuelo a un hospital, estamos aquí para que no haya niños que vayan mal vestidos ni mal comidos al colegio, estamos aquí para que los bancos no echen a la gente. No para imponer nuestros estilos, aunque tengamos toda la razón del mundo; pero, para una vez que tenemos la oportunidad de ganar, es fundamental que no repitamos lo que nos hizo perder.”

Cuando esta confrontación entre propuestas políticas se ha decantado claramente, los enemigos de Podemos, a babor y a estribor, han intentado fabricarla dentro de Podemos. Desde hace tiempo se intenta caricaturizar los debates que se dan en Podemos con las etiquetas que más les conviene para generar en Podemos un imaginario que les conviene en el partido y en el país. Habría un ala derecha de Podemos, dócil con los poderosos, proclive a entregar sus fuerzas al PSOE, taimado, que evita decir las cosas claras, que no dice la verdad y lo somete todo al tacticismo: un Podemos de régimen, digamos, cuyo alejamiento del Podemos originario habría llevado a Podemos a perder un millón de votos. Por otro lado habría un Podemos que mantiene las esencias (casi se diría que es el Podemos de Pepe Díaz), un Podemos que asusta, aislado, entusiasta de sí mismo y nostálgico de una izquierda del tablero a la que había declarado derrotada, un Podemos bocazas que aspiraría más a la satisfacción beatífica que a esa obligación de todo revolucionario que es ganar: un Podemos de izquierdas, digamos, cuyo alejamiento del Podemos originario habría llevado a Podemos a perder un millón de votos.

Los que ya somos mayorcitos recordaremos los guiñoles de Canal+. Lo peor de aquellas caricaturas de los dirigentes políticos de aquella época es que pasaba como con aquel retrato de Picasso cuya retratada decía no parecerse a la del cuadro y Picasso le explicó: “Ya se parecerá usted”. Con los guiñoles pasaba algo parecido: las personas caricaturizadas tendían inexorablemente a parecerse a su guiñol. Corremos el riesgo de que nos pase algo parecido y creernos el guiñol que han fabricado nuestros enemigos para caricaturizarnos.

Publicidad

No, no existe un Podemos dócil con los poderosos ni entreguista con el PSOE, no existe nadie en Podemos que le ría las gracias al 1%.  Ninguno de los debates que puedan darse en Podemos tiene que ver con eso. Tampoco hay un Podemos que reniegue de la propuesta inicial, que ha llevado a nuestro país a estar más cerca de ganar que nunca, ni que reniegue de ese gran discurso de Pablo Iglesias que sitúa en la victoria el objetivo más radical para el que nos necesita nuestro pueblo.

Corremos el riesgo de creernos la caricatura y eso sería letal por dos cosas. En primer lugar, porque las divisiones fabricadas sobre falsedades que se creen con sinceridad tienen difícil arreglo: uno puede debatir e incluso llegar a acuerdos a partir de las posiciones políticas que tiene, pero no desde el imaginario que otros construyen sobre uno. Esas caricaturas se hicieron para dividir a Podemos entre buenos y malos (como antes se hizo para dividir el rupturismo) y sería una inmensa victoria del poder convencernos de que no sólo el tablero permanece idéntico, sino de que además dentro de Podemos hemos reproducido el mismo tablero que veníamos a impugnar.

Lo radical, hoy como hace un año, es estar en condiciones de ganar. Dar miedo o no a los poderosos es una consecuencia de poder ganarles, pero no puede ser el objetivo (¡ojalá pudiéramos ganarles sin que estuvieran precavidos, pero no parece muy sencillo!). Ninguno de los debates que hay en Podemos tiene a partidarios de fortalecer al PSOE,  apuntalar el régimen ni espíritu dócil alguno. Precisamente lo que aprendimos desde el 15M, desde dentro y desde fuera de Podemos, es que no hay nada más funcional al régimen que un rupturismo encajonado por su satisfacción y su ensimismamiento vestido siempre de firmeza-en-los-principios, que no hay nada que más convenga al PSOE que una izquierda-a-la-izquierda-del-PSOE.

Los debates que haya que tener no van sobre radicales y dóciles, cercanos al PSOE o lejanos, reforma o ruptura. Lo que toca es seguir construyendo un instrumento útil para nuestro país y para nuestro pueblo, como el que logró arrebatar las principales alcaldías del país a los ladrones de la mano de Manuela Carmena, Ada Colau y tanta gente decente, vinculando al cambio a tantos que faltan sin indagar en su pedigree político ni militante, sin creernos las caricaturas de brocha gorda que el poder instaló para dividir a nuestro pueblo y con las que ahora quiere dividir a Podemos.

Para una vez que tenemos la oportunidad de ganar (y la seguimos teniendo, tengámoslo claro) es fundamental que no repitamos lo que nos hizo perder. Lo radical es seguir hasta la victoria, como siempre.

(*) Hugo Martínez Abarca es diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid y autor del blog Quien mucho abarca.