El niño que quiere ser torero

5
adrian-toros-antitaurinos-efe
Adrián, el niño de 8 años enfermo de cáncer que quiere ser torero, en la plaza de toros de Valencia. / Efe

En el anterior post comentábamos una polémica nacional de carácter futbolero: las mangas recortadas de la camiseta de Piqué. Hoy cerramos el círculo de opiáceos populares con otra controversia, surgida en el que antaño fuera gran anestésico de la plebe: el mundo de los toros. Y es que fanáticos antitaurinos han lanzado mensajes ofensivos en Twitter contra un niño enfermo de cáncer que dijo que quería ser torero.

En bares, tabernas y tertulias televisivas no se habla de otra cosa: los antitaurinos desean la muerte de un menor de ocho años con cáncer "que quiere curarse para matar a herbívoros inocentes y sanos que también quieren vivir. Anda yaaa! Adrián, va a morir". Los crispados mensajes, dos en total, anónimos ambos, han incendiado las redes sociales; han ocupado las portadas de los diarios y se han podido escuchar en todas las radios y televisiones. El mensaje que, tras pasar por el altavoz mediático, resume todos estos comentarios sería el siguiente: los antitaurinos desean la muerte de todos aquellos ciudadanos, niños incluidos, que están a favor de los toros.

Tan grave ha sido la cosa que matadores como Cayetano Rivera “han realizado un emotivo discurso a los micrófonos antes de irse a porta-gayola con un mensaje directo a Adrián: Te vas a curar, valiente”. La cosa no queda en la plaza: La Fundación Toro de Lidia emprenderá acciones legales. Sus responsables jurídicos están definiendo los términos de la querella en contra de quienes hayan emitido esos comentarios en las redes sociales.

Enorme revuelo el organizado por los tuits patéticos de un par de trogloditas. Dos comentarios, anónimos ambos, parecen en cualquier caso poca cosa si queremos hablar de la situación del mundo taurino, y antitaurino, con seriedad. Dos frases anónimas que, por salvajes y desafortunadas que sean, deberían ser consideradas simples anécdotas. Macabras anécdotas, sin duda. ¿Quieren ustedes datos? ¿De los buenos, de los de verdad, de los que tienen un responsable con nombre y apellidos? Desde el año 2007 al 2015 los festejos taurinos han descendido en un 52,5%. Es decir, que desde entonces se han celebrado 1915 espectáculos con maltrato animal menos. ¿Lo dice un mensaje anónimo publicado en Twitter? No, las llamadas Estadísticas de Asuntos Taurinos publicadas por el Ministerio de Cultura, Educación y Deporte.

Que Adrián se recupere cuanto antes. Y que cuando sea mayor, y los toros sean un vestigio de un pasado gris, él sea abogado, mecánico, futbolista o incluso veterinario.

5 Comments
  1. Mecacholo says

    Sería interesante saber quién publicó esos mensajes y con qué intención.

  2. Iñaki says

    Tienes razón en los datos del descenso de los espectáculos taurinos. Pero yo me preguntaría algunas cosas, por ejemplo: ¿cuantos partidos de fútbol se retransmiten al año por tv? ¿cuantos informativos de tv, aparte de sobredimensionar el fútbol, dedican un mínimo espacio a los toros?…el ciudadano medio está siendo teledirigido hacia aquellos espacios que interesan y al mismo tiempo, alejado de aquellos que no interesan. La pregunta: ¿quienes pergeñan este desaguisado?

  3. Unamas says

    Aquí un informe poniendo al descubierto la manipulación y mentiras de las cifras del Ministerio de Cultura: Los sospechosos datos oficiales de la tauromaquia II: análisis del año 2015 http://iniciativadebate.org/2016/10/12/los-sospechosos-datos-oficiales-de-la-tauromaquia-ii-analisis-del-ano-2015/

  4. Lafargue says

    Culturalmente la música rock mueve al año en España miles de millones más que los toros, y se acerca al futbol, y ocupa a miles de personas, pero en cambio las Televisiones no programan ni un solo concierto ni en directo ni en diferido. Solamente triunfitos despreciables. El pobre niño con cáncer no tiene la culpa de haber sido educado en un hogar donde se festeja el maltrato animal, ni de vivir en un país que lo celebra como fiesta nacional, pero si fuera inglés querría cazar zorros, o yanke ganar concursos de comer hamburguesas, desear la muerte prematura a un niño que sufre cáncer porque le gusten los toros es de verdaderos tarados, como es de tarados desear la muerte de miles de niños refugidos de la guerra de siria o que cualquier niño se mujerda de hambre en el mundo, pero como dirían un «buen aficionado», «es lo que hay, el mundo siempre ha sido así».

  5. Jose Ramon Palleja Echevarrieta says

    Yo no soy aficionado a los toros pero respeto la fiesta por crear puestos de trabajo , y considero una animalada lo de amenazar de muerte a un ñiño , estas actitudes aberguenzan a los conservazionistas como yo

Leave A Reply

Your email address will not be published.