Trump, el Rajoy bocazas de Queens

0
trump-elecciones-usa-efe
Donald Trump, durante el discurso que dio en la fiesta electoral republicana tras confirmar los resultados que le daban la presidencia de los Estados Unidos. / Shawn Thew (Efe)

Si hoy le digo que siempre creí que Donald Trump sería el próximo presidente de los Estados Unidos de América, usted pensará que soy un ventajista. Tiene razón. Pero lo cierto es que lo creía posible. Lo creía y, por supuesto, lo temía. El martes estaba tan asustado que llegué incluso a imaginar, en una de esas siestas lisérgicas consecuencia de un exceso de embutido en la fabada de la comida, que ya estaba construido el muro que separaba México y los USA; que millones de inmigrantes eran confinados en campos de refugiados listos para ser expulsados; que Guantánamo se llenaba de supuestos terroristas hispanos... Que Trump era presidente.

Lamentablemente no se trataba de una pesadilla morcillera, sino de un temor basado en la historia reciente. La norteamericana y la nuestra. Si Mariano Rajoy había conseguido no solo ser presidente del Gobierno en España, sino repetir mandato, ¿qué fuerza intelectual o moral podría impedir a Trump convertirse en presidente de los Estados Unidos? No me llame radical, ni antisistema, ni siquiera populista. No antes de terminar de leer el post.

Rajoy no es Trump. Se diferencian en algunas cosas importantes, pero sobre todo en una: la imagen. Frente al tsunami verbal de Trump, la discreción de zorro gallego, que algunos ven como pasividad, de Rajoy. Esos silencios ladinos, esa prudencia. Esa hipocresía sibilina. Y es que lo que Trump sueña, Rajoy ya lo tiene. Su muro (valla) en Melilla. Y sus centros de internamiento de extranjeros. Y sus devoluciones en caliente. Y sus sin papeles sin atención sanitaria. Y su abandono escolar, sus trabajadores pobres, su aumento de la desigualdad social, su pobreza energética… La gran diferencia entre ambos es que Rajoy no presume de sus sórdidas intenciones neoliberales, como hace el bocazas de Trump, sino todo lo contrario. Rajoy calla, sonríe, pone cara de conservador moderado, evita los medios de comunicación, esgrime un discurso minimalista y, al mismo tiempo, ejecuta de manera despiadada su plan de derribo: recorta con saña, destruye la sanidad pública, acaba con las pensiones, pone en marcha la Ley Mordaza, desprecia los derechos de los inmigrantes… Y si tiene que ladrar, lo hace su perro Hernando.

Trump y Rajoy sienten alergia por la cultura y sus protagonistas, peligrosos revolucionarios. Y niegan el cambio climático. Y apuestan por las tradiciones, por la vieja patria, por la caspa eterna. El rancio ostentoso y el rancio discreto. El moho que nunca duerme.

Al lado de Trump, nuestro Rajoy parece un monaguillo, un tipo bonachón que no ha roto un plato en toda su vida. No se confunda. El gallego es todo un peligro público: lidera el partido político más corrupto de toda Europa. ¿Imagina usted qué posibilidades de ser presidente hubiera tenido Trump si se hubiese sabido que envió a su tesorero, encarcelado por corrupción y con 40 millones en un paraíso fiscal, un SMS pidiéndole que fuese fuerte, que aguantase?

P.D.: Deje de lamentarse. Y sobre todo, no se deje engañar. Piense en lo que pudo haber sido y no fue. En las alternativas, que las había, al duo Trump-Clinton. Ahí estaba Bernie Sanders, senador independiente con 35 años de servicio público, despreciado por unas élites financieras que, sin duda, le temían. ¿Quiere conocer sus propuestas? Proteger a los más vulnerables; abordar la desigualdad de riqueza y renta; reformar Wall Street; atención sanitaria y educación (universidad) para todos; invertir en cambio climático; reformar la financiación de las campañas electorales... "Ha llegado el momento de pensar en pequeño", dijo el pasado 25 de mayo, día de la presentación de su campaña electoral en Burlington, Vermont. "No son tiempos para repetir las mismas viejas políticas de la clase dominante, ni las rancias ideas del núcleo y el entorno de la burocracia federal de Washington. Ha llegado el momento de que millones de familias trabajadoras se unan, revitalicen la democracia estadounidense, pongan fin al desmoronamiento de la clase media de este país". ¿Quiere saber más sobre Sanders? ¿Quiere conocer sus ideas? No se pierda la recopilación de sus mejores declaraciones públicas y discursos, editadas hace solo unos meses por Capitán SwingBernie Sanders, sus principales ideas para Estados Unidos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.