JAVIER PÉREZ DE ALBÉNIZ | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 14:35

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-14-16-04
Captura de la portada de ayer ,7 de diciembre, del diario ‘La Razón’.

“Hay que tener respeto escrupuloso a la presunción de inocencia”.
Francisco Marhuenda, director de La Razón.

“Presunción de inocencia versus pena de Telediario”, titulaba el diario La Razón ayer mismo uno de sus blogs, colgado en la sección de Opinión. En el post, el licenciado en derecho Enrique Ossorio, un hombre que “ha tenido la satisfacción de trabajar por el bien común en gobiernos del Partido Popular tanto en la Comunidad de Madrid como en la Administración del Estado”, se quejaba amargamente del trato recibido por la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá: “El Partido Popular sí ha entendido la reacción de los ciudadanos y, de manera inmediata, ha llamado a la reflexión sobre la presunción de inocencia, que es un pilar de cualquier Estado de Derecho pero que, lamentablemente, se está conculcando una y otra vez en el escenario político y mediático”.

Ossorio se hace eco de la opinión mantenida en los últimos tiempos por el diario dirigido por Francisco Marhuenda, que en su seguimiento a la llamada “pena de Telediario” sufrida por Barberá llegó a hacer una encuesta entre sus lectores: ganaba el “sí ha habido pena de Telediario” por un contundente 86,1% frente a un rácano 13,9%.

captura-de-pantalla-2016-12-07-a-las-11-37-27
Captura del resultado de la encuesta a los lectores del diario La Razón sobre el tratamiento político y mediático a Rita Baberá.

El párrafo con que Ossorio cierra su post de ayer resulta especialmente significativo: “Confío en que todas las formaciones reconsideren su posición y reflexionen con seriedad tras los dolorosos hechos sucedidos en el caso de Rita Barberá y en otros muchos supuestos de personas que han sido ajusticiados públicamente sin ningún tipo de pronunciamiento judicial en su contra”.

Y resulta especialmente significativo porque ese mismo día La Razón publicaba en su portada, a todo color, las fotografías de los supuestos autores de la agresión a dos guardias civiles y sus parejas, el pasado 15 de octubre, en el interior y a la salida del bar Koxka de Alsasua.

Por un lado, “la lamentable situación que atraviesa el Derecho Constitucional de la presunción de inocencia en la política española” y “muchos supuestos de personas que han sido ajusticiados públicamente sin ningún tipo de pronunciamiento judicial en su contra”. Por otro, los rostros, con nombres y apellidos, de unos supuestos agresores filtrados por la Guardia Civil. Ciudadanos no condenados. Algunos ni siquiera acusados.

En el caso de Rita Barberá, un linchamiento, pena de Telediario. En el otro… una exclusiva digna de portada. Todo el mismo día, en el mismo periódico.

La hipocresía de algunos medios de comunicación no tiene límites. La Razón ofrece ejemplos grandiosos, pero El Mundo no se queda atrás. También ayer mismo publicaba un editorial pidiendo perdón por el fiasco del reportaje del llamado “caso Nadia”, la niña con enfermedad rara. Una disculpa con, en el mismo párrafo, un punto de mentira y otro de soberbia: “nunca hemos publicado una noticia a sabiendas de que es falsa. Otros sí lo han hecho, pero no queremos dar lecciones de moral a nadie”.

Artículos Relacionados

  • RAFA

    Esto le pasará factura al PP y a la sociedad española en general. Se están perdiendo los elementales principios que constituyen la argamasa de la organización social.
    Debería volver a ponerse en valor la dignidad. Ha sido un ejercicio de hipocresía el tratamiento de los políticos a la muerte de Rita Barberá, tanto unos que la abandonaron y ahora lloriquean, como los otros que no sienten respeto por las más elementales normas de urbanidad.
    El comportamiento de los MM. CC. deplorable. Llevan a cabo el linchamiento sin pruebas ni indicios racionales de culpabilidad. La presunción de inocencia ya no está vigente.
    Lo vimos con el tratamiento mediático del 11-M donde, también se lincharon a profesionales de la Policía hasta la extenuación.
    En Amazon (aunque se puede descargar en internet) se puede adquirir un libro muy interesante del comisario Sánchez Manzano, “Las Bombas del 11-M” en el que expone el comportamiento de ciertos políticos y todo un proceso mediático, donde las malas artes de algunos periodistas son objetivadas con documentos de forma impecable e irrebatible.
    Cuando he leído este libro, me cuesta creer que el comisario resistiera y no se le rompiera el corazón como a Rita y a tantos otros.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend