Cuestión de perdones

0

Miguel_Sánchez_OstizEl perdón de la ministra de Defensa en el resucitado asunto del accidente del Yak-42 chirría, como chirrían la mayoría de esas otras compungidas puestas en escena, más falsas en el fondo que un Amadeo, destinadas a absolverse y no a reparar daño alguno por mucho dinero que se eche en reparar lo irreparable o comprar el silencio, que viene a ser lo mismo si media mala fe. Es tan tardío el reconocimiento de la indecencia gubernamental cometida por Federico Trillo y su equipo del Ministerio de Defensa –no estuvo solo el ministro en aquella chapuza, mejor no olvidarlo–, que suena a comedia, y no muy buena, de reparto puro, algo que la mayoría del público acepta sin reparos y sin preguntarse ni por los antecedentes del caso ni por sus consecuencias. Pedir perdón es costumbre, no muy extendida, pero costumbre, y una forma de pasar página y de amordazar de paso a víctimas y perjudicados. Costumbre y convención social, y como tales nunca puestas en tela de juicio.

Esos perdones protocolares que parecen liberar al autor o al cómplice por acción u omisión de las tropelías oficiales, obliga sin embargo a las víctimas, a las que se les exige de manera tácita el perdón y el silencio, que deben conformarse con ese barato para no ser acusadas de avivar rencores, de ser unos profesionales del odio y de otras zarandajas de falsa moralina, muy del gusto de quienes ejercen el poder y son renuentes a admitir sus abusos, imprudencias y arbitrariedades.

El perdón de la ministra de Defensa no puede anular de un plumazo verbal más de diez años de patrañas maliciosas, encubrimiento de burlas sangrantes y ejercicio abusivo de mala fe desde posiciones de  poder frente a ciudadanos que no lo tenían y fueron burlados con todos los sacramentos patrióticos, togados y mediáticos, con sus toques de cornetín de órdenes de reglamento, que vistos y escuchados en la distancia, suenan a guiñol tan burlesco como cruel. De no haber mediado el dictamen del Consejo de Estado no hubiese pedido ni la hora. Hay jueces cómplices con esta infamia que si no sabían lo ocurrido es porque no pusieron los medios necesarios, y que tampoco pedirán perdón porque sus togas blindan sus errores o sus complicidades gubernamentales, aunque con ello contribuyan un poco más al descrédito de la institución. Eso forma parte del paisaje de la época.

Publicidad

Las peticiones protocolares de perdón no tienen otro objeto que el muy siniestro de «quedar bien», de no estropear la imagen pública y el crédito que puedan tener, de no resquebrajarlo, porque ahora mismo no están las cosas como para perder votantes, poner en peligro alianzas políticas o echarse encima merecidas y ruidosas borrascas mediáticas. Sin contar que los hechos, a nada que muy fríamente se relaten, se comentan solos, salvo para quien disfruta de una venda sectaria en los ojos y apoya sin reticencias cualquier indecencia mientras provenga del poder.

Con la trayectoria política de esta gente, sus peticiones de perdón, golpes de pecho, suenan bufos, a recochineos... ¿Perdonan las víctimas, que lo son, de los familiares de los fallecido del Yak-42? ¿Por qué? ¿Cómo? Es uno de los misterios más irresolubles que conozco. Víctima y autor de la infamia se encuentran en dos dimensiones éticas y morales diferentes. En privado es otra cosa: es turbador, asombra no ya el trasladar el dolor por el daño irreparable causado a la víctima, sin bambollas ni puestas en escena, sino el aceptar esa petición... hay que hacerlo. Esos no son asuntos de agenda política ni mediática, son de conciencia, algo que en este guiñol de lo público es relativo, de conveniencia pura. ¿La conciencia? «Cuestión de cuenta corriente», me dijo en un ocasión, no recuerdo bien si fue un Gargoris o un Habidis, un campeón de su época en todo caso.

Me temo que las peticiones rituales de perdón y el anuncio de la puesta en marcha de comisiones de investigación son caminos que conducen a sabiendas al «aquí no ha pasado nada» y al «hay ya poco más que hablar», auténticas garantías de impunidad en la mayoría de los casos o de posponer ad calendas graecas conclusiones perjudiciales para el gobierno de turno.

(*) Miguel Sánchez-Ostiz es escritor y autor del blog Vivir de buena gana.

Leave A Reply

Your email address will not be published.