Desmontar la máquina de guerra electoral

3

Jorge Moruno *

Jorge_MorunoMiguel Servet, que descubrió la circulación pulmonar porque pensaba que la sangre era la sede del alma, adoptó la mala costumbre de pensar y de cuestionar los mantras; lo que sin duda le trajo grandes problemas. Servet, que mantenía una lectura distinta de Cristo, fue repudiado tanto por católicos como por protestantes, acusado de hereje y blasfemo, lo que le condujo a ser quemado en la hoguera por orden de Calvino. Desde entonces se conoce a Servet como un precursor de la libertad de pensamiento y la expresión de las ideas.

Cuando en Podemos se afirma que “no somos ni el PCE ni el PSOE, somos otra cosa”, hay quien salta y señala diciendo: hereje. Salirse del guión solo puede suponer alguna forma de conspiración preñada de traición. Esta lectura de topo sobre la realidad vacía de contenido político cualquier debate, porque las medidas organizativas, las propuestas y las tesis políticas dan igual, cuando lo único que hay es conspiración. Sirve para no tener que hablar de lo importante y para no tener que comparar propuestas matando dos pájaros de un tiro: por un lado evito hablar de proyectos, al tiempo que señalo el proyecto de otros como una “artimaña” que oculta oscuras intenciones. Así el matiz es un desafío y la discrepancia una ofensa.

Publicidad

Podemos no es una tarta a repartir entre distintas familias; cierto. Ahora bien, precisamente porque Podemos no es una tarta a repartir, hay que poner los medios para evitar que se formen familias y se perciba a Podemos como una tarta. Eso se hace diluyendo las razones y las prácticas que llevan a formar familias en algo mucho más grande. Dos son las formas de solventar este problema. Una forma entiende que las diferencias deben someterse y unificarse en torno a una de las familias, la otra forma comprende que es necesario habilitar canales para que la diferencia pueda expresarse. La primera apuesta por una solución autoritaria, la segunda por una democrática.

Kant pensaba que en toda comunidad tiene que haber una obediencia con arreglo a una serie de normas, pero a la vez debe existir un espíritu de libertad, pues es necesario el derecho a legitimar tal obediencia. Cuando se exige obediencia en ausencia de ese espíritu de libertad, es cuando aparecen, afirma Kant, las sociedades secretas. Solo dejando que se exprese ese espíritu de libertad pueden desaparecer las familias, solo por la vía democrática el derecho al disenso se convierte en el principal consenso.

Pero aclaremos, ¿a quién hay que obedecer? Creo que, al igual que hubo un tiempo en el que el partido se fijaba en cómo se organizaba la fábrica, hoy, en el siglo XXI, una organización política transformadora debe fijarse en cómo funciona la forma-red. Dicho de otro modo, la responsabilidad de un dirigente en Podemos pasa por asumir que la decisión estratégica de las ideas y el rumbo político le pertenece a la decisión colectiva, y que los dirigentes, sea el secretario general o cualquier miembro del Consejo Ciudadano, tienen la obligación de acatar la línea de mando: el mandato popular ordena, los dirigentes obedecen, eso es “mandar obedeciendo”. Podemos debe desmontar la máquina de guerra electoral, lo que implica abandonar la lógica del plebiscito, la lógica de la excepcionalidad. Para que esto sea cierto no basta con hacer uso de la retórica y anunciarlo, hace falta plasmarlo en propuestas concretas. Nadie debe ver un ataque en lo que son medidas que mejoran la democracia, esto es, que mejoran y democratizan la toma de decisiones.

Cuando se propone que la decisión para lanzar consultas ciudadanas se acerque a los círculos y los y las inscritas, de cara a que no sean actores pasivos, sino que puedan proponer activamente propuestas, se está mejorando la democracia. La gente debe tener la última pero también la primera palabra, convocando consultas de forma activa. Cuando se propone que sea el Consejo Ciudadano elegido por el voto popular, quien, de forma colegiada y atendiendo a la pluralidad existente en Podemos, decida lanzar una consulta en lugar de mantener la unilateralidad plebiscitaria, se está mejorando en democracia.

Apostar por un Comisión de Garantías en la que realmente esté garantizada su independencia, es mejorar la democracia. Apostar por un rumbo que tome la iniciativa e impida la estrategia del PP y del PSOE, basada en permitir al PSOE darse un barniz progresista, para luego pactar por detrás con el PP y presentar como un logro lo que es un lavado de cara, es apostar por cercar la restauración del régimen.

Ahora de lo que toca debatir es del rumbo político que debe tomar Podemos, sobre por qué un modelo organizativo es más o menos democrático y eficaz que otro, y, sobre todo, entender que el propio proceso de debate modifica los puntos de partida. Para que esta discusión sea posible, hay que desterrar el lenguaje de la Guerra Fría, las llamadas de atención y la descalificación.

(*) Jorge Moruno es sociólogo, consejero ciudadano y responsable de Discurso en Podemos.
3 Comments
  1. Observadora says

    Quizás decir “no somos ni el PCE ni el PSOE, somos otra cosa” no es lo que produce la percepción de conspiración o de traición. Hace unos días Carolina Bescansa dijo que Podemos no tenía que parecerse a ninguno de los partidos que ya existían, que tenía que ser algo diferente y no parece que alguien haya visto en eso una herejía. Son probablemente otras cosas las que alimentan la desconfianza. Por ejemplo, hace poco el autor de este artículo comparaba en twitter, de un modo poco sutil, la situación interna de Podemos con la Unión Soviética y Jorge Lago le respondía utilizando además el hashtag «stalinismoyafue». Cuando una ve esas cosas desde fuera la reacción es de asombro. Es que si eso no es verdad, si es sólo un exceso, es terriblemente desafortunado porque no sólo «le compra los marcos» al adversario sino que hasta parece ayudarle a construirlos (y esto viniendo del responsable de discurso de la formación es desolador). Y si es verdad, si honestamente piensan que Podemos ha entrado en una deriva totalitaria ¿cómo es que hasta hace poco no lo habían denunciado y cómo es que no lo denuncian ahora con más fuerza y con más claridad? ¿cómo justifican entonces no presentar una canditatura alternativa? ¿cómo le atribuyen a Iglesias rasgos estalinistas y al mismo tiempo dicen apoyarlo para que continúe como SG? Humildemente y como simple observadora extranjera, que ve a Podemos con esperanza y últimamente también con preocupación, pienso que tal vez son cosas como esas las que hacen perder credibilidad y confianza, y sin esa base es más difícil el debate de ideas.

  2. Coyote49 says

    Dice Moruno :
    Dos son las formas de solventar este problema. Una forma entiende que las diferencias deben someterse y unificarse en torno a una de las familias, la otra forma comprende que es necesario habilitar canales para que la diferencia pueda expresarse. La primera apuesta por una solución autoritaria, la segunda por una democrática.»

    Y yo digo que ya de entrada estás estableciendo un lenguaje tramposo, y en él ya lleva implícita la descalificación, esa descalificación que según dices al final del artículo hay que «desterrar»

    Clara y profunda contradicción la tuya Jorge, una forma más de expresar un discurso que además de cansino es retórico y vacío, a fuerza de exprimir la retórica nos falta ya el contenido, las causas y lo más importante : los argumentos.

    En fin, una forma más de tratar de arrimar el ascua a tu sardina, ¿vieja política?

    Lo que tiene que hacer tu amigo y compañero Iñigo es presentar una candidatura, y arriesgar, arriesgar a que sean las bases las decidan sobre candidato y programa.

    Todo lo demás es marear la perdiz y perjudicar el proyecto común de todas, en definitiva dar carnaza a los medios de desinformación masiva.

    Lamentable.

  3. manu says

    Hasta donde llego a entender me parece fundamental para desprenderse del tactismo electoralista y formular estrategias de base alternativas y en paralelo…Se trata de reconstruir la izquierda, no de ser absorbida por esta fase institucional reproductiva de elites de clase media sino no hay contrapoder y no se va más allá de la clase media regeneracionista restauradora de la crisis de régimen del 78 , una cosa es la unidad de mando y otra el mando único y otra la unidad de acción colectiva, Hay crisis de régimen del 78 pero porque hay crisis de elites o fracaso de ellas no solo de representación sino crisis de estado por la globalización , y implica estrategias universalizadoras , ejemplo : no son los desahucios es el derecho a la vivienda digna… los bancos se quedaron con el dinero las vivienda y nuestros impuestos.. las elites están políticamente vacías .. son buitres revoloteando.. no necesitan patria.

Leave A Reply

Your email address will not be published.