Nota sobre Trump y el neoliberalismo

Jorge Alemán *

Hay una confusión que a mi juicio insiste en la valoración del fenómeno Trump: creer que se ha producido el “fin del neoliberalismo progresista”. En esta fórmula hay un problema que luego da lugar a malentendidos. Una cosa es que la amalgama de progres, políticos hipócritas y tecnologías y grupos financieros pertenecientes al espacio demócrata se haya revelado en su impostura frente a un verdadero proyecto popular de signo emancipatorio y, otra, es que Trump sea el fin del neoliberalismo. Precisamente el neoliberalismo no es otra cosa que lo que nombra al capitalismo cuando su maquinaria de guerra necesita prescindir de las apariencias democráticas. En este aspecto, Trump es la encarnación de un viejo fantasma ideológico americano: la amenaza de un Otro extranjero que socava la identidad de la América blanca. La generosidad de América, que como lo dijo en su discurso de asunción, se empobreció para enriquecer a otros. La victimización que la presenta como una nación humillada que ahora se tiene que vengar, etcétera.

Anuncio

Publicidad

Trump no sólo no es el fin del neoliberalismo, sino su continuación neofascista. Y en absoluto es populista, salvo que se confunda a esa experiencia política con una demagogia de reality. El neoliberalismo pone en crisis a los sistemas políticos y a sus representantes, pero no a sus estructuras. Trump ingresa en el espacio donde la incompatibilidad entre democracia y capitalismo de guerra se ha hecho manifiesta y patente.

De  dicha incompatibilidad surge el nuevo neofascismo neoliberal y no el fin del neoliberalismo que tantos intelectuales y políticos pregonan, desconociendo la potencia ilimitada del neoliberalismo y su capacidad de reproducción con nuevas máscaras.

ticketea

Síntoma y fantasma

Trump no es un síntoma disruptivo que viene a revelar la verdad encubierta por la hipocresía demócrata asesina. Su carácter espectacular e histriónico, junto a su declaracionismo, parecen mostrarlo de ese modo, y entonces se afirma que es un síntoma de la crisis neoliberal del Capitalismo, un retorno a fuentes keynesianas , un golpe contra la globalización, el desmontaje, incluso, del aparato de guerra del complejo militar industrial, etcétera.

Un síntoma en definitiva es un agujero en el saber, portador de una verdad a descifrar como un jeroglífico. Pero ateniéndome a la lógica lacaniana, subrayo lógica para que no se me endilgue que deseo psicoanalizar la política o politizar el psicoanálisis, la categoría que se ajusta a Trump es la del fantasma. Una dimensión transindividual, que no tiene nada de disruptiva ni es portadora de verdad alguna. Más bien es la fijación a un “modo de gozar”, donde convergen distintas inercias sociales y políticas, que desde hace mucho tiempo desean llevar ese fantasma al cénit de lo social. 
No hay ninguna crisis del capitalismo, ni del neoliberalismo, ni de la globalización, que ya no es industrial, sino tecnológica y financiera. Lo que ya se empieza a consumar definitivamente es la incompatibilidad entre la democracia y el capitalismo, y es precisamente el fantasma, como dispositivo identitario, imaginario de completud, retorno al origen sin falla y victimización frente a un Otro agresor, el que intenta resolver esa falla. Con ese dispositivo, Trump intenta hacerse cargo de dicha incompatibilidad. Si le funciona, el mundo tendrá rápidamente noticias de esto.

(*) Jorge Alemán es psicoanalista y escritor. Su última obra publicada es Horizontes neoliberales en la subjetividad (Grama Ediciones, 2016).

Publicidad