ANÁLISIS / Ha empezado por redactar una reforma laboral que prevé dar el poder a las empresas y el oprobio a los sindicatos

Macron en marcha (o la dictadura triunfante del capital)

PEDRO COSTA MORATA | Publicado:

Macron
Emmanuel Macron celebra su triunfo en la primera vuelta de las pasadas Presidenciales francesas. / Efe.

Francia se apresta a vivir una más de las interesantes experiencias colectivas que en la historia han atraído sobre ella la atención del mundo, levantando como ahora sucede la mayor expectación entre sus vecinos europeos. Un inmenso y sincronizado orfeón turiferario político y, más aún, mediático, ha puesto a la cabeza del Estado a Emmanuel Macron, un joven tecnócrata rápida y concienzudamente seleccionado por los poderes más alerta de la coyuntura gala, los económico-financieros, después de amamantarlo con urgencia para cuando hiciera falta, que es justamente ahora.

Con su improvisada formación En Marcha, Macron ha conseguido el poder presidencial y el legislativo en poco tiempo y en una medida que le deja libertad para hacer casi lo que quiera en una democracia desvirtuada, y así se apresta a hacerlo. Con tanto poder, y más prisa de la que podría justificar no tiene intención de ajustarse a la mecánica parlamentaria, inevitablemente lenta pero que está a su entera disposición debido a la aplastante mayoría obtenida. Y ha optado por el gesto, sobrado y autoritario, de recurrir a una tramitación sin discusión, tipo decreto, y al referéndum opcional frente a las dificultades: pulsiones de tecnócrata de viejo cuño, reacio a leyes e instituciones.

“Macron diseña en su discurso una Francia productivista de faz política, entrañas crematísticas y, por supuesto, ferozmente antisocial”

Con estas medidas pretende cumplir lo que ha venido prometiendo, que es hacer de Francia lo más parecido a una empresa, innovadora y digitalizada, en la que las normas sean escasas, las decisiones puedan adoptarse con celeridad y los decisores sean, por supuesto, gente de los negocios: empresarios y financieros, tecnócratas de formación y burócratas de casta. Todo eso representa Macron, porque todo eso es él mismo, y por ello diseña en su discurso una Francia productivista de faz política pero de entrañas crematísticas y, por supuesto, ferozmente antisocial. Por eso ha empezado por redactar una reforma laboral que prevé dar el poder a las empresas y el oprobio a los sindicatos, a los que espera neutralizar con medidas ad hoc de distracción y disimulo. Y ya que ha instalado en el ejecutivo y el legislativo a hombres de empresa “productivos” en el más actualizado sentido sansimoniano, también considera necesario adelantarse a la corrupción, que habrá de florecer entre tanto portador de intereses –como ya le ha sucedido, con dimisiones entre sus primeros colaboradores–, con la eliminación de un tribunal especial que entiende de los delitos de los ministros.

Digamos, para resumir, que se trata de un privilegiado de nacimiento, educado en las mejores escuelas nacionales de burocracia político-administrativa y mimado por las élites financieras más prístinas (como la de los Rothschild) aunque debiendo su meteórica carrera política al socialista francés Hollande (que lo hizo ministro de Economía y le permitió la “Ley Macron”, provocativamente neoliberal). Su descripción debiera de retratar al villano amenazante, pero ha sido llevado a hombros hasta las más altas cumbres del poder por la mayoría de los franceses, sabiendo lo que les espera pero aturdidos por una campaña sin precedentes, sonora, acorde y, curiosamente, casi monotemática o, al menos, con un tema de referencia netamente destacado sobre los demás: el miedo a que ganase la ultraderecha de Le Pen.

“El éxito de Macron se basó en la prédica del “voto útil” y la imperiosa exigencia de “arrimar todos el hombro” para evitar que ganara Marine Le Pen”

Esta ha sido la más importante nota a destacar en el éxito de Macron: la prédica del “voto útil” y la imperiosa exigencia de “arrimar todos el hombro” para evitar que ganara Marine Le Pen (algo altamente improbable), para lo que lo más sensato era votar al brillante líder salido de la Francia de los negocios, prometedor de reformas decisivas, decidido a salvar a una Europa en crisis y –no podía faltar– capaz de devolver a Francia su grandeur con más bombardeos y medidas securitarias ante el peligro yihadista (por cierto, ahora en provechosa sintonía con Trump) tras la sostenida decadencia de las últimas décadas, con la modernización, la competitividad y la recuperación del papel que le corresponde en la globalización imparable.

Aunque no es la primera vez desde que la formación ultra del Frente Nacional viene haciendo mella en el electorado francés, en el proceso electoral que ha encumbrado a Macron la llamada a rebato ante el peligro fascistoide llevaba esta vez implícita la laminación de la izquierda superviviente, que ya no era el Partido Socialista Francés (hundido y humillado) ni el Partido Comunista (residual) sino la formación Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon. Esta ha sido la gran victoria de una derecha, que podemos llamar macronista por novedosa (sincrética, tecnocrática, amarilla), a la que han contribuido agentes sociopolíticos en coalición y que incluyeron entre sus principales objetivos el arrinconamiento de estos insumisos, un movimiento de gran coherencia que inquieta y desequilibra dentro y fuera de Francia y que se muestra antieuropeo en tanto que izquierdista.

En el argumentario de descalificación de esta izquierda –que ha acertado definiéndose insumisa, conociendo bien la deriva francesa– se ha intentado desarrollar la perversa teoría de la “proximidad de los extremos”, atribuyendo el mismo papel político a ultraderechistas e izquierdistas (a Le Pen y Mélenchon, en definitiva) en razón de la grave coyuntura que vivía Francia. Perfidia que, en nuestros pagos, ha sido oportunamente cultivada para que el premeditado castigo a Francia Insumisa golpeara de paso a Podemos, formación a la que se considera poco menos que hermana de la francesa. (Ahí ha estado El País, exhibiendo su inquina enfermiza, con la artillería implacable de su escuadra antipodemos, aprovechando la ocasión de su decidido alineamiento macronista por aquello del orden, las reformas y el europeísmo.)

De las consecuencias estratégicas de la victoria de Macron en la política francesa lo más importante ha sido el hundimiento del Partido Socialista Francés (PSF), no tanto por su caída electoral cuanto por el proceso ignominioso en que ha incurrido durante décadas. Un tiempo en el que el PSF no ha dudado en practicar políticas de carácter liberal golpeando a las clases bajas y medias y favoreciendo sin rubor a las privilegiadas. En gran medida, este PSF encadenador de traiciones ha de anotare el avance del Frente Nacional, que ha ido absorbiendo el favor de las clases populares, incluyendo las obreras, huérfanas de asidero en el poder alternante socialista.

“El derrumbe socialista ha sido anunciado y merecido por hacer el juego sucio de la derecha, superándola en ocasiones desde principios de los años 80”

El derrumbe socialista ha sido anunciado y merecido tras la dinámica del hundimiento –seguida indefectiblemente por todos los partidos socialdemócratas europeos– y evoca la insistencia del PSF en hacer el juego sucio de la derecha, superándola en ocasiones, desde principios de los años 1980, al poco de ganar Mitterrand y por obra y gracia de este recordado líder.

La referencia a Manuel Valls, el ya exsocialista y exprimer ministro de Hollande, descalifica al PSF desde un caso pedagógico y en la persona de uno de sus más derechosas personalidades. Quiso competir, de cara a las presidenciales en ciernes, con un Macron ministro de su gabinete, pero tuvo que reconocer que los poderes fácticos preferían claramente a éste; y tras la debacle ha acabado retratándose como le pedía el cuerpo en el vistoso trance que vive Francia: abjurando de su partido y uniéndose al grupo y los ideales del vencedor (que hará bien, por cierto, en no fiarse del tránsfuga).

Con Macron y su poder neoliberal Francia parece configurarse como un peligro global, al haberse agotado como referencia política en valores y derechos.

Artículos Relacionados

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend