CINE / Dustin Hoffman está acabando en plan 'Rain Man', sin abrir la boca y contando cartas

De 'Tootsie' a 'Rain Man'

DAVID TORRES | Publicado: - Actualizado: 09:59

Dustin Hoffman
Dustin Hoffman encarnando a una mujer en la película ‘Tootsie’. / Iskanderski (Flickr)

En el espinoso asunto del feminismo, Dustin Hoffman empezó como Tootsie, siguió como Pequeño Gran Hombre, y está acabando en plan Rain Man, sin abrir la boca y contando cartas. Con ochenta años encima, ha visto su nombre pringado en la vorágine de los abusos sexuales desatada con la caída del todopoderoso e infame Harvey Weinstein. Los primeros casos se remontan mucho tiempo atrás, a finales de los ochenta, tenían como víctimas a jóvenes becarias y, en el mejor de los casos, dejaban al gran actor interpretando el papel de un patán baboso y bastante desagradable. Si Anna Graham Hunter se quejó de que le hablara con lenguaje grosero y le sobara el culo cuando ella era una muchacha de 17 años, Wendy Riss Gatsiounis aseguró que le hizo proposiciones deshonestas delante de su agente a cambio de una posible adaptación fílmica de una de sus obras teatrales.

Muy distinto, en cambio, ha sido el descubrimiento de un antiguo escándalo, cuando nada menos que Meryl Streep denunciara la conducta inaceptable que había mantenido con ella desde el día que se conocieron para trabajar juntos en una obra de teatro. Los reporteros en busca de carnaza no han tardado en desempolvar esta vieja historia de 1979. Según relató en su momento Streep, el actor se presentó intercalando un eructo entre su nombre y su apellido, y luego le puso una mano en uno de sus pechos.

Unos años después, durante el rodaje de Kramer contra Kramer, Hoffman llevó fuera de las cámaras las desavenencias de la pareja en la película al recriminar a Streep que estuviera portando en el plató la bandera del feminismo en lugar de limitarse a actuar. Tiene gracia que dijera eso precisamente él, uno de los fanáticos del Método, el mismo actor que al interpretar a un corredor de maratón atado a una silla de tortura en Marathon Man, se presentó al rodaje ojeroso y demacrado tras pasar varios días sin dormir. Cuando su antagonista en la película, Lawrence Olivier, se enteró de los sacrificios a los que se estaba sometiendo, le preguntó: “Querido joven, ¿por qué no simplemente actúa?”.

Hace cuatro años, Dustin Hoffman recordaba su papel en Tootsie como si acabara de descubrir la piedra filosofal de la condición femenina: “Tuve una epifanía, mi percepción de la belleza de la mujer cambió”. Explicó que, al verse en un espejo, transmutado de sexo por obra y gracia del maquillaje, comprendió que él nunca se acercaría a una mujer así, que a los varones nos habían “lavado el cerebro” en lo que se refiere a la perfección física exigida a una pareja. Lo más curioso de todo es que Tootsie, una comedia repulsiva, siga siendo vista por buena parte de la crítica y del público como una película feminista, cuando es un hombre -ridículamente cargado de látex, rellenos, pintura de ojos y pestañas postizas- el que tiene que señalarles a las mujeres el camino. No en vano también se trata de una película farisea, cargada hasta los topes de maquillaje, de látex y de postizos. Al final descubrimos, como decía con sorna el doctor House, que la mujer perfecta es un hombre. Y que la lección de modales que le daba Dorothy Michaels al falso doctor sobón interpretado por el bueno de George Gaynes, se la había tenido que dar Dustin Hoffman a sí mismo. Sí, mejor seguir de Rain Man.

Artículos Relacionados

  • Eduardo

    Gracias por el artículo! A pesar de lo mucho que admiro el talento de Hoffman, no deja de incomodar su hacer fuera de los personajes. Supongo que, como con todos, él no es un canalla todo el tiempo, pero cuántas veces hay que matar para ser un asesino… o cuántas veces hay que portarse bien para ser buena persona… Lo que me es difícil (tal vez no soy el único) es que quisiera tender una línea, un muro, entre la persona y el artista. Alguna vez discutía con un profesor de literatura la idea de que, según él, la pieza artística se sostiene por sí sola, y yo decía que siempre estará atada al artista. Con este artículo vuelvo a la discusión…

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend