PROBLEMA CATALÁN / William Chislett dio una conferencia sobre la situación en Cataluña

El secesionismo catalán en la Universidad de Oxford

0
 William Chislett
William Chislett, investigador asociado del Real Instituto Elcano. / Casa de América (Flickr)

Una prueba reciente de que la ironía es todavía una de las grandes virtudes británicas me la ha dado William Chislett, corresponsal del Times en España durante la Transición, analista político del Instituto Elcano desde hace casi dos décadas y residente en Madrid desde 1986. Había escrito yo una columna titulada “La maldición del extranjero pontificador”, lamentando la obsequiosidad con que mis compatriotas reciben a los autodenominados intelectuales británicos y estadounidenses que se instalan en España a hacernos algo parecido a un psicoanálisis histórico, bien remunerado por las instituciones y los medios de nuestro país. Efectivamente, España festeja de manera casi invariable a los hispanistas anglos, cuyas obras se alaban en inflamados artículos y reseñas, cuyas ideas se escuchan atentamente en largas conferencias y cuyas entrevistas permiten entresacar ocurrentes frases tipo “La guerra civil española se podía haber evitado” (Stanley Payne).

«William Chislett me invitó a la Universidad de Oxford, donde iba a dar una conferencia sobre la crisis catalana en el “Festival Literario” patrocinado por Financial Times»

Publicidad

Pues bien, a las pocas horas de publicarse el artículo en cuestión recibí un mensaje de William Chislett a través de Twitter donde me preguntaba si el ‘pontificador extranjero’ al que aludía en mi artículo era él. Le respondí que no, que me refería a un grupo amplio de hispanistas tanto británicos como estadounidenses y que la crítica era más bien a mis compatriotas por adoptar una actitud a lo ‘Bienvenido Míster Marshall’ con los extranjeros que iban cayendo sucesivamente por aquí a darnos lecciones magistrales de historia. Tras un cordial intercambio de ideas, Chislett me dijo ―con esa memorable ironía británica a la que me refería al comienzo― que si le quería escuchar pontificando en directo sobre temas españoles, tenía una buena ocasión para hacerlo en su presentación del libro inédito de Arturo Barea sobre Federico García Lorca en la sede del Instituto Cervantes en Madrid o en la Universidad de Oxford, donde iba a dar una conferencia sobre la crisis catalana en el “Festival Literario” patrocinado por Financial Times.

Acepté el reto, como se dice ahora, y conseguí un billete barato a Londres para acudir a la conferencia de Chislett en Oxford, donde aprovecharía para visitar a unos viejos amigos. En un domingo gélido de finales de marzo, con la región de Oxfordshire cubierta por un sigiloso manto de nieve, fui paseando por Broad Street, ante las diecisiete cabezas blanqueadas de los emperadores del Old Ashmolean y el teatro Sheldonian, hasta llegar al Martin School, donde Chislett, ‘oxoniano’ cuya familia vivió en la cercana calle Woodstock, va a intentar explicar la inexplicable crisis catalana a varias decenas de sus compatriotas que abarrotan la sala.

«Durante una hora el analista británico repasó entre otros temas el hermetismo del gobierno de Rajoy y las fake news orquestadas por el movimiento secesionista»

Durante una hora el analista británico repasa el hermetismo del gobierno de Rajoy; las fake news orquestadas por el movimiento secesionista, a menudo con ayuda rusa; la ilegalidad del referéndum del 1 de octubre; las mentiras propagandísticas, desde la permanencia en la UE hasta esa riqueza económica que adquiriría Cataluña al independizarse; los ridículos eslóganes como el “Franco ha vuelto”; la diferencia entre políticos presos y presos políticos; el prestigioso estatus de España como una de las diecinueve democracias plenas que existen en el mundo, por encima de Estados Unidos y Francia, ambas consideradas democracias defectuosas en la última edición del Índice de Democracia Anual del Economist; la manipulación histórica de la Guerra de Sucesión española de comienzos del siglo XVIII para encajar el enésimo falso protagonismo secesionista; las autonómicas de diciembre 2017 como confirmación de la profunda polarización de la sociedad catalana; la gran cita de Einstein: “El nacionalismo es una enfermedad infantil, el sarampión de la humanidad”; la crisis económica de 2007, la corrupción de los partidos nacionales, la manipulación educativa y mediática como factores que han contribuido a fortalecer el secesionismo durante décadas, sin olvidar la forzada imposición del idioma catalán en los colegios.

«En España un acusado puede permanecer en detención preventiva durante dos años si la fiscalía busca una sentencia superior a los tres años»

Y sorprende, lo confieso, escuchar entre los muros de Oxford una queja que se oye en nuestro país casi a diario: “El sistema de justicia español es notoriamente lento”, dice William Chislett. En otros países europeos, explica, unos individuos procesados por las mismas razones que los encausados secesionistas probablemente tenido el juicio ya, pero no en España, donde un acusado puede permanecer en detención preventiva durante dos años si la fiscalía busca una sentencia superior a los tres años como en este caso. “Y este período se puede incluso extender”, apostilla el analista británico. “En Inglaterra, creo que el tiempo máximo de detención preventiva es de 182 días.”

La conclusión de la conferencia de Chislett: el problema catalán no lo podrán resolver los tribunales y se requerirá algún tipo de compromiso político para que la parte de la población catalana partidaria de la independencia se sienta cómoda con su estatus español. Para alcanzar esta especie de tercera vía entre la independencia y el mantenimiento del statu quo, sería necesario reformar la Constitución, que el Partido Popular “parece considerar tallada en piedra, en vez de escrita sobre papel”, dice Chislett. Al oírle no puedo evitar recordar lo que la profesora danesa Marlene Wind, directora del Centro de Política Europea del Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Copenhague, le dijo a Carles Puigdemont en enero de este año: “España es un país más descentralizado incluso que la República Federal de Alemania”. Esa ‘tercera vía de la independencia’ es la que ya disfruta Cataluña desde hace cuarenta años. Lo demás, como el propio Chislett ha explicado, es una mezcla deliberada de manipulación y corrupción.

Leave A Reply

Your email address will not be published.