El futuro pasa por una Europa más social

1

Juan A. Gimeno. Economistas sin Fronteras.

En los debates sobre la formación de Gobierno se han echado de menos reflexiones sobre las políticas que queremos aplicar. A poco que se profundice, casi cualquiera de las políticas que pueden plantearse encuentran serias limitaciones para ser aplicadas de forma eficaz en el ámbito de un Estado individual: necesitamos, para conseguir los objetivos, una dimensión, al menos, europea. Pero, ni los políticos ni la ciudadanía parecen echar de menos un debate sobre la Europa que necesitamos.

Si queremos políticas sociales para España, el futuro pasa por una Europa más social.

Publicidad

Como veremos en los párrafos siguientes, no faltan los buenos propósitos sociales en el ámbito europeo. Pero, desgraciadamente, el choque con la realidad es bastante decepcionante. No faltan iniciativas positivas y esperanzadoras, pero necesitamos que nuestros representantes en Europa y en España empujen decididamente para que se vayan poniendo en marcha.

Los buenos propósitos

La Carta Social Europea (1961–1980–1991) ya ha venido expresando esos buenos propósitos sociales, considerando que el goce de los derechos sociales debe quedar garantizado sin discriminación.

Más recientemente, (marzo de 2017) la Declaración de Roma incluye compromisos rotundos como los siguientes: “…prometemos trabajar para conseguir…una Europa social: una Unión que, basada en el crecimiento sostenible, promueva el progreso económico y social…; una Unión que promueva la igualdad entre mujeres y hombres, así como los derechos y la igualdad de oportunidades para todos; una Unión que luche contra el desempleo, la discriminación, la exclusión social y la pobreza; una Unión en la que los jóvenes reciban la mejor educación y formación y puedan estudiar y encontrar trabajo en todo el continente…”

En octubre de 2017 se aprobó en Goteburgo el pilar europeo de derechos sociales que incluía compromisos con la Igualdad de oportunidades y de acceso al mercado de trabajo; Condiciones de trabajo justas; Protección e inclusión social; Asistencia y apoyo a los niños... Que incluía medidas tan concretas como, entre otras, garantizar las prestaciones por desempleo, el acceso a los servicios esenciales, la renta mínima, las pensiones y prestaciones de vejez, la sanidad, la inclusión de las personas con discapacidad, los cuidados de larga duración y la vivienda y asistencia para las personas sin hogar.

Recordemos también que la Unión Europea y todos los países que la integran se han comprometido con los Objetivos de desarrollo sostenible.

El choque con la realidad

Desgraciadamente, tan bellos propósitos chocan con una realidad muy distante de los objetivos declarados. Ni las competencias europeas permiten grandes avances, ni la globalización asimétrica contribuye a avanzar en los logros sociales, ni las políticas aplicadas resultan coherentes con los enunciados citados.

Efectivamente, esos grandes principios sociales no tienen carácter obligatorio, ni objetivos cuantificados, ni calendario, ni procedimiento sancionador en caso de no respeto por un Estado miembro.

En las propuestas para la reactivación de la UE, hay avances para la integración económica, financiera y política de la zona euro... pero silencio en lo “social”.

Al mismo tiempo, la globalización asimétrica impone durísimas barreras a los movimientos de población, un doble rasero en mercancías y servicios (en contra de los países del sur y en favor de los desarrollados) y libertad absoluta para los flujos de capital financiero.

Esto implica un fortísimo poder de condicionamiento de los mercados financieros, el desplazamiento de la economía real a la financiera y la creciente penetración del poder económico en el poder político. Todo ello potenciado por la economía digital y las guaridas fiscales.

Estamos pues ante un nuevo modelo económico, ante una economía financiarizada que da prioridad a las inversiones financieras en perjuicio de las productivas, que busca beneficios inmediatos y plusvalías rápidas, cortoplacista, frágil, ineficiente y propensa al desequilibrio.

Frente a esta realidad, se vienen aplicando en Europa políticas ineficientes, con combinación de reglas complejas, suicida rigor económico y déficit democrático. Se parte de modelos económicos desfasados, en un clima de nacionalismos crecientes, inexistente cooperación entre Estados y demagogia antieuropea

Consecuencia de todo lo anterior es el deterioro de la productividad, la dualización laboral, la creciente precarización del empleo y la desigualdad creciente. Y con ello, el deterioro de la cohesión social, menor calidad institucional y menor crecimiento, desapego de la idea de Europa, auge de nacionalismos y populismos y un peso decreciente de Europa en un mundo multipolar.

Más Europa y más social

Tras este rápido análisis, el futuro exige, frente a nacionalismos, reforzar a Europa, con un Gobierno europeo efectivo, con más competencias y elegido democráticamente.

Necesitamos más presupuesto y políticas comunes, más democracia, menos poder para los conglomerados financieros y las grandes empresas.

Necesitamos una Europa más social, una Europa para las personas antes que para las grandes empresas. Deben garantizarse mínimos sociales obligatorios: no solo estándares mínimos sino con armonización de derechos de ciudadanía. Lo que implica más fondos para hacer efectivo el pilar social europeo, apoyar el desarrollo de capacidades, la lucha contra la pobreza y la innovación social.

Necesitamos cambios profundos en diseños globales como equilibrar la globalización (mismos controles y garantías para capital mercancías y personas, con acogida europea para la inmigración), como incluir el pleno empleo como objetivo del BCE, como un Estatuto laboral europeo (especialmente para disciplinar a las empresas digitales y potenciar una empresa más social), como una política común contra el fraude fiscal y las guaridas fiscales (empezando por casa) e impuestos a las transacciones financieras y a las empresas tecnológicas…

Cualquier Gobierno que pretenda llevar adelante una auténtica y profunda política social necesita una Europa más potente, más democrática y más social.

1 Comment
  1. florentino del Amo Antolin says

    Las reflexiones políticas en este tema, son como esa páginas de buenas intenciones que ponen en esas cartas magnas para que se vean bonito, se aprueben… y luego son irreformables, porque son humo tóxico aventado por los mismos minoritarios poderes que andan incrustados en los mandos y tomas de decisiones…
    Hay que recordar, que estamos hablando del: Mercado Común. Y en esto están duchos los bipartidismos de este Estado Español y mucho Español. En cuanto el dinero y posiciones serviles… Se juntan los bloques en teoría antagónicos PP+PsoE y hacen las delicias del banco Alemán de Alemania, troika, FMI… Populistas de derechas y socialistas amarillos españoles, votan en comandita hasta en los temas más vulgares y de poco recorrido. Si para hacer un Gobierno estatal pervierten las reglas del fair plaid nacional y demuestran sin escrúpulos lo unidos que están en las sombras del poder y no por hacer una Europa, solidaria, independiente, fuerte, autónoma… ¡ De los pueblos !. Naciones Unidas Europeas, empezando por reconocer todos los idiomas, formas de gobierno existentes, un ejercito propio y unas políticas exteriores neutrales, sin injerencias externas que nos obliguen en disputas, opresiones y montar fronteras entre europeos.
    Gimeno, aquí se cambió por la noche la constitución, se saltaron todas y cada una de las reglas; dicen que por las prisas, lo cierto que el 135 lo aplicaron por igual cuando el despilfarro, prevaricaciones, robos, no eran por todo el Estado. Si no sabemos arreglar nuestra casa y votamos con el enemigo político… Poco ejemplo podemos dar a los propios ciudadanos, a sí que las buenas intenciones de los preámbulos y tu final de la crónica se asemejan bastante; aunque nos quedamos con: «Una Europa para las personas, con más apoyo social, antes que para las grandes empresas».
    Una carta social europea, liderada por: «Los Derechos Humanos Universales». https://uploads.disquscdn.com/images/241d5ff9d46c79ead39b06ab95c072aa4c913c81280842f2be909dd284d4355f.jpg

Leave A Reply

Your email address will not be published.