Ideología de género: la neolengua de la ultraderecha

  • "El patriarcado reacciona de distinta forma, pero siempre reacciona. Nadie puede pensar que nuestra generación será distinta" 
  • "Tenemos a la ultraderecha en instituciones públicas y está marcando la agenda" 

2

Existe una reacción patriarcal ante cualquier avance del feminismo. En 1991, Susan Faludi publicó Reacción. La guerra no declarada contra la mujer moderna', un libro en el que la autora describe de manera minuciosa cómo en los 80, frente a los logros conseguidos por el movimiento feminista en Estados Unidos, se levantó un fuerte movimiento contrarrevolucionario ideológico que ponía en cuestión el avance de los derechos de las mujeres. Y no era nuevo. Nada, nunca, le ha sido regalado al movimiento feminista, a las mujeres. Detrás de cada gesto de nuestra vida cotidiana hay un ingente trabajo de mujeres anónimas que se entregaron a ello de manera generosa. A Olympe de Gouges reclamar la igualdad de los hombres y las mujeres durante la Revolución Francesa le costó literalmente la cabeza. Las sufragistas fueron perseguidas, encarceladas e hicieron huelgas de hambre para reivindicar el derecho al voto. Y desde entonces, el feminismo ha sido tejido por generaciones de mujeres que durante 300 años han sido humilladas, perseguidas y asesinadas por defender la igualdad y la libertad de las mujeres.

El patriarcado reacciona de distinta forma, pero siempre reacciona. Nadie puede pensar que nuestra generación será distinta. Por tanto, conviene identificar qué forma tiene esa reacción patriarcal a la que nos enfrentamos, quién la impulsa y qué lenguaje utiliza. Ante el extraordinario avance del feminismo en España y su capacidad de influencia, el patriarcado reaccionario responde llamando ideología de género al feminismo y promoviendo una agenda reaccionaria que haga frente al avance de las mujeres. Para el feminismo esto no es nuevo, ya que tenía bien identificado a este movimiento reaccionario con origen en el Vaticano y alimentado por organizaciones postmachistas vinculadas a la derogación y crítica de la ley integral contra la violencia de género. En las instituciones públicas de la mano de VOX y con la colaboración necesaria del Partido Popular y Ciudadanos esta agenda contra el feminismo, contra la igualdad y contra la diversidad sexual es ya una realidad en marcha. Tenemos a la ultraderecha en instituciones públicas y está marcando la agenda. Referirse al feminismo como ‘ideología de género’ conlleva la puesta en marcha de una agenda ultraconservadora que demasiado frecuentemente se esconde bajo una neolengua que es conveniente identificar.

¿Qué aborda esta agenda ultraconservadora? ¿Cómo se articula?

Publicidad

Quieren revertir lo que llaman ‘asimetría legal’

Desde los movimientos ultraconservadores se refieren a la igualdad entre hombres y mujeres como si se tratara de un hecho natural. Este discurso ultraconservador se articula con una neolengua que intenta que parezca igualitario lo que no lo es. Hablan de ‘igualdad real’ mientras niegan las evidencias que demuestran las situaciones de desigualdad estructural entre mujeres y hombres y difunden falsedades y bulos. En este sentido, niegan los estudios académicos que señalan la desigualdad estructural e histórica que sufrimos las mujeres. Así, por ejemplo, hemos visto cómo VOX niega la brecha de género que mide la desigualdad en los salarios entre mujeres y hombres o cómo Hazteoir afirma que la legislación que combate la violencia de género y persigue a los maltratadores discrimina a los hombres. Desde este falso punto de vista, claman contra las políticas públicas impulsadas para hacer real y efectiva la igualdad entre hombres y mujeres. 

Demonizan el movimiento feminista

Criminalizan a las defensoras de derechos humanos y ningunean el trabajo realizado desde la academia en el desarrollo de la teoría feminista. A las activistas nos llaman ‘feminazis’. Se refieren a las organizaciones del tercer sector orientadas a la promoción de la igualdad y combatir la violencia como ‘chiriguitos’ o incluso llegan a hablar del ‘negocio de la violencia de género’. Este discurso ultraconservador trata de presentar al feminismo y la lucha del movimiento de mujeres como una imposición ideológica cuando resulta ser todo lo contrario. El feminismo promueve que mujeres y hombres puedan desarrollarse en igualdad, sin violencia y fuera de los mandatos que impone el género. Porque el género es el traje con el que el patriarcado quiere vestir nuestras vidas y el feminismo nos dice, tanto a mujeres como varones, que podemos romper todas las costuras.

Niegan la violencia de género

Niegan que exista una violencia contra las mujeres resultado de la discriminación y la situación de desigualdad. La violencia de género es consecuencia de las desiguales relaciones de poder que existen en nuestra sociedad y que también se manifiestan en las relaciones de pareja. Desde esa situación de desigualdad, y por tanto, en un marco de relaciones de dominación de los hombres sobre las mujeres, los maltratadores con el objetivo de controlar a sus víctimas ejercen violencia física, sexual o psicológica. Sin embargo, el movimiento ultraconservador niega ese marco reconocido internacionalmente que pretende invisibilizar bajo el nombre de ‘violencia intrafamilar’. Recientemente, hemos visto como el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, le daba la razón a Ortega Smith, de VOX, afirmando que él tampoco compartía "la ideología de género ni el feminismo del 8 de marzo" en la concentración para condenar el asesinato de una mujer la por violencia de género a la que VOX acudió con una pancarta con el lema “la violencia no tiene género”. Siguiendo este razonamiento, el Partido Popular y Ciudadanos, que gobiernan la Junta de Andalucía, han dejado de hablar de violencia de género para hablar de violencia doméstica, malos tratos o violencia intrafamiliar. 

Difunden el mito de las denuncias falsas

Año tras año las memorias del CGPJ demuestran que el porcentaje de denuncia falsa en los casos de violencia de género es irrelevante. Sin embargo, los movimientos ultraconservadores instrumentalizan este mito una y otra vez aun sabiendo que tiene un grave impacto para las víctimas, ya que incrementa su miedo a no ser creídas. La difusión de este bulo es uno de los ejes discursivos de VOX y de las organizaciones posmachistas, pero también otros partidos que estando dentro del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, como es el caso del Partido Popular, han agitado este bulo en campaña electoral. Junto al discurso del mito de las denuncias falsas, nos encontramos el falso síndrome de alienación parental o la custodia compartida impuesta.

Imponen un modelo de familia tradicional

El movimiento ultraconservador trata de imponer un modelo de familia en el que solo caben ellos. Dicen que defienden a la familia, en singular, porque para los ultraconservadores solo existe un modelo. Atacan de manera frecuente a las personas LGTBI y de manera especial a las familias que puedan formar. Combaten la educación afectivo-sexual en las escuelas y todas aquellas actividades que introducen el feminismo, promueven la igualdad, la perspectiva de género o la diversidad sexual. Fácilmente podemos recordar el vergonzoso autobús de Hazteoir atacando a los niños y niñas trans. Más reciente y grave resulta el caso de Murcia, que gobernada por el PP y Ciudadanos, ha pedido a los colegios solicitar permisos expresos paternos para la realización de ciertas actividades como talleres de igualdad o educación afectivo-sexual. 

Aborto

Aunque parte de los movimientos ultraconservadores plantean de manera abierta recortar el derecho de las mujeres a interrumpir el embarazo, otras veces estos recortes vienen disfrazados de políticas de natalidad como hemos podido ver en propuestas del Partido Popular y VOX. En las últimas campañas electorales, estos partidos han vinculado la natalidad con supuestos problemas de llevar a término un embarazo y han ocultado las verdaderas razones por las que las mujeres no tienen hijos: la precariedad en el empleo y las dificultades en la conciliación

En suma, el discurso ultraconservador que utiliza el concepto de ‘ideología de género’ es el pensamiento patriarcal de siempre utilizando una neolengua que barniza el machismo y la misoginia. Viktor Kemplerer, filólogo alemán estudioso del discurso totalitario, nos advirtió que “las palabras pueden actuar como dosis mínimas de arsénico: uno se las traga sin darse cuenta, parecen no surtir efecto alguno, y al cabo de un tiempo se produce el efecto tóxico”. Asumir conceptos, manipular palabras, minimizar los ataques contra el feminismo es ya una lamentable realidad. Todo empieza con las palabras. En el feminismo tenemos la tarea desenmascarar esta agenda ultraconservadora que se escurre en las instituciones responsables del desarrollo de las políticas públicas. Debemos permanecer vigilantes frente a quienes promueven ataques al feminismo, consienten ideas ultraconservadores y pactan políticas públicas. Porque son nuestras vidas, las de miles de mujeres, las que están en juego.

2 Comments
  1. c says

    IDEOLOGIA GENERO MACHO
    video y enlaces – posts interesantes
    https://www.youtube.com/watch?v=PwRu1kInoqU&feature=youtu.be

  2. Pepa says

    A Olympe de Gouges no le costó la cabeza defender la igualdad entre hombres y mujeres, sino defender un estado federado, una de las tesis de los girondinos. Pero oye, suena genial.

Leave A Reply

Your email address will not be published.