Tsunami Democràtic, la tecnología de la revuelta

  • El uso de las nuevas tecnologías de la información por Tsunami Democràtic ha sorprendido al Estado

0

Marc Alier es doctor en Sostenibilidad e Ingeniero Informático. Es profesor agregado en la Universitat Politècnica de Cataluña y Sub-Director del Instituto de Ciencias de la Educación de la UPC. Además es autor o coautor de los podcasts https://cabalgaelcometa.com, https://zetatesters.com y https://mossegalapoma.cat

A lo largo de la historia las sociedades humanas han utilizado las tecnologías disponibles para resolver los conflictos abiertos. La aparición de nuevas tecnologías de la información, en cada momento histórico ha supuesto un elemento disruptivo en estos procesos, pues facilitan nuevas formas y posibilidades de difusión de ideas, organización y movilización. Las reglas del juego cambian y el bando que sepa aprovechar mejor el cambio tiene una ventaja táctica y estratégica.

Como ejemplo más claro tenemos la invención de la imprenta. Uno de sus primeros usos fue la de imprimir bulas o indulgencias papales, pero también se usó para imprimir traducciones de la biblia, así como las cartas de Martin Lutero en su enfrentamiento contra la Iglesia Católica que daría lugar a la revolución protestante. Más adelante las imprentas también imprimieron las epístolas de Robespierre y los periódicos que Benjamin Franklin editaba en Philadelphia, teniendo un papel más que relevante en las dos grandes revoluciones de finales del S. XVIII: la francesa y la de las colonias británicas en norte América.

Publicidad

Lógicamente aquellos que ostentan el poder y tienen como objetivo preservar el status quo también utilizan todas las tecnologías disponibles, además de los recursos que les son propios, de forma efectiva. De eso no hay duda. Pero, cuando aparecen innovaciones tecnológicas, esas que todavía no son completamente comprendidas, es cuando aquellos que quieren ejercer un cambio en el sistema tienen un instrumento estratégico y/o táctico para conseguir sus fines.

A esto debemos sumar el hecho que el cambio tecnológico actual avanza a ritmo exponencial. Las innovaciones se suceden a un ritmo difícil de comprender –no digamos ya de anticipar- para los expertos.

* * *

El 11 de marzo de 2004 una célula yihadista realizó un ataque terrorista contra cuatro trenes de la red de cercanías de Madrid causando la muerte 193 personas e hiriendo cerca de 2.000 personas. Esto sucedió tres días antes de las elecciones generales en el Reino de España y los hechos ocurridos a continuación tuvieron un impacto decisivo en el resultado de las elecciones.

El gobierno del Partido Popular (PP) impulsó (y según algunos, impuso) un relato mediático en el que se identificaba como principal sospechosa de cometer el atentado a ETA, que no había reivindicado el atentado, desestimando u ocultando el hecho de que la sede en Londres del periódico “Al Quds Al Arabi” había recibido una carta de Al Qaeda reivindicando el atentado. Mientras los medios españoles comunicaban el relato de la autoría de ETA o de que había “dos líneas de investigación”, aquellos que en 2004 ya estábamos en Internet teníamos acceso a las versiones online de periódicos del extranjero que atribuían inequívocamente el atentado a Al Qaeda.

Durante la legislatura que terminaba, el gobierno de José María Aznar había hecho participar a España en la invasión a Irak, con el pretexto de unas “armas de destrucción masiva” que jamás se encontraron, siendo la única destrucción masiva la que sufrió Irak y luego Siria, y llevando al surgimiento de ISIS a raíz del desaguisado causado en la zona. Muchos sospechaban que el Partido Popular quería evitar admitir antes de las elecciones que el atentado había sido perpetrado por Al Qaeda, para no ser castigados en las urnas por la posible relación causal entre el atentado y la participación de España en la guerra de Irak.

En 2004 no todo el mundo tenía acceso a Internet o sabía usarlo, pero casi todo el mundo tenía móvil. Y los móviles podían enviar SMS. Mediante mensajes SMS terminados con la coletilla “pásalo”, se organizó orgánicamente una masiva protesta ante la sede del PP en Madrid y otros lugares de España. El día de las elecciones se emitió el mayor número de votos en unas elecciones en España hasta la fecha, y el Partido Popular, pese a estar en cabeza en las encuestas, perdió ante el PSOE que obtuvo una mayoría simple.

Este caso, analizado por el profesor Manuel Castells y por tantos otros, nos da el ejemplo de la irrupción de nuevas tecnologías de comunicación en el centro del conflicto político en una sociedad. De una parte, un gobierno intentando controlar el relato mediático o manipular la opinión pública, según se vea, utilizando las tecnologías a su disposición: televisión pública, influencia en los medios, mentir en las ruedas de prensa, “fake news”, etc. Y, por otra parte, el público siendo capaz de acceder a un relato distinto a través de un canal abierto -Internet- como lo fueran las radios de onda media en otro tiempo, y siendo capaz de movilizarse rápidamente y eficazmente mediante un canal fuera del control estatal, los SMS.

* * *

Este año 2019 hemos visto fuertes protestas y resistencia ante las cargas policiales en Hong Kong. Los activistas de la, hasta hace poco, colonia británica protestan contra un proyecto de ley que autorizaría las solicitudes de extradición de China, Taiwán y Macao.

Los activistas se han organizado utilizando redes sociales igual que hace unos años lo hicieron en el norte de África durante la primavera árabe. Otro ejemplo de una nueva tecnología usada de forma disruptiva por parte de activistas. En Hong Kong una de las novedades ha sido el uso de aplicaciones (apps) móviles específicas. Una de estas apps permitía ver en un mapa de la ciudad dónde había concentraciones, dónde había presencia policial, cargas e incluso si se usaba gas u otras técnicas de dispersión. Del mismo modo que la app Waze nos dice si hay un atasco en nuestra ruta hacia el trabajo, los habitantes de Hong Kong disponían de esta herramienta que podía ser utilizada para organizar demostraciones o para evitarlas y no meterse en líos.

Las autoridades de China forzaron a Apple a eliminar dicha app del AppStore, la única forma de instalar apps en iPhones. En dispositivos Android el usuario puede instalar directamente una aplicación, si confía en el origen de esta.

* * *

En los últimos años la sociedad catalana ha protagonizado un movimiento social para independizarse del Reino de España. Este movimiento fue reactivado y alimentado por la sentencia del Tribunal Constitucional el 28 de junio de 2010. Esta sentencia recortaba 14 artículos y dejaba abiertos a interpretación otros 27 de el Estatut de Catalunya, aprobado por el Parlament de Catalunya, ratificado por el Congreso de los Diputados y confirmado por el pueblo de Catalunya en referéndum el junio de 2006. Esto sucedía coincidiendo con la crisis económica y los recortes sociales aplicados por el gobierno del PSOE y continuados en la legislatura siguiente por el PP.

Durante la segunda década de este siglo, la sociedad catalana mostró su creciente descontento con la situación mediante manifestaciones multitudinarias de cientos de miles de personas que dieron imágenes memorables. Este proceso culmina con la organización del referéndum por la independencia de forma unilateral por el gobierno de la Generalitat, ante la negativa rotunda a negociar por parte del estado español.

En los días previos a la celebración del referéndum por la independencia de Catalunya del 1 de octubre de 2017, las fuerzas de seguridad del estado español y los organizadores del referéndum estuvieron jugando al gato y el ratón. Varias empresas de telecomunicaciones y la fundación .cat -quien gestiona los dominios .cat- fueron registradas y se produjeron algunas detenciones de personal técnico informático. Se bloquearon dominios que apuntaban a webs con información acerca del referéndum y se hicieron otras intervenciones de telecomunicaciones. Mientras clones de la web aparecían por todo internet como setas, además de una app para móviles que no pudo ser eliminada a tiempo.

El día del referéndum, los organizadores burlaron de nuevo a las fuerzas del estado suministrando las urnas y las papeletas para votar en un alarde de organización e ingenio. En internet la organización había dispuesto servidores para implementar el censo único y permitía votar en cualquier colegio abierto, pues varios colegios fueron cerrados de forma infame por la policía. Estos servidores recibieron ataques informáticos durante toda la jornada, pero habían sido distribuidos y organizados de forma que resistieran este tipo de ataques.

La votación se realizó. Cada uno debe juzgar desde su propio sesgo personal el significado y trascendencia de ello. Pero no se puede negar la proeza organizativa y la maestría tecnológica que hubo detrás y que lo hizo posible pese a los esfuerzos del Estado por impedirlo.

Dos años después, en anticipación a la sentencia del juicio a los líderes políticos y sociales que organizaron el referéndum de 2017, el movimiento independentista ha adaptado su estrategia de acción a las circunstancias. Dicen que si la vida te da limones, debes hacer limonada. Esta limonada se llama Tsunami Democràtic. Dado que los líderes del “procés” se encuentran en prisión o en el exilio (o fugados), la estrategia del movimiento independentista ha pasado a funcionar de forma distribuida, sin líderes.

El 2 de septiembre de 2019 una cuenta de Twitter inactiva hasta entonces (@tsunami_dem) empieza a tuitear. Casi simultáneamente Pep Guardiola, ex-jugador del FC Barcelona y la selección española, actualmente entrenador del Manchester City en Inglaterra, en un video pone voz en un vídeo a las demandas de Tsunami Democràtic. Esto confiere a la cuenta @Tsunami_dem lo que Peter Diamandis llama super-credibilidad. Un personaje con tanto estatus y reputación en la sociedad catalana cede su super-credibilidad a esta cuenta de Twitter, de forma que los participantes del movimiento independentista puedan saber que a) no se trata de un señuelo y b) la cosa va en serio.

Tsunami Democràtic abre varios canales adicionales de comunicación:

1) Una app para Android que se debe instalar directamente sin pasar por ningún App-store.

2) Una web con información, panfletos para descargar y el enlace a una app para Android que se puede instalar.

3) Un canal en Telegram, la app de mensajería.

Analicemos estos elementos en orden inverso.

Telegram es un servicio de mensajería instantánea lanzado por los hermanos Nikolai y Pavel Durov, establecido en Rusia. Telegram implementa las funciones de Whatsapp de forma mejor y más elegante. Además de grupos ofrece canales, la herramienta escogida por Tsunami_dem. Un canal admite un número ilimitado de suscriptores que solo pueden leer los que publican sus administradores.

Los hermanos Durov hace años que mantienen un compromiso con las organizaciones activistas, y sólo cierran cuentas o canales en casos probados de vinculación con delincuencia o actividad terrorista. Los servidores se encuentran en Rusia y hasta la fecha las autoridades españolas no han conseguido desactivar el canal de Tsunami Democràtic. Eso sí, existen un par de canales “clones” que seguramente son señuelos, pero que tienen pocos seguidores. El canal de Tsunami Democràtic tiene a fecha de hoy más de 390.000 seguidores. Esta cifra se corresponde casi al 4% de la población en Catalunya.

La app de Tsunami Democràtic no se puede bloquear en ningún AppStore, pues se descarga e instala directamente en dispositivos Android. Por ello no se puede instalar en iPhones. Inicialmente se descargaba desde la web de Tsunami Democràtic. Pronto esta web fue cerrada por la Guardia Civil, solicitándose además a los principales ISP (proveedores de acceso a Internet) españoles que para cualquier petición al dominio tsunamidemocratic.cat, éstos apuntaran a una página web de la dicha Guardia Civil. No obstante, rápidamente aparecieron clones de dicha web en dominios con connotaciones humorísticas como el nombre del presidente del Gobierno, y sobre todo un clon en el popular web donde se alojan proyectos de software libre: GITHUB.

GITHUB es una de las plataformas principales donde los proyectos de software libre, no solo publican su código sino que se organizan, controlan las versiones y publican documentación. Pero el uso de GITHUB no se limita a desarrolladores de software, todo tipo de proyectos digitales acaban alojándose en esta plataforma. GITHUB fue comprado por Microsoft el año 2018.

GITHUB hace públicos en su web las peticiones de los gobiernos de eliminar o bloquear proyectos. En esta página, España se encuentra en compañía de Rusia y China. Con fecha del 23 de octubre de 2018, la Guardia Civil envía una carta solicitud del bloqueo de los proyectos de Tsunami Democràtic, aduciendo: “La Audiencia Nacional está llevando a cabo una investigación en la que el movimiento Tsunami Democratic ha sido confirmado como una organización criminal que impulsa la comisión de ataques terroristas".

Cabe destacar que hasta la fecha nadie presuntamente vinculado a Tsunami Democràtic o al movimiento independentista catalán ha cometido ningún atentado ni se han causado muertos. Que cada uno aplique su propio sesgo, pero parece que el Estado español está utilizando el termino terrorismo de forma caprichosa y en consecuencia se ven quebrantados los derechos civiles de todos los españoles.

Cuando se cerró la cuenta de GITHUB, Tsunami Democràtic movió las descargas de la app a un canal específico de Telegram, que no ha sido cerrado hasta la fecha. Proporcionando mejor experiencia de usuario, pues la instalación se hace con un solo click.

Una vez instalada la app debe ser activada por un código QR que debe proporcionar una persona de confianza. Cada usuario activado dispone de un número determinado de códigos, de forma que el número de usuarios crece exponencialmente. Aquí se está emulando la estrategia del lanzamiento del servicio Gmail, que precisaba invitación. De este modo, se introduce un elemento de “gamificación” que incentiva a los usuarios a conseguir activar la app, aumentando la velocidad en la fase de creación de la red, cuando todavía hay pocos usuarios y hay que conseguir la masa crítica.

El uso de QRs permite resolver el problema de la confianza, en entornos altamente desconfiables, pues es seguro que las fuerzas de seguridad van a intentar obtener acceso a la app. No obstante, los autores de la app obtienen una topografía de la red de usuarios, y si una rama se identifica como sospechosa se la puede cortar entera y bloquear el acceso o facilitarle información falsa.

La app básicamente es una herramienta para organizar flash-mobs. Una flash-mob es una acción organizada en la que un gran grupo de personas se reúne de repente en un lugar público, realiza algo inusual y luego se dispersa rápidamente. La app recibe información vaga de localización, disponibilidad y medios (transporte, alojamiento, etc.) que tiene cada miembro para poder planificar y organizar las movilizaciones.

Se trata de una app descentralizada Peer to Peer (P2P), igual que programas de descargas como Napster, E-Mule o BitTorrent, que permite comunicaciones tipo Mesh, o sea que crea una red privada entre todos los dispositivos que están en proximidad sin necesitar acceso a la red 4G. Las comunicaciones evidentemente se realizan cifradas y la app se actualiza frecuentemente para incorporar mejoras y aumentar el grado de seguridad frente a ciber-ataques.

Hay quien ha cifrado en centenares de miles de euros el coste de la app. Sin embargo, en realidad la app se basa en un proyecto software libre llamado RetroShare que implementa las funcionalidades core de la aplicación, y para la interfaz de usuario utiliza un kit de herramientas llamado Flutter, que es desarrollado por Google con el objetivo de poder crear aplicaciones móviles y web en muy poco tiempo, con lo que el coste en horas o euros debe ser mucho menor.

Con Tsunami Democràtic el movimiento independentista catalán ha dejado atrás las movilizaciones masivas anunciadas con meses de antelación, como el 11 de septiembre de cada año (la “diada nacional de Catalunya”), para adoptar una estrategia descentralizada, de movilizaciones rápidas e imprevistas. Un símil podría ser como pasar de una gran guerra abierta a una guerra de guerrillas.

Es evidente que Tsunami Democràtic ha cogido con el paso cambiado al Gobierno español. El pasado lunes 4 de noviembre el Gobierno en funciones aprobó con urgencia el Real Decreto-ley 14/2019 "por el que se adoptan medidas urgentes por razones de seguridad pública en materia de administración digital, contratación del sector público y telecomunicaciones". Este Real Decreto ha sido criticado dentro y fuera de Catalunya por su contenido, forma e implicaciones quizás al margen de la constitución española de 1978.

El juego del gato y el ratón continúa en el mundo digital. Cierre de webs, intervención de comunicaciones, cualificación de terrorismo a actos que claramente escapan a esta definición y actuaciones policiales son algunos movimientos. Criptografía, redes P2P y Mesh, uso avanzado de la tecnología… son otros.

* * *

Las investigadoras Erica Chenoweth y Maria J. Stephan en su libro “The strategic logic of nonviolent conflict” (Columbia University Press, 2011) presentan un estudio muy riguroso de movimientos de resistencia civil no violentos en todo el mundo desde el principio del siglo XX y muestra que cuando una proporción igual o superior al 3,5% de la población se moviliza de forma no violenta y suficientemente motivada y organizada, las probabilidades de obtener un éxito total o parcial aumentan mucho.

El estudio de Chenoweth y Stephan indican que cuando existe una movilización social tan masiva, es inevitable que se le unan elementos externos con otras motivaciones y que se produzcan episodios apartados de enfrentamiento. Sin que por ello el movimiento deje de ser considerado como no violento por las investigadoras.

Las personas detrás de Tsunami Democràtic muestran haber dado con un uso novedoso de tecnologías ya disponibles, y le están dando un uso estratégico, táctico y operativo para perseguir un objetivo común que comparte una gran parte de la población catalana, consiguiendo movilizar y organizar a más del 3,5% de la población requerido por Chenoweth y Stephan.

El tema ha recibido la atención de los medios en todo el mundo. Incluso la prensa especializada en innovación tecnológica se ha hecho eco. Las prestigiosas revistas de temática tecnológica Wired y Techcrunch han publicado artículos destacando la novedad del uso de las tecnologías por parte de Tsunami Democràtic.

Esta claro que, como decía al principio de este artículo, a lo largo de la historia las sociedades humanas utilizan y han utilizado las tecnologías disponibles para resolver los conflictos abiertos. Esperemos que se haga con sabiduría, de forma no violenta y democrática.

Leave A Reply

Your email address will not be published.