TRIBUNA

Vox, el odio a la España que somos

  • "La patria se cuida con más diálogo, con más tolerancia"

3

La verdad de la que hablo en este artículo la tenemos tan cerca de la nariz que cuesta verla con claridad. Y es que Vox es un partido que odia al país que somos. Vox odia a España.

Desde que cayó la dictadura franquista, España inició la reconstrucción de un Estado democrático, social y de derecho; transitando un camino que no ha estado libre de desafíos, algunos de los cuales siguen clavados en el corazón del presente. El resurgimiento del espíritu republicano, subyacente en la transición a la democracia (inacabada), puso en el centro del nuevo contrato social y político tres elementos fundamentales: 1. El pluralismo político, a través de la legalización de partidos hasta entonces prohibidos (art. 1 de la Constitución). 2. El reconocimiento de las nacionalidades históricas y el respeto a sus instituciones de autogobierno (art. 2 de la Constitución). 3. La ruptura con el carácter estatal de la religión católica, que trajo consigo la libertad de culto y la consiguiente secularización de la moral pública (art. 16 de la Constitución).

Sobre estos tres pilares se ha levantado una sociedad plural y compleja, que ha articulado nuestras diferencias dentro de un sistema de convivencia pacífica; una paz imperfecta, eso sí, atravesada por episodios de violencia. El andamiaje institucional y normativo que construyó la transición ha servido como base para que España se haya convertido en un país en el que se vota en libertad, se ama en libertad, se reza en libertad, se piensa en libertad, y se hablan y enseñan múltiples lenguas en libertad.

Publicidad

El cuarto pilar que ha sostenido la reconstrucción de la España que somos es el Estado del bienestar. Este pilar se resquebrajó con la crisis económica de 2008. Los niveles alarmantes de deuda pública y desempleo nos llevaron a mirarnos en el espejo griego, generándonos la conciencia de estar ante un horizonte sin esperanza. Este malestar general impulsó una oleada de protestas que dieron la vuelta al mundo, bajo el nombre de “Spanish Revolution” o “Indignados Movement”. Esta convulsión social desveló una crisis de representación, en el nivel político; y más aún, el agotamiento de un paradigma de gobernabilidad basado en el “capitalismo de amiguetes”: una trama corrupta de relaciones personales y profesionales que conectaba a las élites económicas y políticas del país.

En este contexto de crisis, se imputaron a históricos dirigentes de partidos hegemónicos en Madrid, Andalucía, Comunidad Valenciana o Cataluña. Y se abrió una ventana de oportunidad para que emergiese un nuevo partido de carácter estatal como Podemos, que irrumpió con un potente discurso de regeneración democrática, algo que muy pronto copiarían Ciudadanos y Vox (aunque situándose en las antípodas ideológicas del partido morado).

Ciudadanos y Vox apuestan por el desmantelamiento de los bienes comunes: privatizar la educación, la sanidad, el transporte y la gestión de recursos estratégicos de primera necesidad como son el agua o la electricidad. Además, ambos acuerdan en la necesidad de bajar los impuestos a las grandes empresas, reducir los impuestos sobre el patrimonio y eliminar los impuestos de sucesión. Esta decidida apuesta por responder a la crisis del neoliberalismo con recetas neoliberales aún más radicales, per se, no va a aliviar el sentimiento social generalizado de descontento y desesperanza. Pero si por algo Vox le gana la última batalla electoral a Ciudadanos, hasta hacerlo casi desaparecer, es por su capacidad para entender que el corazón herido del pueblo no se gana con argumentos económicos, sino con argumentos emocionales.

Vox ha llevado a cabo una operación arriesgada, de naturaleza nihilista, al transmutar la depresión económica en una depresión psico-social. Vox ha optado por una estrategia que alimenta el “odio propio”. Esta operación conduce a un desdoblamiento de la identidad colectiva que les permite contraponer la supuesta “debilidad” de la España presente (plural, tolerante y abierta al mundo), a una supuesta “fortaleza” de la España imperial y la España franquista (católica, aquiescente y cerrada sobre sí misma).

Esta operación conlleva una proyección externa del “odio propio” hacia los supuestos elementos corruptores que habrían debilitado la “fortaleza española”: por un lado, la “perversión moral” que promovería el movimiento feminista y LGBT, y por otro lado, los “privilegios” de los que disfrutarían el “otro externo” (las poblaciones inmigrantes) y el “otro interno” (Cataluña y País Vasco).

La estrategia nihilista, basada en cultivar el “odio propio” para después proyectarlo hacia los “corruptores” del país, surte efecto en coyunturas muy especiales. En situaciones anímicas en que los pueblos pierden la confianza en sí mismos, son vulnerables a sacrificar los derechos y las libertades conquistadas, en pos de alcanzar una identidad heroica que les devuelva la autoestima. Se cultiva así el odio a la propia identidad presente y el amor nostálgico a una supuesta identidad perdida.

El despliegue histórico del nihilismo político, inherente a la ideología del “odio propio” que se apoderó de la España y la Alemania de los años 1930, ha demostrado que con la destrucción de las libertades conquistadas, no tarda en llegar la completa destrucción de un país. Por eso, es crucial que entendamos que la patria no se cuida propagando el odio. En un Estado democrático, la patria se cuida con más diálogo, con más tolerancia, con más empatía, con más derechos, con más libertades. Y por qué no decirlo, con más “amor propio” al país que hemos llegado a ser, con nuestras imperfecciones, a la España que somos.

3 Comments
  1. norber says

    Vaya articulo mas lamentable, Vox no va a quitar libertades ni el estado del bienestar, cosa que Podemos con sus políticas va a cargarse la clase media, mencionas en el articulo que VOX y Ciudadanos quieren intervenir la electricidad y el agua, pero creo que eso es del programa de PODEMOS amigo Ismael, se te nota que eres candidato de En Comu Podem. Ademas criticas que quieran quitar el impuesto de sucesiones, en fin, los podemitas no escucho que queráis quitar las subvenciones a los partidos tampoco por ejemplo, no hay mas ciego que el que no quiere ver. Yo fui votante de Podemos, no todos los votantes de VOX vienen de la derecha y visto lo visto, creo que va a seguir subiendo. VIVA ESPAÑA y VOX

  2. Mariana says

    Es el socialismo quien se apodera de absolutamente todo! y le quita a la gente su casa, sus negocios, su sueldo, sus sueños, su libertad .. No el liberalismo… El socialismo se apodera de medios de comunicación, de todos los poderes del estado, no ofrece educación de calidad sino que mantiene a su población en la ignorancia, da el pescado no las redes, y así , son solo los socialistas en el poder, quienes disfrutan de vidas millonarias como si fueran reyes!!!!! Manipulan y roban. Fin.

  3. Ausalma says

    La España que somos es bastante mejorable. Es una España enferma y degenerada, falta de valores pero llena de progres- fachas y de corruptos de izquierdas. Lee la sentencia ERE, tan suave. Luego veré tu opinión. VOXESPAÑA ha venido para cambiar todo, incluyendo tesis copiadas y doctorados falsos..

Leave A Reply

Your email address will not be published.