MUNDO RURAL

Julia Otero, Franco y agricultores indignados

  • "Preguntarse por el origen de ideas tan negativas para una sociedad que necesita explicaciones racionales sobre su pasado y futuro"

6

Julia Otero, la directora de Julia en la Onda, no tiene buenas relaciones con la geografía. Como réplica a uno de los habituales exabruptos de Vox, culpó a Franco de la marcha de su pequeño pueblo gallego, siendo niña. “Expulsada de mi tierra –como tantos emigrantes- por el régimen que usted venera”, les dijo. Qué torpeza de alguien que forma parte del grupo de los principales creadores de opinión en España. ¿El éxodo rural es responsabilidad del dictador? Es imperdonable mostrar tal nivel de desconocimiento sobre qué significa ese desplazamiento masivo de población en el desarrollo de la Humanidad, españoles incluidos.

Alguien debería explicarle a la famosa comunicadora que el éxodo rural supuso un avance extraordinario, que fue la consecuencia de la industrialización de España, y pobre el país que no lo “sufriera”. ¿Conoce la periodista alguna sociedad que haya logrado el paso de una sociedad agraria de subsistencia a otra industrial y urbana sin pasar por ese proceso de redistribución de la población en el territorio? No sé a ella, pero a mí, como a tantos, no me empujó Franco a marchar del pueblo a Valladolid para estudiar “en los curas”. Me llevaron mis padres con mucho sacrificio, y para intentar mejorar nuestra condición de campesinos pobres, como casi todos en aquellos años.

Todo esto son obviedades. Lo que importa es preguntarse por el origen de ideas tan negativas para una sociedad que necesita explicaciones racionales sobre su pasado y sus opciones de futuro. Eso, mejor que ensalzar al dictador, sin conciencia de hacerlo, como promotor de la modernización del país. Lo único que aportó ese autócrata sanguinario fue un retraso de varias décadas en el imprescindible avance que representaba la industrialización y urbanización para España. Conocimientos de enseñanza obligatoria, insisto.

No es difícil seguirle la pista a estos disparates. Sergio del Molino, el padre de la denominación de éxito, España vacía, tiene mucho que ver con la distorsión de la naturaleza del mundo rural. Autor de un libro de éxito con ese nombre, ha proporcionado el argumento: Franco, culpable de lo que él llama “Gran Trauma”, un éxodo rural masivo provocado por la dictadura, según su “tesis”. Escribí en Cuarto Poder sobre este libro y sigue maravillándome que, teniendo en cuenta su desprecio hacia los habitantes rurales –insultados como heterófobos, racismo contra el forastero, etc.-, se haya convertido en una suerte de bandera de los “admiradores del mundo rural”, de todos los Teruel Existe. Pero, así están las cosas.

Lo podrían arreglar unas buenas clases de geografía con unos adecuados mapas temáticos, pero no corren buenos tiempos para esa disciplina. Que en 2020 se explique a los españoles que la inevitable concentración de la población, en todo el mundo –“Francia vacía", "Alemania vacía”, "Japón vacío”-, en territorios urbanos cada vez más reducidos es una especie de trauma provocado por el capricho de un dictador, por ejemplo, desanima. ¡Tantos años de cada españolito en la escuela para llegar a esto!

Como ya he analizado antes (aquí y aquí), la principal dificultad que tenemos en España para responder a la “transición rural”, que unos pocos geógrafos hace años que investigan y tienen bien definida, está en prescindir de un modelo mental zombi sobre nuestro medio rural. Los pueblos de los que se habla en prensa, radio y televisión no existen. El mercadeo con la nostalgia sobre pueblos-cementerio hace daño y no lleva a ninguna parte.

Un desenfoque que se repite: la confusión entre lo agrario y lo rural. El propio ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación mantiene en su estructura ese equívoco. Se identifican actividades agrícolas y ganaderas con problemática de los espacios rurales, pero son realidades con dinámicas propias. A la hora de afrontar la despoblación, no se debe ignorar que la propia mejora de la productividad agraria, algo imprescindible, provoca la reducción de ocupados, en España como en los Países Bajos. Esa confusión es una garantía para no superar ni los problemas de renta de los agricultores ni el futuro de nuestros pueblos.

La respuesta del ministro a las protestas de los agricultores muestra que no tiene ninguna política agraria para la gran revolución de la cadena de valor alimentaria, que está dejando tiesos a agricultores y ganaderos, en tanto otros se lo llevan todo. Salvo que su anuncio de tomar café con los responsables de las grandes cadenas de distribución y venta suponga alguna alternativa. Ni eso, ni simular que se negocia una PAC que otros deciden, representa política agraria alguna.

Ni política agraria ni política rural. Cuando repiten como mantra que la solución es “banda ancha en los pueblos”, la pregunta obligada es “¿y algo más?”. ¿Algún programa que pueda identificarse como política rural, más allá del cacao mental entre reto demográfico, despoblación y repoblación, cualquiera que sea lo que quieren decir con eso, pilares de la PAC y tanta retórica hueca? Confusión que se hace cuerpo en esa cosa que, antes con Rajoy y ahora con Sánchez, denominan pomposamente Comisionado del Gobierno para el Reto Demográfico, nada menos, y que, hasta ahora, ha producido exactamente nada.

El economista Richard Baldwin demuestra cómo las fuerzas geográficas que empujan hacia la concentración de la población en pocas áreas urbanas son imparables en el mundo de la “Nueva Globalización”, que él conoce tan bien. Lo que hay que tener en cuenta es cómo de esa misma tendencia nacen fuerzas de dispersión que deben estudiarse para abrir nuevas posibilidades funcionales en los espacios rurales, como, por ejemplo, las opciones de residencias secundarias al servicio de esas concentraciones urbanas, hoy ya una realidad contundente, investigada por geógrafos como Luis Carlos Martínez, de la Universidad de Valladolid.

Pero no ayuda que quienes tienen la oportunidad de llegar a la opinión pública y, sobre todo, quienes tienen el poder y la obligación de implementar las políticas necesarias estén tan lejos de la realidad, agraria y rural.

6 Comments
  1. Florentino says

    … En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira… todo se ve del color del cristal con qué se mira !. Pués se tendrá que cambiar los cristales políticos señor Cuadrado, Franco y su sublevación tienen su parte de culpa; aparte de su posterior dictadura en combinación con los de la «Santa Cruzada». El dictador dejó el millón de muertos, trecientos mil en fosas; personas que tenían su vida, familiares, tierras en su pueblo y medios de lucha… Cuándo se arrasan vidas, ilusiones, promesas de los políticos, quedando como un erial de personas, intelectuales exiliados, asesinados, perseguidos, maestros rurales con su casa desaparecidos. Señor Jesús, usted es ni más ni menos que un producto del nacional-catolicismo, por mucho que su militancia en aquel PsoE haga parecer una cosa que nunca fue: ¡ Socialista !. Cercenar lo dicho por una profesional (nada radical), es tanto como ponerse una etiqueta por encima del discernir del resto. ¿ Cuántas familias desaparecieron de sus pueblos ?. Cuántas se tuvieron que cambiar, huyendo de ser ajusticiados ?. ¿ Quienes eran los caciques, terratenientes y nobleza ?.
    Belchite, fué edificado nuevamente por los terroristas sublevados, dejando al Cristo Rojo clavado en la cruz. Aquellas palabras del dictador… ¡ Viaje menos y lea más la prensa !, su prensa claro !. Todo quedó, deshecho y habría que dar al cacique lo que le habían rapiñado en santa colaboración; que no haya tenido ni un momento de reflexión, dice bien poco de una neutralidad social; podrá situar Catalunya al noreste peninsular, pero lo que se entrevé tiene poco arreglo por nuestra parte y aquí no vale meter a los «curas» que por cierto los ha habido más socialistas que usted y sus padres los metían para poder estudiar algo de nivel.
    Riaño, pantano promesa de Franco, pero fue el mismísimo Felipe González quién lo llevó a cabo. Si hablamos de Ribadelago… Cuántos vecinos se quedaron en el fondo ?. Y ¿ de qué sirvió hacer un pueblo nuevo ?. Los corrimientos de personas fueron por la especulación humana, al sacar fuera de su sitio natural, creando al «desertor del arao» en las capitales, siendo los preferidos para bedeles, en colegios, institutos, guardas de caza y pesca, porteros de ciertos bloques y chivatos en tiempo total.
    Viene a decir, que es una invención de cierto periodistas, cuándo vemos como está la asociación del periodismo y tantos otros estamentos directamente unidos en cosas y casos bastante degradantes, humano, social y de justicia… Quiere decir que los árabes y sus 800 años peninsulares no han influido nada ?. Espero que sepan leerle, entre líneas los de su España cañí. Los prevaricadores tienen la justicia ocupada en tapar y en no desclasificar nada, hay que pasar página y pelillos a la mar… ¿ La democracia ?… ¡ En las fosas y en el exilio, junto con los intelectuales que pudieron salvarse, de tanto adelanto y «cara el sol» !

    1. Paco says

      Había que haber dejado que la República hubiese seguido a sus anchas (des)haciendo a su antojo, y hubiésemos terminado siendo una colonia de la URSS, ese «modelo» l que todos los comunistas elogiaban (ahora cambiados por otros paraísos como Cuba, Venezuela, Bolivia…).
      En la gran mayoría del territorio español (no espanyol) hubo colonias, pueblos de colonización que se crearon al expropiar el malvado «dictador» tierras a los terratenientes, aparcelarlas, hacer casas y darles animales para ponerlas trabajar, y entregárselas a campesios que no tenían ni mier da en las tripas para que pudiesen trabajar, vivir, formar una familia y prosperar.
      Hay un dicho que dice: «si quieres que coma, dale un pez; pero si quieres que sobreviva dale una caña y enséñale a pescar». Y en ese caso, el «dictador» les dio la caña

      1. Miguel says

        Su relato parece sacado de una pelicula de Walt Disney . No le resulto suficiente el daño que realizo en vida el » militar rebelde» que después de 40 años enterrado ; lo continúa haciendo a traves del gran chanchullo de la famosa y más que rentable » transacción del 78…» .Continue regocijándose y disfrutando de la jodida y nefasta herencia que nos dejo a los españoles/as según se puede deducir : » su gran ídolo genocida y ladrón «

    2. Riana says

      Gracias Florentino. Soy un emigrante forzoso de un pueblo un día prácticamente autosuficiente , lejos de la agricultura industrializada, y hoy hundido. Pienso que a pesar del desconocimiento real que sin duda tiene el articulista, se atreve a pontificar como si lo que escribe fuera cierto.

  2. Miguel says

    Su relato parece sacado de una pelicula de Walt Disney . No le resulto suficiente el daño que realizo en vida el » militar rebelde» que después de 40 años enterrado ; lo continúa haciendo a traves del gran chanchullo de la famosa y más que rentable » transacción del 78…» .Continue regocijándose y disfrutando de la jodida y nefasta herencia que nos dejo a los españoles/as según se puede deducir : » su gran ídolo genocida y ladrón » .
    Con respecto al penoso artículo . pues eso ; lo mismo el articulista pretende que lo adopten en cualquiera de las pandillas (PP,VOX C´s) como portavoz de sus infamias,calumnias y falsedades.

  3. Juan says

    Mire que es usted masoquista que va arrastrando la herencia del franquismo 2 generaciones y si lo resucitan 2 generaciones más. Así no ve futuro prometedor

Leave A Reply

Your email address will not be published.