VIOLENCIA MACHISTA

La ultraderecha son los terroristas

  • "Las ideas y valores machistas son los que han sostenido los pilares de nuestra sociedad desde hace siglos"
  • "En el terrorismo machista los violentos son los nuestros: nuestras parejas, nuestros padres, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo"
  • "Si quienes promueven y difunden ideologías que violentan, amenazan y matan son terroristas, en España la ultraderecha son los terroristas"

1

Mientras me pongo a escribir esto escucho por la radio que una mujer ha sido asesinada en Lugo y otra en Granada. “Son 10 las mujeres asesinadas este año”, dicen. Es 9 de febrero y la noticia tiene el mismo soniquete que el parte meteorológico. “Hoy hay niebla en Madrid y ha llovido, tengan cuidado en la carretera”, sigue la radio. Pienso que ojalá por la radio todas las mañanas un “hay machismo ahí fuera, tengan cuidado”. Pero no.

En España, un machista asesina a una mujer cada 5 días. Se ponen 400 denuncias diarias y un 10% de las mujeres sufrirá violencia psíquica. El 50% de las mujeres sufren acoso sexual. Se denuncia una violación cada 5 horas. Con estos datos, resultaría lógico pensar que cualquiera de nosotras, o alguien de nuestro entorno, tenemos una alta probabilidad de sufrir violencia machista. Sin embargo, ¿por qué no le tenemos miedo al machismo y sin embargo sí tememos a otro tipo de terrorismo o amenazas? ¿Cómo es posible que se haya roto el consenso social que asumía el combate contra el machismo como algo esencial en la lucha contra la violencia machista? ¿Por qué los portavoces de ETA eran execrables pero sin embargo quienes son portavoces del machismo asesino tienen que ser respetados?

Cuando hablamos de terrorismo generalmente hablamos de una violencia que se ejerce desde “otros” sobre un “nosotros”. El terrorismo se experimenta como una violencia ajena a nuestra comunidad que amenaza nuestro sistema de convivencia, nuestra democracia. Además, el terrorismo impacta sobre toda la sociedad y no solo sobre las personas que han sido víctimas directas. Los atentados suelen ser indiscriminados por lo que todos nos podemos ver identificados como posibles víctimas. Sabernos posibles víctimas, reconocernos vulnerables ante una amenaza es lo que genera el terror.

Sabiendo el impacto que tiene la violencia de género, ¿por qué no sentimos el terrorismo machista como una amenaza real a nuestra democracia? ¿Por qué no tememos al machismo? Por un lado, frente al terrorismo machista no todas las personas se sienten amenazadas porque no toda la población es objetivo de esta violencia. La violencia estructural que es la violencia de género afecta solo a las mujeres. Además, las mujeres tendemos a creer que la violencia es algo que pasa a ‘otras’ mujeres pero no a mí. Por otro lado, mientras que en otros tipos de terrorismo son unos valores diferentes a los propios los que nos amenazan, las ideas que alimentan el terrorismo machista no son ajenas a nuestra sociedad. La ideología machista es una ideología violenta pero no es extraña: las ideas y valores machistas son los que han sostenido los pilares de nuestra sociedad desde hace siglos. Luchar contra esta ideología machista conlleva repensar desde lo más profundo lo que somos y cómo nos hemos construido como sociedad.

Quizá por esto existan resistencias a dibujar la violencia contra las mujeres como estructural y sistemática y a señalar el machismo como el origen de esta violencia. El machismo lo impregna todo. La cultura que tenemos que combatir y cambiar es la nuestra. Quienes tenemos que cambiar como sociedad somos nosotros. En el terrorismo machista no existen “los otros” porque los violentos son los nuestros: nuestras parejas, nuestros padres, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo.

El feminismo produce urticaria a la ultraderecha porque ellos aspiran a una sociedad asentada en valores tradicionales que mantenga el sistema de sumisión-dominación de las mujeres frente a los hombres. Un sistema que mantiene y reproduce la desigualdad de las mujeres. En relación a la violencia machista, su estrategia es negarla y cuando se ven acorralados por la evidencia de una asesinato o una violación intentan construir a los agresores como “otros”, “ajenos a nosotros” para evitar el análisis sobre el origen de la violencia. Para la ultraderecha los agresores son siempre extranjeros, árabes, adolescentes extranjeros no acompañados, locos, alcohólicos o degenerados pero nunca machistas.

Si realmente queremos construir un país en el que las mujeres no sean asesinadas ni violentadas necesitamos ir al origen de esa violencia: la desigualdad y el machismo. Sin embargo, ahora no solo basta con combatir el machismo en la sociedad sino que tenemos que responder a un discurso público que promueve la desigualdad. Existen partidos políticos que son portavoces del machismo asesino, son portavoces de una ideología que mata. Son portavoces de ideas y valores que ponen en peligro la seguridad y la libertad de las mujeres. Tienen como estrategia esconder el origen de la violencia contra las mujeres mientras difunden datos falsos, mitos y estereotipos que dificultan que las mujeres víctimas puedan salir del contexto violento en el que están. Trabajan para eliminar los servicios que atienden a las víctimas y a sus hijos e hijas. Atacan a las defensoras de derechos humanos que combaten el machismo. Humillan a las víctimas.

La violencia machista, los asesinatos y las agresiones, no son resultado de una suerte de casualidades que no podemos evitar. La violencia contra las mujeres se puede prevenir y el machismo se debe combatir. Tenemos que saber que la violencia machista tiene una ideología que la respalda, igual que el terrorismo. Tiene estrategias, mensajes, ejecutores y grupos de apoyo detrás, igual que el terrorismo. Y también, el machismo asesino tiene representantes públicos que hacen de portavoces y validan un discurso violento. En la actualidad, el terrorismo que mata es el machista. Y si quienes promueven y difunden ideologías que violentan, amenazan y matan son terroristas, en España la ultraderecha son los terroristas.

1 Comment
  1. María Daza says

    Muy buen artículo, Cristina!
    A mayor abundamiento: Paralelismos entre terrorismo y violencia machista https://revistas.uam.es/revIUEM/article/view/413
    Saludos cordiales

Leave A Reply

Your email address will not be published.