Alguien se ‘fuma’ las clases

16

Sucede tres o cuatro veces por semana, desde hace casi dos años. Un doble pitido suena en mi móvil y descubro un mensaje inquietante:

Biiip-Biiip. "El día 02/03/2008 00:00:00, JAIME PELÁEZ ALCALDE faltó a
clase de Lengua Extranjera I"

(He cambiado deliberadamente el nombre y apellidos originales)

Al principio creí que se trataba de una broma, o del reclamo de algún tipo de estafa, pero los mensajes siguieron llegando:

Biiip-Biiip. "El día 21/09/2008 00:00:00, JAIME PELÁEZ ALCALDE faltó a
clase de Educación Física"

Para tranquilizar mi conciencia de testigo mudo de semejante fechoría, llegué a la conclusión de que Jaime sólo se saltaba las asignaturas maría. Pero me equivocaba:

Biiip-Biiip. "El día 05/01/2009 00:00:00, JAIME PELÁEZ ALCALDE faltó a
clase de Historia del Mundo Contemporáneo"

Muchas veces me planteé avisar al titular del número de teléfono, e incluso llegué a buscar en Internet otros mensajes parecidos que me condujeran al responsable, y así deshacer el equívoco. Pero después me imaginaba a un Jaime acorralado en cualquier encerrona e improvisando un número de teléfono ante la mirada inquisidora de un profesor -un número que luego resulto ser el mío-, y me daba cierta pena. "No seas chivato", me decía. "Deja que el chaval se fume alguna clase".

Lo increíble no es que durante casi dos años Jaime se haya saltado buena parte de sus horas lectivas, sino que en todo este tiempo nadie se haya dado cuenta de lo que pasa, que a nadie le haya importado mucho lo que hace o dejaba de hacer este chico, salvo a un sujeto anónimo que recibe -por error- el detalle puntual de sus novillos.

Supongo que cuando el colegio ofreció el servicio de aviso de faltas de asistencia por SMS, profesores y padres de alumnos se regocijaron ante las enormes posibilidades de una tecnología así. Pero en lugar de usarla para mejorar la educación de su hijo, la han utilizado para aliviar un poco su responsabilidad: "No hace falta que me preocupe de que mi hijo vaya a clase, porque ya me avisará el móvil si no es así", dirán.

La conducta de los padres de Jaime es muy parecida a la que mantiene la sociedad con muchos avances tecnológicos: primero los acogemos sin apenas pensarlo, después nos acostumbramos a ellos y al final nos lavamos las manos ante lo que resulta del experimento.  Ciudadanos, empresas e instituciones abrazamos con rapidez lo que la ciencia y el mercado ponen ante nosotros, para después aplicarlo de un modo que desvirtía su intención original, sin que apenas nos demos cuenta.

Este blog pretende abrir un debate sobre las tecnologías que cambian nuestras vidas, para bien y para mal, desde el espíritu crítico, con sentido del humor y la mejor intención. Y con perdón de Jaime.

Biiip-Biiip. "Durante el siglo XXI, LA SOCIEDAD faltó a
clase de Responsabilidad I"
16 Comments
  1. Pablo says

    Muy grande, Pedro, como siempre. Enhorabuena por la aventura!

  2. Perplejo says

    Buena historia. Se merece una película, o por lo menos un corto.

  3. Ondakín says

    Muy bueno!!! Muchísima suerte con el proyecto, pinta fenomenal!

  4. Ron-Sherdo says

    suerte, pedro!

  5. Fernando says

    Enorme historia.

  6. aberron says

    Hola, soy el padre de Peláez. En breve le llegará una citación judicial. Buenos días 😛

    Buena histora, Pedro! 🙂

  7. Javier (i) says

    Qué bueno, Pedro de Alzaga. Le seguiré en este blog.

    No le pida perdón a Jaime y sea chivato. Es posible que algún alumno responsable tenga que coger tres autobuses para ir a otro colegio (cuando éste le queda al lado de casa) y no se salte ninguna clase.

    Qué difícil es la responsabilidad.

    También puede ser saludable que Jaime se salte alguna clase ¿no?

  8. José Luis Perdomo says

    Gran estreno, Pedro. ¡Estaremos atentos a la sección, que promete!

  9. Amse says

    Bonita historia con mejor moraleja.

    Espero leer más cosas así en Cuartopoder.es!

    Moita merda! 😀

  10. PAO says

    Felicitaciones Pedro!,muy buena columna y que vengan más!

  11. Posidonio says

    OK, Pedro. Soy amigo de Jaime y me las fumo con él. No tuve tanta suerte y me cazaron por culpa de un chivato. No todos –casi ninguno– son como tú. Gracias.

  12. la profe de Jaime says

    O sea, que aprovechando las grandes posibilidades de la tecnología, me dió un teléfono falso el muy pillo. Se va a enterar.

  13. la profe de Jaime says

    Y tú también, Posidonio

  14. Cansada de sms says

    A mi me pasa exactamente lo mismo y pensé lo mismo que tu, pero ya me resulta molesto recibir tantos mensajes (mi supuesta hija creo q falta a clase bastante mas q el tuyo.. el otro día me llegó uno diciendo que en esta evaluación ha obtenido 8 suspensos y 1 aprobado).

    Estaba buscando información sobre como evitar que me lleguen mas mensajes de este tipo y me ha salido tu blog. ¿Alguien sabe como se puede avisar?

    Gracias 🙂

  15. Pedro de Alzaga says

    Hola cansada. No tengo ni idea de cómo avisar, pero puedo decirte que desde que publiqué este artículo no he recibido ni un solo mensaje más. ¿Habrán pillado a ‘Jaime Peláez’? :-

    De todos modos, si averiguas algo más sobre este asunto, te agradecería que nos lo contaras.

    Un saludo y gracias por tu mensaje,
    Pedro

Leave A Reply

Your email address will not be published.