El precio de un rescate

10
Concentración para pedir la libertad de los secuestrados / Barcelona Acció Solidària

No importa que ya estén en casa. Sanos y salvos. Da igual que se haya solucionado de forma satisfactoria el secuestro más largo que Al Qaeda ha llevado a cabo en el Sáhara, y en el que desafortunadamente se vieron involucrados ciudadanos españoles. La imagen de los dos cooperantes, Albert Vilalta y Roque Pascual en el aeropuerto de Barcelona, junto a sus familias y agradeciendo al Gobierno de España las intensas gestiones para devolverlos con ellas, provoca aperturas de úlceras en muchos que sólo ven en cada hecho un punto de apoyo para su palanca de acoso y derribo al ejecutivo socialista. La  gran noticia no importa, sólo el objetivo final.

Publicidad

Al comienzo de este secuestro tuvimos que soportar tremendas declaraciones de escritores convertidos en histriones, llegando a decir, poco menos, que estos pijos - refiriéndose a los secuestrados, sí - se lo tenían merecido. El que no quiera tiros, lo que debe hacer es no ir a la guerra. Fueron calificados como "pijos, caraduras, gilipollas y gorrones", que sólo buscaban redimir sus conciencias en un viaje con ropa de marca. Que lo hiciesen para ayudar a los que menos tienen, en una tierra castigada y olvidada por esos mismos que tanto les criticaban, era secundario. Todo ello mientras Roque, Albert y Alicia Gámez estaban en manos de una facción de la banda de asesinos terroristas que conmociona al mundo desde hace años. Palabras sucias, que fueron toda la declaración de apoyo de esos mismos que se rompen la camisa, no precisamente como Camarón, cada vez que hablan por España y los españoles. Menos por estos, se entiende. Hoy, dejando atrás tanta mediocridad tántrica y los duros momentos, Barcelona Acció Solidària ya piensa en una nueva caravana para llevar ayuda a la zona, y hay que felicitarse por ello.

Publicidad

El retorno de los cooperantes secuestrados es la mejor noticia, la única que queríamos escuchar. Para los que siguen con la palanca preparada, sólo interesa el rescate y sus circunstancias. No como noticia, que lo es y los Periodistas así lo tratan, sino como excusa. Tampoco importa que, en momentos puntuales de esta larga espera, la situación estuviese más cerca de la tragedia que del feliz desenlace al que hemos asistido. Tras los primeros segundos de euforia, ha llegado el momento de utilizar la munición contra aquellos que se han dejado la piel para traerlos a casa. El punto de apoyo para la palanca esta dispuesto. Vayan trayendo piedras.

Albert y Roque están vivos y a salvo. Han vuelto a abrazar a sus seres queridos, y les quedan largos años por delante para disfrutar junto a ellos y recordar estos meses como una amarga pesadilla que les tocó vivir por el único delito de querer ayudar. Albert y Roque están en casa. La solución por la que ha optado el gobierno español, diferente a las vías francesa o filipina, ambas con final catastrófico, ha permitido este hecho. Lo demás, para mí, carece de importancia. Tiempo tendremos para perseguir y capturar a los culpables. Seguro que alguien ya está en ello, y eso sí  importa. Lo único que sale fortalecido tras el secuestro es la constancia en la lucha contra estos delincuentes. Nada más. Los terroristas pagarán el precio de este rescate.

10 Comments
  1. ya says

    Estoy contento porque esto haya terminado bien para los cooperantes, pero en lo demás no podemos estarlo mucho.
    a) las caravanas solidarias parece que no son muy efectivas actualmente y entrañan un peligro enorme (ya se ha visto).
    b)Pagar a terroristas es muy malo a la larga, siempre tiene consecuencias.

    Se ha solucionado satisfactoriamente? si porque viven.
    Veremos los siguientes y los siguientes y los siguientes.

  2. CG says

    Coincido con parte del artículo y con el resto discrepo absolutamente. El que nos alegremos de su liberación no quiere decir que no podamos juzgar su comportamiento o en general todo lo ocurrido. En lo primero, lo siento mucho pero meterse en el desierto en la ruta que hacía el París-Dakar y olvidar que estas en un territorio extremadamente peligroso es de tontos y además ir anunciando tu ruta, las paradas las etapas,etc, vamos, que pensaban, que en AFrica no saben leer que no ha llegado la rueda o qué. En segundo lugar, llevamos años leyendo, oyendo y repitiendo que no hay que pagar el chantaje de ETA, porque con su dinero estaremos financiando atentados contra inocentes y ahora vamos y, supuestamente, el Gobierno afloja X millones para liberar a estos dos. ¿Qué creeís que van hacer con ese dinero?Gastarlo en gominolas??? Lo siento, pero en esto estoy con los muy críticos. Ya somos mayorcitos para saber dónde nos metemos y también debemos serlo para pagar por las consecuencias de nuestras acciones. Un saludo

  3. Lobo says

    Creo que el punto de vista del artículo tiene un transfondo profundamente racista. La vida de los blancos europeos es lo que realmente importa. Y que estén en casa los bienintencionados cooperantes es la única noticia.

    Ahora bien, qué hará una organización terrorista como Al Qaeda en el Magreb Islámico con los varios millones de euros del rescate ya no debe ser asunto nuestro. Los mauritanos, argelinos y sahelianos que mueran con las armas, municiones y explosivos financiadas por el rescate son despreciables.

    Y ahora todos a celebrarlo.

  4. Somero says

    Hombre, decir lo del trasfondo racista me parece un poco rebuscado. Estoy de acuerdo en todo, y también en que estas caravanas tomen mayores precauciones a la vista de los peligros. Las personas que son destinatarias de la ayuda no se merecen que los terroristas logren que los abandonemos.

  5. Ruruan says

    ¿Alguien ha visto el dinero del rescate?, ¿como nos atrevemos a asegurar algo que nadie puede demostrar que haya ocurrido?

  6. aguila says

    Desafortunadamente esto es una guerra, en la cual los islamistas radicales van a continuar secuestrando y asesinando porque para ellos somos infieles. Ellos no van a parar hasta establecer un califato como han senalado estos terroristas, empezando por Andalucia y terminando con el resto del mundo. Asi, no hay opcion o los confrontamos o nos sometemos. Esto no es cuestion de derechas o iz quierdas, en cierta medida es una lucha de civilizaciones.

  7. JL says

    Uno de los «calificadores» ha sido Salvador Sostres desdel «El Mundo». Este señor no ha tenido complejos en usar esos calificativos a quien ha hecho algo por los demás, aunque sea de manera opinable. Sólo puedo entender la actitud de este señor desde el punto de vista de un polemista profesional, que ni siquiera es periodista, y que desde que se hizo conocer en TeleCinco, sólo ha dicho una barbaridad tras otra. Es lo que pasa cuando no se puede aportar nada. Ya se sabe, que hablen de uno, aunque sea mal…

  8. Duxcrucis says

    Si no jodieramos a los paises pobres no haria falta montarles ONG’s.

  9. Elizabeth says

    Si en Facebook ya se apuran a bucsar copias a Google+ es que esta faltima va por buen camino. Si quieres probar todas las funcionalidades de Google+ solo tienes que pedirlo: aqued.

Leave A Reply

Your email address will not be published.