Oleada de ataques DDos tras la detención de Julian Assange (Wikileaks)

6
"Vosotros sois las tropas". Cartel supuestamente firmado por el grupo Anonymous, en el que se llama a vengar a Julian Assange, y se señala a Paypal como objetivo de los ataques.

Tras la detención  de Julian Assange, fundador de Wikileaks, se ha desatado una oleada de ataques a webs que tienen algo que ver en el desgradiado peregrinaje del hombre que ha destapado la mayor filtración de documentos secretos de la historia. Sí. Esos que pueblan las portadas de los periódicos más importantes del mundo desde hace unos días.

Detenido en Londres Assange - después de acudir voluntariamente a una comisaría -  por varios delitos de los que se le acusa en Suecia (coacción, acoso sexual y violación), en virtud de los cuales Interpol cursó una orden de detención europea, las reacciones, en forma de ataques contra las páginas web de todos aquellos que puedan haber tenido algo que ver en la defenestración mundial que sufren tanto Wikileaks como su fundador, no se han hecho esperar. La autoría parece ser, al igual que en los ataques a las webs de la SGAE y el Ministerio de Cultura el pasado mes de octubre, del grupo de activistas Anonymous, unidos alrededor del foro 4chan y lo que han denominado Operation Payback. El senador estadounidense Joe Lieberman, Paypal, la fiscalía sueca, Mastercard, el banco suizo PostFinance, Sarah Palin y la web del abogado de las dos chicas  que denunciaron a Assange, son por ahora los mayores damnificados de sus embestidas DDos. Hoy mismo, el vicepresidente de Paypal, Osama Bedier, defendía la decisión de su empresa al cancelar la cuenta en la Wikileaks recibía donaciones, ya que la Secretaría de Estado norteamericana les dijo que era algo ilegal, no sin antes preguntarse, ante un auditorio de Leweb perplejo, “¿Quién es Wikileaks?”. Le abuchearon, claro, y desde Estado han negado que se pusiesen en contacto con Paypal. La defensa de las filtraciones ha comenzado, y sus más fervientes partidarios han pasado al ataque en cuestión de días, tomando como campo de batalla Internet y como objetivos a los que consideran cómplices de la persecución al nuevo líder de la libertad de prensa mundial. Twitter puede ser el siguiente, ya que muchos acusan a la red social de haber eliminado de sus trending topics (palabras más usadas) a Wikileaks. Ciertamente, es extraño que uno de los temas de conversación a nivel mundial siga sin aparecer en esta particular lista semántica de éxitos. Casi tanto como que democracias consolidadas se pongan a competir con China, o países similares, a la hora de medir quién censura más en la Red. Es muy probable que Estados Unidos pida la extradición de Assange por un delito de espionaje, algo que aquel país, faro de la libertad, puede terminar en pena de muerte.

[youtube width="620" height="344"]http://www.youtube.com/watch?v=kZNDV4hGUGw[/youtube]

Pese a las sombras que arroja todo lo que le está pasando a Julian Assange, tras haber provocado un terremoto político y diplomático con la filtración de miles de cables enviados desde las diferentes embajadas de Estados Unidos en todo el mundo a la Secretaría de Estado, la escalada de ataques parece llevarnos hacia una complicada situación, sobre todo de cara a una opinión pública que no entiende lo que es un DDos, y sólo se quedará con la palabra ataque. Las fórmulas para articular una protesta no deberían pasar por tumbar páginas web de empresas o instituciones, por muy en desacuerdo que se esté con la actitud tomada por los atacados. Seguramente, antes de realizar este tipo de acciones, uno debería preguntarle al interesado si quiere ser defendido de esta manera. Hay otras formas, y para muestra la iniciativa de Las Ideas, enlazando a la web de Wikileaks desde sus blogs. Abrazar cualquier buena causa, de las muchas que hay alrededor del mundo, no puede convertirse en la excusa para dar leña con acciones que deslegitiman la iniciativa inicial, convirtiéndose en munición para aquellos que hubiesen preferido que la información conseguida por Wikileaks siguiese durmiendo el sueño de los justos en algún cajón. Ponerse a la altura de los que presionan para silenciar a Assange sólo rebaja el nivel de todo lo que suene a Wikileaks, y no vale entonar, a modo de justificación, el ellos empezaron primero. La autoridad moral se demuestra con los hechos, y se pierde por el mismo camino...

6 Comments
  1. Odie says

    Wonderful story, reckoned we could nmiboce a few unrelated data, nevertheless really worth taking a look, whoa did one learn about Mid East has got more problerms as well

Leave A Reply

Your email address will not be published.