Las relaciones sociales en la Red derriban fronteras

2
Mapa de las conexiones entre usuarios de Tuenti (Península y Baleares) / Barcelona Media - Tuenti
Mapa de las conexiones entre usarios españoles de Tuenti / Barcelona Media - Tuenti

La ardilla que saltaba de árbol en árbol para cruzar la península desde Barcelona hasta Cádiz no podría repetir su proeza en el país que construimos, más poblado de bosques de hormigón que salteado del verde que lo pintó en su día. La conexión entre las costas a lo largo y ancho de la piel de toro es ahora de otro tipo, y no sólo hay que agradecérselo a la obra pública. El AVE, las autopistas o los aviones han contribuido de forma ostensible a la creación un tejido industrial que, pese a la situación actual, nos permite competir en un mundo dominado por las transacciones económicas. Pero el verdadero vínculo entre los diferentes territorios de este país se está produciendo gracias a una red invisible de conexiones telemáticas, las redes sociales, que hacen cada día menor la diferencia y unen a las personas, el verdadero motor de cualquier nación.

Publicidad

Barcelona Media, gracias a los datos facilitados por Tuenti, ha construido lo que denominan "el mapa de la amistad en España", buscando la respuesta a dos preguntas: "¿Cómo nos conectamos en los espacios sociales? y ¿Cuál es la densidad de la amistad si usamos nuestras conexiones para dibujar un mapa de las relaciones en España?". Los expertos de ambas empresas nos muestran de forma gráfica la realidad de las relaciones personales en (y entre) los diferentes territorios de nuestro país. David Currie, Gerente de Ingeniería de Tuenti - propiedad de Telefónica - destaca que su "principal preocupación era cómo mantener la privacidad de los usuarios (...) Como empresa responsable, somos extremadamente cuidadosos con los datos de nuestros usuarios, casi hasta el punto de la paranoia". El resultado es una tela de araña tejida sobre España con los vínculos entre los usuarios de la red social. Algo parecido puede visualizarse con los datos de Facebook, que muestran el mismo patrón a nivel mundial.

Publicidad

Conexiones entre la península, Canarias, Ceuta y Melilla. / Barcelona Media - Tuenti

Más allá de las líneas que dibujan sobre el papel la organización territorial que nos identifica, existe la España real. Esas marcas, trazadas por unos u otros según la época y el modelo de gobierno de turno que tocase en nuestro país, sirven para alimentar al monstruo político, avivando la llama del hecho diferencial o del país homogéneo, según el cristal con que se mire. Son las que inician guerras en muchos lugares del mundo o sirven como frontera minada que trata de evitarlas. Se trata de los muros que avergonzaron al mundo y los que siguen haciéndolo. La realidad que viene determinada por la conexión entre las personas que habitan un lugar, nos muestra lo que muchos ya sabíamos: que por debajo de los debates y la exaltación de las diferencias este es un país enlazado por todos sus costados. Que las costuras que sostienen nuestro modelo son bastante más fuertes de lo que muchos piensan, y no dependen de ninguna acción política. Es la gente, y sólo la gente. Desde el Goierri hasta Fuerteventura o de Vigo a Ibiza, todos tenemos un vínculo común que no depende de la creencia mística en un origen o destino compartido. No es necesario gritarlo ni abrazarse a ninguna bandera. Con las líneas de código desarrolladas por los ingenieros llegamos a la demostración más clara de lo que somos. Mientras los más tozudos siguen retorciendo la cartografía para diseñar su mundo perfecto, el pueblo se encarga de dibujar otro en el que no existen fronteras.

Leave A Reply

Your email address will not be published.