Palabra de periodistas

2
Fernando García (izqda.), director del Congreso de Periodismo Digital, y Pedro de Alzaga, subdirector de cuartopoder.es, tras la presentación del libro de este último, el pasado día 21, en el Ayuntamiento de Huesca. / Álvaro Calvo

Escribir sobre el libro de un amigo, compañero y socio es algo complicado. Uno puede pasarse de adulador, quedando la cosa bastante falsa, o por el contrario sobrarse en la crítica para que nadie te tache de favoritismo. En este caso, y si ustedes seguían el blog de Pedro de Alzaga que ha servido de base para editar la publicación, entenderán que los halagos están más que justificados.

Ha recopilado Alzaga en su libro las entrevistas más importantes que realizó a los que él consideraba protagonistas del cambio que estaban viviendo los medios de comunicación. Es la historia de lo que fue un proyecto que se inició en la web del diario ABC como blog, y se ha presentado hace bien poco en el papel de toda la vida. Como explica el propio autor, “este libro nace a raíz de una crisis. Contretamente, de la crisis de las empresas informativas, que en 2007 empezó a dar sus primeros zarpazos y a enviar a las colas del paro a decenas de miles de periodistas en todo el mundo”. Fue su caso, y junto a él dejo en la calle a cincuenta profesionales que desarrollaban su labor en la edición digital del diario ADN. También fue el detonante para el inicio de un proyecto que durante casi un año le llevó a buscar fuera de nuestras fronteras, en el afán de articular un discurso menos catastrofista sobre la profesión periodística –a pesar de los tiempos que corrían–, buscando las luces al final de los diversos túneles en los que poco a poco se había visto inmerso el gremio. Todo se materializó en La palabra escrita, un homenaje reivindicativo “en honor al instrumento del que habíamos vivido todos los profesionales de la prensa y en desafío a un mundo audiovisual que cada vez se hacía más presente”, escribe Alzaga.

Publicidad

Retrato de Pablo Eisenberg (Universidad de Georgetown) incluido en el libro / Gianni Peg

En el libro encontramos las opiniones sobre el futuro del periodismo que el autor sacó a profesionales de la talla de Jeff Jarvis, Paul Bradshaw, James Boyle, Ron Steinman, Robert Rosenthal, Paul Steiger, David Simon (creador de la serie de televisión The Wire) o Nick Bilton y Michael Young, entre otros muchos. Todos ellos abanderan proyectos nuevos, tratan de reconvertir cabeceras históricas en medios de su tiempo e investigan desde el ámbito universitario o por su cuenta como será todo dentro de unos años, analizando lo que se hace en el presente... o el pasado. Los errores cometidos ocupan también buena parte de las entrevistas, sobre todo porque, no se puede obviar, han sido muchos desde que lo digital comenzase a colarse en las redacciones de los periódicos en todo el mundo. “Algunos colocaron en la web a un par de redactores y los pusieron en una esquina”, afirma Steve Outing, de Editor&Publisher, en su entrevista. “Otros crearon una nueva compañía que usaba el contenido del periódico pero estaba en un edificio aparte”, sigue. Para él, el futuro está en un “reducido grupo de personas en el que confíe, y que haga una selección de los artículos que me interesan”. Página tras página encontramos opiniones rompedoras, como la de Pablo Eisenberg, de la Universidad de Georgetown, para quien los periódicos “deberían convertirse en entidades sin ánimo de lucro”. Este intelectual, uno de los más respetados del mundo en materia de transparencia de las instituciones públicas, se lamenta de como los países “hemos enterrado una cantidad enorme de dinero en bancos ruinosos”. En su opinión, “gran parte de ese dinero debería haber ido a los periódicos, antes que a General Motors o Goldman Sachs”. “Supongo que nuestras prioridades son erróneas”, concluye. Por su parte, Bilton y Young, encargados de sumar al carro de la innovación a un histórico como el New York Times, lo tienen muy claro: “El desafío es averiguar qué quieren los lectores” y ofrecérselo a través de cualquier aparato tecnológico que permita leer un texto. En su relato se remontan a su primera iniciativa para hacer más interactivo el diario: enviar a los lectores por SMS los resultados de las elecciones que publicarían en primera página. Lo que en su día fue un hito, hoy forma parte de lo cotidiano.

Primero vinieron a por los de periódico de la competencia, y como yo no trabajaba allí, no hice nada. Ahora vienen por mí, y ya es demasiado tarde. Pocas profesiones como el periodismo sufren de tanta endogamia y a la vez una profunda resistencia a la organización para la defensa común de sus intereses. La coyunturá económica está demostrando como un colectivo que sufre el despido de miles de sus profesionales sólo en nuestro país, muestra una incapacidad notable para hacer frente a lo que en muchas ocasiones son meros reajustes de plantilla para seguir engordando la cuenta de resultados. En este libro están las bases para construir un periodismo que, además de dar respuesta a las necesidades de una sociedad ávida de información, defienda con verdadera convicción las esencias de este trabajo y la dignidad de los que lo ejercen. Lo hace a través de los testimonios, y es en estos donde se encuentra la tan necesaria autocrítica para poder avanzar. La autocrítica que tan pocas veces es posible escuchar en la lengua de Cervantes. Seguramente por eso Alzaga puso un gran angular, buscando la fofografía de un periodismo menos complaciente consigo mismo.

La palabra escrita debería ser un libro de obligada lectura para todo aquel que aspire a contar noticias. Editado por el Congreso de Periodismo Digital de Huesca y la Asociación de Periodistas de Aragón, fue presentado hace breves fechas en la ciudad que acoge el cónclave más importante sobre la materia que se celebra en nuestro país. cuartopoder.es será protagonista destacado en el Congreso, que celebra su decimo segunda edición los próximos días 10 y 11 de Marzo. A la presentación del libro de Pedro de Alzaga, subdirector de cuartopoder, se unen la concesión del premio "José Manuel Porquet" a Mónica G. Prieto, corresponsal de este medio en Oriente Próximo, y la participación de Félix Bornstein, editor de cuartopoder.es, en la mesa redonda "Emprendimientos periodísticos en Internet". Otros rostros conocidos del periodismo español que se darán cita en Huesca son Javier Moreno (director de El País), Ignacio Escolar (Público), Gumersindo Lafuente (El País), Rosalía Lloret (Unidad Editorial) o Fernando González Urbaneja (APM). También políticos como Bibiana Aído, Eva Almunia, Cristina Cifuentes, Jordi Sevilla y Santiago Cervera estarán en el evento para explicar el uso que hacen de Twitter en su trabajo cotidiano. Un año más, y van doce, Huesca será el centro de atención para los plumillas. Palabras y reflexiones de periodistas en busca de soluciones para una profesión en riesgo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.