Facebook burla el derecho a la propia imagen

Prueba del sistema de reconocimiento facial para buscar rostros coincidentes que aparece en el blog oficial de Facebook.

La Constitución española considera el de la propia imagen como un derecho fundamental. Pero en Facebook no deben saberlo. La red social ha activado sin previo aviso un sistema de reconocimiento facial que identifica a las personas que aparecen en cada fotografía. Cuando un usuario sube a sus servidores una nueva, el sistema la escanea buscando coincidencias con su enorme base de datos fotográfica. Si las encuentra, da el nombre de los que aparecen en ella y le ofrece la posibilidad de etiquetarlos. Ya dijo su presidente, el joven Marck Zuckerberg, el año pasado que la privacidad había muerto.

Facebook, que compró la empresa Divvyshot y con ella su tecnología de reconocimiento facial en abril de 2010,  lanzó tres meses después en EEUU un mecanismo con el que analiza las caras de cada nueva imagen subida a la red y, si halla algunas coincidentes con las que ya tiene identificadas de anteriores fotografías, sugiere el nombre al usuario. Aunque éste tiene la libertad de etiquetar o no al amigo, el que aparece en ella no puede hacer nada por evitarlo; sólo una vez publicada recibe un aviso y puede volver a desetiquetarse.

Publicidad

Ahora, ese mismo servicio ya se ha desplegado en Europa sin una comunicación a los usuarios. Además, está habilitado por defecto, configuración que puede cambiarse no sin dificultad. Como explica el experto en seguridad informática, Graham Cluley, "La mayoría de los usuarios de Facebook todavía no saben cómo configurar sus opciones de privacidad con seguridad, encontrando todo el sistema confuso.  Es aún más difícil mantener el control cuando Facebook cambia la configuración sin su conocimiento".

El cambio sin previo aviso a los interesados puede ser aceptable en EEUU, donde la privacidad ha sucumbido a los intereses del mercado. Pero en España, y en general Europa, hay leyes que protegen aún este derecho. De hecho, la Agencia Española de Protección de Datos ha abierto ya varias investigaciones a Facebook por su particular manera de entender la privacidad.

Varios datos y una realidad ayudan a mostrar la dimensión del problema. Facebook está a punto de alcanzar los 700 millones de usuarios en todo el mundo. Además, a finales de 2010 había en la red social 60.000 millones de imágenes que, para este verano, pueden llegar a los 100.000 millones. Cada usuario puede tener, entre toda su red de amigos, acceso a 90.000 imágenes. El problema básico aquí, como ha repetido varias veces el director general de la AEPD, Artemi Rallo (que deja su cargo estos días),  es que los amigos en Facebook no son el mismo tipo de amigos que en la calle. La red social pone en el mismo plano amistades y relaciones que pertenecen a esferas diferentes.

Para evitar ser identificado por Facebook y etiquetado en las imágenes subidas por otros hay que seguir las indicaciones que da Cluley en su blog.