ION ANTOLÍN LLORENTE | Publicado: - Actualizado: 7/1/2017 18:31

Alberto Contador / www.albertocontador.com

Tiene que ser muy complicado ser francés y aficionado a determinados deportes. Tener en propiedad y sacar pecho de tu Roland Garros y el Tour de Francia, orgullo nacional y producto de marca reconocida a nivel mundial, estimula muy dentro esa actitud  patriótica que siempre han practicado nuestros vecinos del norte desde que sacaron la guillotina a la plaza para cambiar de régimen político. Cómo iban a esperar que los pobrecitos del sur – África comenzaba en los Pirineos – comenzasen a ganar sus torneos estrella sin pausa y con abrumadora superioridad, sin que nadie les hiciese sombra.

La cosa viene de hace unos años, y tiene un detonante. La humillación nacional a manos del enemigo siempre considerado inferior y atrasado. Se corría el Tour del año 1992, y Miguel Indurain comenzó su etapa contrarreloj seis minutos más tarde que la estrella francesa, el eterno guerrero irreverente Laurent Fignon. Seis minutos, la pausa para fumar un cigarro en el trabajo. Un mundo entre dos grandes del ciclismo. La crono perfecta. La mejor de todos los tiempos. Indurain terminaría doblando a Fignon y ganando la ronda gala, pero algo se partió en los corazones de los franceses. Besaba el barro su última gran estrella en decadencia. Le arrastraba a los infiernos del final de su carrera un español, un “extraterrestre“, como le bautizaron, que pasaría a la historia de este deporte. No contentos con esa escena terrible de la flecha con los colores del Banesto levantando los dorsales a la rubia estrella francesa, tendrían que soportar los cinco años de dominio total y absoluto de Indurain. No había mayor ofensa para los vecinos que recorrer el aeropuerto Charles de Gaulle al grito de “¡Indurain, Indurain, Indurain!“, y negaré haberlo hecho, incluso bajo tortura. Les teníamos ganas.

[youtube width=”608″ height=”344″]http://www.youtube.com/watch?v=YmnW3ATCd_c[/youtube]

Moyá, Bruguera, Santana, Gimeno, Sánchez Vicario, Costa, Ferrero y Nadal. Nombre a cualquiera de ellos y sus evoluciones sobre la tierra batida de París, y el aficionado francés se estremecerá recordando un palmarés en el que no hay un compatriota suyo desde hace décadas. Si observamos el individual masculino de los últimos veinte años, las banderas españolas pueblan las finales sin que otro país pueda hacer sombra a los tenistas españoles. Supongo que por eso aplauden a Roger Federer en la pista central cuando se enfrenta a Rafa Nadal. Quizás la victoria de un suizo sea lo más parecido la gloria francesa. Menudo consuelo.

Ahora también tenemos un mundial de fútbol; y de baloncesto; y de balonmano… Y nos miramos a los ojos en los grandes deportes. Por eso abuchearon a Alberto Contador hace un par de días en la presentación del Tour; porque denigrando al mejor ciclista del momento, cuya honorabilidad deportiva ha sido puesta en duda por un más que dudoso caso de dopaje, expían el ridículo de su selección de balompié en Sudáfrica. Por ejemplo. O la ausencia de un ciclista gabacho que sea capaz de ganar la ronda gala . Rezan para que Jo-Wilfried Tsonga sea el tenista que les devuelva su torneo más importante, pero le falta temple y fibra de ganador. Se ponen cuidados paliativos al orgullo patrio, arrojando una sombra de duda sobre las victorias del gran campeón español. No es trigo limpio, comentarán, así gana cualquiera. Ya no se acuerdan de Richard Virenque, otro gran ídolo ciclista francés, sancionado por dopaje. Ni con esas ganó un Tour. El último compatriora suyo que lo hizo fue Bernard Hinault en… 1985. Ha llovido tanto desde entonces, que cuando vieron a Contador en la presentación de los equipos que correran su Tour de Francia, los aficionados, el orgullo nacional herido, no pudieron contener la bilis. Aquí está otra vez, y viene de ganar el Giro. Encima. Siempre tuvieron la esperanza de que en los despachos se impidiese a Contador arrasar en las curvas de Alpe d’Huez. Nunca abandonaron la idea de que fuese un luxemburgués el que ganase este Tour. Como en el tenis, en las últimas décadas sería lo más parecido a que lo ganase un francés. Siempre les quedará el consuelo de ver la cara de Michel Platini cada vez que tiene que entregar la copa de campeón a un equipo español de fútbol. Qué mal lo pasa el hombre.

Artículos Relacionados

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Pepe

    Menuda mierda de texto, sandez tras sandez. Españolismo en su estado puro. Lamentable.

  • ReiGandolf

    Que razón tienes @pepe

  • SrLobo

    Jajaja el “Pepe” este viene de meneame fijo, si no, me tatuo su nick en la nalga izquierda

  • Tonio

    Pepe, si no te gusta el “españolismo” que cambias nacionalidad… o eres otro indio?

  • Eneas

    Verdades como puños. En cuanto a Pepe no os preocupeis por el “Creo que es el hijo de Platini”

  • Chema

    Mi pais es mejor. Mis deportistas tienen mas testosterona. Mis indignados mas altos. Y mis drogas mas puras…
    ¿Que diferencia el nazionalismo y orgullo patrio español del chovinismo frances?. En vez de “orgullecernos” de victorias que no son nuestras (sino de las empresas y corporaciones que financian a los deportistas) deberiamos a empezar a preocuparnos de que haya mas expertos en economia, sindicalismo, y legislacion entre las clases obreras. De doctores del futbol y demas deportes ya estamos surtidos… Y es que desde roma lo tenian claro “al pueblo circo y vino..”

    Venga, salud, y a preocuparse por cosas importantes.. de verdad.

  • aaa

    Pues que le den mucho por el frances…………..

  • David

    Yo no estoy de acuerdo en lo que dices, en Francia adoraban a Indurain, lo tenían por un grande entre los grandes y se le tenía mucho respeto.

    Por que no tragan a Nadal? Simplemente pomque no les gusta su tenis. A nosotros nos gusta por que es él, y queremos que gane un español, pero técnicamente es mucho mejor Federer y en París están aburridos de ver el mismo partido final tras final en la que Nadal acaba ganando al otro finalista simplemente por que consigue devolver todas las bolas.

    Lo de contador, un poco de lo mismos, lo defendemos a muerte por que es muy nuestro, pero la verdad es que el ciclismo echa un tufillo a doping que ya cansa, y me temo que los franceses an personalizado ese tufillo en Contador.

  • David

    Mil perdones que algún error se me ha colado en el texto.

    El an, por han, no tiene perdón 🙁

  • celine

    C’est vrai ce que vous racontez, Ion: les françaises ont bien trouvé leur Merde Ainglante de Waterloo contre les espagnols!

  • FOLLOTO

    GABACHOS DE MIERDA!!!!!!!!!!!!

    PERDEDORES

  • Christian

    A Contador lo abuchearon por tramposo y cobarde, en el resto tienes razón. A diferencia de otros paises, acá la inmigración fue un arma de doble filo, si bien nos regaló la copa del 98, la calidad de los inmigrantes ha ido en picada y ahora tenemos futbolistas con todos los defectos tácticos de los Africanos pero sumado a la falta de pasión de los Europeos.

  • sid

    Pues que pena a tomar por culo contador nadal y su puta a madre ah si que se me olvidava i de paso españa!!

  • zopo

    la persona que ha escrito estos parrafos, aparte de no tener ni idea de ciclismo, es un maleducado al que no le deberian dejar publicar nada. es vergonzoso. por cierto el publico frances, siempre ha apoyado a indurain, por eso el tour del 96 paso por su pueblo.

  • zopo

    es un jodido FACHA!

  • Guillermo

    Pues yo que viví en Francia 4 años, tenía un vecino fan de Nadal, y le escuchaba animarlo durante los partidos y hablar bien de él siempre.

  • Marco

    Pues por lo que escribe, ni facha ni ignorante en ciclismo

  • PAXO

    No tienes que irte tan lejos para buscar esto, el Real Madrid y la prensa nacional a intentado hacer lo mismo que hace Francia con Contador o Nadal con el Barça. Cuando veas las barbas de tu vecino, etc etc

  • Jorge

    He vivido 5 años en Francia, y puedo enteder la forma de ser francesa. Patrioticos y orgullosos, arrogantes como pueblo. Mas envidia veo en los abucheos que problemas del pasado con Indurain.

  • Baskerbill

    Cada vez que leo un artículo ensalzando el trabajo duro y éxitos de los deportistas españoles, me viene a la cabeza la manida frase: “Ójala los palanganas de nuestros políticos fuesen la décima parte de competentes y comprometidos que estos jóvenes”.

  • ruelb39

    Les alabo el gusto a los frnceses.
    La prensa española empalagosamente nacionalista acaba por hartarte y asquearte. La obsesión por los números unos. Hasta en tiempos de gobiernos psocialistas en lugar de inculcar el regeneracionismo del 27 han inyectado el triunfalismo y el somos los mejores para superar complejos

  • nokerti

    ruelb39, eso que echas en cara a la prensa española es lo que añora hacer la francesa

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend