Los padres mayores transmiten más mutaciones genéticas a sus hijos

6
Imagen microscópica de un espermatozoide fecundando a un óvulo. / Wikimedia

A la naturaleza siempre le han gustado los jóvenes. En la mayoría de las especies, la madurez sexual llega a edades muy tempranas y la ley de la selva, los bosques o la sabana es muy cruel con los que van envejeciendo. Sin embargo, los humanos hemos invertido ambos procesos. Somo los que más cuidamos de nuestros mayores y, aunque biológicamente estamos preparados para la reproducción a partir de los 13 o 14 años, culturalmente no hemos dejado de retrasar la llegada al mundo de nuevos hijos. Pero la biología es obstinada y a medida que los padres envejecen, su descendencia recibe un mayor número de mutaciones genéticas, algunas potencialmente peligrosas.

Un amplio grupo de investigadores de la empresa deCODE Genetics, que ha popularizado los test genéticos personalizados, y varias universidades han realizado el mayor estudio hecho hasta ahora de las llamadas mutaciones de novo, cambios en el ADN que no estaban presentes en ninguno de los padres. Secuenciaron el genoma de 78 tríos islandeses (padre, madre e hijo). Los niños eran lo que se llama en genética probando o caso índice, es decir que presentaban mutaciones ausentes en su ascendencia. 44 de ellos tenían algún tipo de autismo y otros 21 esquizofrenia. Como mecanismo de filtro, también analizaron el genoma de otros 1.859 habitantes de la isla.

Los resultados de su trabajo, recién publicados en Nature, son tan reveladores como preocupantes. Se sabía que, de media, aparecen unas 60 nuevas mutaciones en cada nueva generación. También se sabía que la mayoría de ellas son transmitidas por el esperma del padre. Sin embargo, se desconocía la importancia del factor edad. Lo que no se sabía hasta ahora es que si la concepción tiene lugar cuando el padre tiene 20 años, éste transmitirá una media de 25 mutaciones a su hijo. Pero si ocurre a los 40 años, la cifra sube hasta las 63,2 mutaciones genéticas. Según el estudio, cada año que envejece el progenitor, aumentan los cambios en los nucleótidos que forman el ADN en un factor de dos. O dicho de otra manera, el número de mutaciones se dobla cada 16,5 años. Por el contrario, la aportación de la madre aquí es menor y constante: unas 15 mutaciones a lo largo de toda su vida fértil.

La existencia de mutaciones de novo no es malo en sí. De hecho, son el sustrato en el que se desarrolla la evolución. Sin la aparición de cambios en el ADN como mecanismo adaptativo aún seguiríamos en las cavernas. Pero esos cambios también pueden traer enfermedades, como tenían la mayoría de los niños del estudio. Recientes trabajos epidemiológicos han relacionado estas mutaciones con el autismo y la esquizofrenia y, ahora, aparece una nueva variable, la edad del padre. "Todo señala a la posibilidad de que, a medida que el hombre envejece, el número de mutaciones de novo en su esperma aumenta, y las posibilidades de que el niño pueda portar una mutación perjudicial que pueda devenir en autismo o esquizofrenia se incrementa proporcionalmente", escriben los autores.

Para los científicos, la importancia del factor edad les obligará a tenerlo en cuenta a la hora de hablar de la ratio de cambios genéticos en una población determinada. Aunque hay otros factores como el ambiental que inciden en la aparición de mutaciones, ya no se podrá olvidar analizar la edad de los padres.

Pero hay otras reflexiones que no atañen sólo a los científicos. Como recuerda el biólogo evolutivo Alexey Kondrashov, de la universidad de Michigan, en un artículo en Nature que comenta este estudio, sus resultados pueden tener serias implicaciones. A Kondrashov le parece una sabia decisión la idea de que los propios padres congelen su esperma cuando son jóvenes para recuperarlo si más adelante quieren tener más hijos. Más importante aún es su observación sobre la relajación que los humanos, por medio del dominio de la cultura sobre la naturaleza, han sometido a la selección natural.

Al interferir en las presiones selectivas, la calidad de los genes humanos se está deteriorando. En la naturaleza, los genes perjudiciales hacen que el sujeto tenga menos posibilidades de salir adelante y transmitirlos. En la sociedad, como demuestra este estudio islandés, las mutaciones perjudiciales tienen más opciones de transmitirse. Enseguida viene a la cabeza el fantasma de la eugenesia.

6 Comments
  1. padre de 56 años says

    he tenido una hija que ahora tiene 3años y medio… se la rifan para hacer publicidad por lo bella que es, aunque no entraremos en este mundo por mucho dinero que nos ofrezcan habla frances castellano y catalan , su madre es francesa y yo catalan , la realidad es lo que es y la necesidad de notoriedad de los periodistas y a veces los cientificos sin les lleva a hacer una montaña de un granito de arena….

  2. padre de 56 años says

    he tenido una hija que ahora tiene 3años y medio… se la rifan para hacer publicidad por lo bella que es, por su bien, no entraremos en este mundo por mucho dinero que nos ofrezcan, esta niña de 3 años medio ya habla frances castellano y catalan , su madre es francesa y yo catalan , la realidad es lo que es y la necesidad de notoriedad de los periodistas y a veces los cientificos sin escrupulos les lleva a hacer una montaña de un granito de arena…

  3. mubien says

    De lo que se habla es de mutaciones, a nivel interno, puedes tener la hija mas guapa del mundo, pero según este estudio es proclive a tener problemas genéticos por trasmutación, todo por tu edad.

  4. josemaria says

    Y, además, se habla de probabilidad. Si tienes otros 10 hijos más y ninguno tiene problema alguno vienes y nos lo cuentas de nuevo, hombre. En cualquier caso felicidades por tu chica.

  5. sancloud says

    ¿Pero no decían hace poco que a mayor edad del padre, más largos los telomeros y mayor esperanza de vida para sus hijos? A ver si se aclaran.

  6. Mateo says

    Muy intersante. El estudio sobre lo trata tendencia y hechos demostrados. Es evidente que aún tenemos mucho por conocer, pero algo parece claro, la biología evolutiva tiene unos parámetros adaptados a nuestra vida como recolectores-cazadores y nuestra vida social y cultural, ha cambiado de plano esos parámetros. La muerte es el mejor invento de la vida y por lo tanto la renovación se produce constantemente.

Leave A Reply

Your email address will not be published.