La ciencia y las tecnologías que nos esperan

4
Las gafas de Google prometen fusionar el mundo virtual con el físico. Llegarán en las primeras semanas del año. / Wikipedia

Si es verdad eso de que la ciencia es la única noticia (frase a la que habría que añadir y la tecnología), 2013 vendrá cargado de noticias. Aunque hacer predicciones es cosa de brujos, realizar previsiones es algo menos aventurado. Basta con analizar tendencias y a veces ni eso. Google tiene una herramienta que puede servir para dibujar algunos de los temas que darán que hablar en 2013. Google Trends recopila las búsquedas que realizan los cientos de millones de internautas que usan el buscador y las muestra en una línea temporal. Eso permite observar lo que está de moda y, al menos parcialmente, lo estará en los próximos meses. Otras de las grandes novedades del nuevo año tienen ya fecha, unas puestas por el hombre, otras por las leyes del Universo. Lo que sí es arbitrario y muy personal es la selección de las grandes cosas que pasarán desde mañana.

Lo que hace Google con Trends es una aplicación práctica de lo que se viene llamando Big Data (o grandes cantidades de datos). Y la explosión del Big Data es una de las tendencias que dominarán 2013. Ya lo usan las grandes empresas, IBM vende a las empresas tecnología para gestionar gigas y gigas de información y sacarle partido. Obama le debe un buen pellizco de su victoria a un equipo y sus máquinas que se dedicaron a analizar el comportamiento de los internautas. En España, el gran paso lo ha dado Telefónica, creando su Telefónica Dynamics Insights. Su misión: recoger datos en movilidad y, tras anonimizarlos, reunirlos para entender cómo se comportan amplios sectores de población de forma colectiva. Las posibilidades económicas, de planeamiento social o toma de decisiones políticas que ofrece el Big Data son enormes.

En Google Trends también se adivina que 2013 será el año de la impresión 3D. La capacidad de sacar objetos reales por una impresora no es de ahora, pero el nuevo año se adivina como el de su despegue masivo. Este mismo mes se presentaba una impresora que cuesta apenas 600 euros y el principal fabricante, Makerbot, acaba de ampliar sus instalaciones ante el éxito de ventas. El fenómeno de la impresión 3D en casa puede provocar en el mundo físico la misma revolución que supuso la aparición de Napster y el P2P en el digital. La misma tecnología que permitirá crear tejidos artificiales, ya puede hacer armas caseras.

Pero el aparato que más puede cambiar el rostro de 2013 son unas gafas, las de Google. Anunciadas en abril de este año, dentro de una semanas llegarán a manos de seleccionados desarrolladores los primeros prototipos para que programen aplicaciones con las que sacarles partido. Con Project Glass, Google acercará un poco más la fusión entre lo virtual y lo real. Será como llevar un portátil o un smartphone en la cara pero que se opera con los ojos y la voz. Combinadas con Google Now, el sistema que se anticipa a nuestras intenciones basándose en lo que el buscador sabe de nosotros, dejará anticuadas muchas películas de ciencia ficción. Y en esta carrera Google no está solo. También Apple y Microsoft trabajan en sus propias gafas. Además, los alemanes del Instituto Fraunhofer tienen su propia versión en marcha y DARPA, la división de investigación avanzada del Ejército de EEUU, quiere ir más alla, incrustando toda esa tecnología en una lentilla.

En Google Trends se puede apreciar la creciente popularidad de tecnologías como Big Data, impresión 3D, las gafas de Google o el open data. Los datos corresponden a España.

2013 será también el de la aprobación, presumiblemente en el primer semestre del año, de la Ley de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. La norma está llamada a ser el paraguas legal del open data (datos abiertos) en España. La posibilidad de un acceso libre, prácticamente gratuito y en un formato que permita su reutilización de toda la información que genere la Administración podría ser un revulsivo para la economía. Sin embargo, el proyecto de ley, tal como está, no gusta a los activistas del open data. Pone tantas trabas, mantiene el silencio administrativo negativo y limita el catálogo de datos a liberar que ese tren también se puede escapar.

En las previsiones de ciencia, vamos más sobre seguro. A finales de 2013, la Agencia Espacial Europea (ESA) pondrá en el espacio un telescopio con el objetivo de realizar un mapa tridimensional de la Vía Láctea. La misión Gaia catalogará unas 1.000 estrellas de nuestra galaxia en uno de los proyectos científicos más ambiciosos de Europa. En el proceso, se estudiará la posición y movimiento de cada estrella, su composición, formación y evolución.

También del espacio, y por esas fechas, llegarán las mayores erupciones solares en una década. En otoño de 2013 el ciclo solar (11 años) llega a su clímax. El número e intensidad de las erupciones solares aumentará arrojando sobre la Tierra partículas, radiación electromagnética y masa coronal que podrían interferir en los sistemas de telecomunicaciones y provocar extraños fenómenos meteorológicos. La mayor de estas llamaradas electromagnéticas, registrada en 1859, provocó auroras en latitudes tan bajas como la costa mediterránea. Entonces, no eramos tan dependientes de la tecnología.

En otoño, el ciclo de 11 años del Sol llegará a su climax, provocando toermtas soleras que podrían afectar a las telecomunicaciones en la Tierra y generar extraños fenómenos meteorológicas. SDO/NASA

Aunque haya desaparecido de las primeras páginas, el cambio climático sigue su marcha. En 2013, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) publicará su quinto Informe de Evaluación. Los anteriores, en especial los de 2001 y 2007, arrastraron tanto interés como para que todos los líderes del mundo se reunieran en grandiosas cumbres, donde sentaron unos objetivos para mitigar el calentamiento, tan ambiciosos como incumplidos. Todo indica que a pesar de la crisis económica, las conclusiones del IPCC confirmarán que el planeta va hacia el desastre climático.

Por último, queda la más fácil: China se convertirá en la primera potencia científica este año. En 2011, escribíamos aquí que China ya lideraba la publicación de artículos y estudios en buena parte de la investigación básica y aplicada. Hace sólo unos días, se hacía público que se encaramaba al primer puesto de presentación de patentes. Todo indica que en 2013 conseguirá ser la primera en concesión de patentes y en producción científica. El gigante asiático será el que marque el camino de la innovación en el mundo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.