La prensa de EEUU se desangra por los recortes en las redacciones

0
Estudio_medios_informativos_2013_EEUU
"Para las revistas, otro año difícil en la transición digital", se lee en una las imágenes del informe. / stateofthemedia.org

Ayer se publicó en Internet el décimo informe sobre el Estado de los medios informativos del Pew Research Institute. Se trata de un trabajo extenso y prolijo que se elabora anualmente en Estados Unidos, sirve de termómetro de la industria de la prensa y está firmado por una fundación dedicada al análisis y estudio estadístico de aquel país. Sirve también, a menudo, como adelanto de lo que pocos años después se verá en las industrias periodísticas de otras partes del mundo, incluida la europea. El informe de este año no es especialmente alentador para esta profesión. Algunos datos, a bocajarro:

  • Un tercio de los ciudadanos ha abandonado los medios estadounidenses por considerar que ya no ofrecen la información a la que estaban acostumbrados. El estudio pone el ejemplo de un análisis previo sobre la campaña para las elecciones a la presidencia de EEUU, en la que los enviados especiales actuaban más como "altavoces" de los candidatos que como investigadores de sus declaraciones y programas.

Publicidad

  • Los despidos han recortado las plantillas "hasta el hueso" y se calcula que hoy en día menos de 40.000 periodistas a tiempo completo trabajan en las redacciones de periódicos, un 30% menos que en 2000 y una cifra equiparable a la de 1978.
  • Amigos y familia vuelven a ser fuentes informativas para los estadounidenses, un 72% de los cuales dice conocer las noticias a través de ellos; y un 15%, a través de redes sociales. Uno de cada tres adultos en EEUU tiene una tableta y uno de cada dos un teléfono inteligente. La mayor parte de sus propietarios los utiliza habitualmente para informarse.
  • Los periódicos consiguen mantener sus cifras de difusión en quiosco a costa de impedir la canibalización de sus ediciones digitales colocando sus artículos tras un muro de pago en la red. Al menos 450 de los 1380 diarios estadounidenses apuestan ya por esta política, el doble de cabeceras que el año anterior. Pero si han conseguido detener la sangría en cifras de difusión, se desangran a borbotones en ingresos publicitarios sin que la edición digital pueda compensar de momento sus balances en rojo. Un estudio de la Newspaper Association of America citado por el informe del Pew Research Institute calculaba que por cada 16 dólares perdidos en la publicidad de los periódicos impresos en 2012 se ganaba un dólar en los digitales.
  • Dicho en plata: El enano digital crece despacio pero a buen ritmo, mientras el gigante de papel decrece mucho más rápido y a trompicones, lo que puede provocar un batacazo, más que un traspaso de poderes. Entretanto, las grandes editoras de periódicos suelen completar sus balances con otros ingresos, como el patrocinio de eventos, trabajos externos de impresión y venta inmobiliaria.
  • Por su parte, la difusión de las revistas cae a plomo (8,2%), especialmente en las publicaciones de información general (16%), y también aunque en menor medida en las especializadas o de nicho (en un porcentaje no especificado). Ofertas, promociones y descuentos han sido los principales aliados de los ejecutivos de revistas en su lucha por aguantar el tipo en las suscripciones.
  • El tráfico en los digitales sigue creciendo, pero durante el último año cayó el precio del anuncio publicitario digital, incluyendo los formatos audiovisuales y excluyendo las fórmulas de patrocinio de información, que suben un 40%. Y pese a que el mercado creció un 17% -un 3% para los periódicos digitales-, la mayor parte de la tarta comercial sigue siendo para los grandes agentes del mercado, como Google y Facebook.
  • Más fuentes de ingresos: Crece el branded content, artículos patrocinados o directamente escritos por orden de las marcas comerciales. En el último año se han creado redes que ponen en contacto a periodistas -muchos de ellos afectados por los recortes en las redacciones- con empresas que quieren promocionar sus productos con publicidad encubierta. Fortune ofrece este servicio a todas aquellas empresas que quieran que un periodista redacte un artículo sobre un producto y lo publique bajo la cabecera de esta prestigiosa revista económica.
  • "Los esfuerzos de partidos políticos y corporaciones por meter sus mensajes en la cobertura informativa no son nada nuevo", señala el informe. "Lo que sí es diferente ahora es que las empresas informativas están menos equipadas para investigar lo que les llega o para encontrarlo por sí mismas; y los grupos de interés están mejor equipados y tienen mejores herramientas tecnológicas que nunca". Según un estudio citado en el informe, en 1978, había seis miembros de agencias de comunicación y relaciones públicas por cada cinco periodistas. En 2008, esta proporción era de 18 a cinco.
  • Y el caso es que la tecnología se utiliza en la prensa, pero no precisamente para informar mejor. La revista Forbes usa un programa de inteligencia artificial para redactar artículos, sin intervención alguna de periodistas. Y algunas marcas se han dado cuenta de que ser noticia en las redes sociales es el camino más fácil para llegar entrar en el circuito informativo general.

Un último dato, para rematar la desazón: el 62% de los estadounidenses desconoce los problemas económicos por los que atraviesa la prensa y no ve relación entre este asunto y la pérdida de calidad periodística.

Leave A Reply

Your email address will not be published.