El cambio climático está alterando el mapa de enfermedades del planeta

5
Las protuberancias blancas en esta gigantesca 'Acropora' son en realidad un tumor inducido por el calentamiento. Bette Willis/James Cook University

El cambio climático está provocando la desaparición de especies, la subida del nivel del mar e incluso está relacionado con el aumento de la violencia. ¿Por qué no iba a alterar también el patrón de las enfermedades infecciosas? Un amplio repaso de los estudios publicados en la última década muestra cómo el calentamiento global está provocando la expansión de patógenos que afectan a vida sobre el planeta, humanos incluidos.

En 1994 se produjo el primer caso de infección por Vibrio vulnificus, un bacilo de la misma familia del que provoca el cólera, en las costas alemanas del Báltico. Fue un verano excesivamente cálido, lo que podría explicar la alta presencia de este patógeno habitual de aguas cálidas tan al norte. Este organismo prolifera en zonas costeras de Chile, la costa del Pacífico de Estados Unidos o en las riberas de Israel donde se suceden largas temporadas de altas temperaturas de las aguas marinas. En el Báltico, las infecciones se podrían multiplicar por dos con cada grado extra que ganen sus hasta ahora frías aguas.

El mosquito tigre (Aedes albopictus) es originario del sudeste asiático. Es el vector de enfermedades como el dengue, la fiebre amarilla, la fiebre chikungunya y, más raramente, el Virus del Nilo Occidental. La globalización le ha permitido expandirse también por África, América y las zonas más cálidas de Europa desde los años 80. Sin embargo, los virus de los que es portador no habían encontrado acomodo climático en suelo europeo... hasta ahora. En 2007, un turista italiano cogió la chikungunya en un viaje a la India. Al volver a su Rávena natal, algún A. albopictus, que en Italia no estaban infectados, le picó. Resultado: el primer brote de chikungunya en Europa desde que se tienen registros, con un total de 200 afectados.

Son dos de los casos que recoge un estudio de varios investigadores sobre la relación entre cambio climático y expansión de enfermedades contagiosas. En sus resultados, publicados en un especial de Science, no recogen la expansión por Europa de otra de las enfermedades tropicales que transmite otro mosquito como es el virus del Nilo Occidental. Como en el caso anterior, primero llegó el mosquito y después el virus. El Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades mantiene desde hace años una red de alerta ante posibles brotes. En otras partes del mundo no están tan preparados ni tan alerta ante los cambios.

"Para un gran número de enfermedades humanas, las respuestas al cambio climático dependen de la riqueza de los países, de las infraestructuras de salud pública y la capacidad para tomar medidas paliativas", recuerda la principal autora del estudio, Sonia Altizer, de la Universidad de Georgia. Como en otras consecuencias del cambio climático, acceso a los recursos, cosechas o elevación del nivel del mar, los países menos desarrollados volverán a llevarse la peor parte.

Mapa de expansión del virus del Nilo Occidental en suelo europeo en 2012. / ECDC

Pero el estudio no se queda en las enfermedades humanas. De hecho, el impacto del cambio climático sobre el mapa de su expansión es discutido. Como escriben en su trabajo, "algunos investigadores sostienen que el calentamiento cambiará los límites más que expandirlos". No ocurre lo mismo con el resto de la vida sobre el planeta. Puesto el foco en el impacto en los humanos, se olvida que los animales, salvajes y de granja, las plantas, silvestres y cultivadas, también tienen enfermedades.

Los investigadores dedican buena parte de su trabajo a mostrar cómo el calentamiento está alterando el difícil equilibrio entre los seres vivos y sus patógenos. Su impacto y la velocidad de adaptación no es igual entre parásitos y parasitados, entre agente infeccioso e infectado.

En las zonas periárticas, por ejemplo, la alteración de los patrones naturales de deshielo está provocando la proliferación de parásitos de varias especies. Tras décadas de protección y reintroducción, el buey almizclero parecía a salvo de la extinción a la que se asomó a comienzos del siglo pasado. Sin embargo, la mortandad en esta especie ha estallado en los últimos años por culpa de un nemátodo que afecta a sus vías respiratorias. Antes, el frío los mantenía a raya. Ahora, con la subida de las temperaturas y los veranos árticos más largos, tienen más tiempo para hacer daño.

Mucho más al sur, un tercio de los corales de los mares cálidos están amenazados por el cambio climático. La elevación de la temperatura del mar está alejando a los organismos que, de forma simbiótica, los mantienen sanos. Y sin ellos, son pasto de las enfermedades y los parásitos. Sin los corales, muchos peces irán detrás de ellos.

Pero el caso de las mariposas monarca merece una atención especial. Se ha escrito mucho sobre cómo el cambio climático ha alterado su patrón migratorio. Ahora, al llegar el invierno, muchas de ellas dejan Estados Unidos por sus refugios en el cálido México. El calentamiento y, quizá relacionado, la introducción en suelo estadounidense de flora mexicana, está provocando que muchas críen en el norte. Los investigadores han comprobado que las nacidas en Estados Unidos son más susceptibles al ataque del Ophyrocystis elektroscirrha, un protozoo parasitario que acaba con muchas de ellas. Mientras que alrededor del 70% de las monarcas que no emigran están infectadas,  menos del 10% lo están entre las que sí lo hacen.

"El cambio climático y la difusión mundial de las enfermedades infecciosas están amenazando a la salud humana, la agricultura y la vida salvaje", recuerda en una nota Sam Scheiner,  de la Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos, un organismo público que ha financiado el trabajo de los investigadores. Para los autores del estudio es urgente crear un sistema para analizar a fondo la relación entre cambio climático y enfermedades contagiosas en general y la relación entre huésped y patógeno en particular que, como concluyen en su trabajo, "permitiera que las intervenciones sanitarias  fuesen proactivas y facilitasen una respuesta efectiva a las nuevas o en expansión amenazas a la salud".

5 Comments
  1. juan gaviota says

    Han habido otros cambios y otras extinciones ,pero la actual ,tendremos el «honor»de que entre en el palmarés de catrastofes causadas por el homo sapiens.
    No hay espacio en esta página para enumerar las tropelias que hemos y estamos haciendo en contra de los intereses humanos, y de los demas compañeros de viaje de la nave Tierra, pero si para señalar a el único culpable.
    $El money$.
    Toda clase de maldad, toda atrocidad ,genocidio, cruelda organicada,robo ,engaño,guerra, perversión, corrupción etc. etc. etc. ,tiene como autor, al dinero; Y el dinero será, el arma definitiva que nos destruirá, inevitablemente, con lo que el inhumano sistema neoliberal ,tambien desaparecerá.
    Esperemos que para la siguiente regeneración del planeta ,los habitantes, encuentren otra forma de intercambio de bienes y servicios que no se pueda acumular de forma enfermiza como la actual.

  2. paco aragon lopez says

    Epidemia por Infección de Dengue escondida a las puertas del Parlamento Europeo.
    ¿Los mosquitos TIGRE un mal menor aquí en España?, con la pandemia de dengue que hay en todo el mundo, según la organización mundial de salud, solo este año mas de 1400,000 casos confirmados en américa, muchos de ellos hospitalizados, la peor pandemia de dengue jamás vivida en todo el mundo, y los genocidas que nos gobiernan, junto con sus cómplices los medios de comunicación lo han estado tapando durante años, miren las cifras en google de los últimos años, y verán como se les ponen los pelos de punta cuando vuelvan a ver un viaje al caribe por 650 euros todo incluido.
    actualmente es un peligro para España y Europa, lo denuncie ante el parlamento europeo de Estrasburgo en noviembre del 2012, y siguen sin hacer caso, todo por los intereses económicos que reciben todos sus implicados, vuestros hijos no importan, solo sus millones en paraísos fiscales, asomaros e informaros del dengue.

Leave A Reply

Your email address will not be published.