Cada uno debe ser su propio ‘Community Manager’

0
Community Manager
Cada individuo debería planificar su presencia en las redes sociales y marcarse unos objetivos. / shutterstock.com

La clave a la hora de usar las redes sociales está en hacer uso del sentido común, quizá el menos común de los sentidos. Esta recomendación, que puede resultar obvia, esconde el principal secreto que permitirá sacar el máximo partido a canales como Facebook, Twitter, LinkedIn, Pinterest… tanto en las empresas como a nivel personal. En definitiva, cada uno debe ser su propio Community Manager (*), ya esté gestionando perfiles corporativos o sus propias cuentas personales en las redes sociales. Los individuos deben plantearse su presencia en los nuevos medios sociales de una manera planificada.

En escribir un tuit de 140 caracteres se tardan unos pocos segundos, pero en realidad, ese mensaje debería llevar un tiempo de planificación previa, una elaboración cuidada de su contenido y un análisis posterior de los resultados, para valorar la consecución de los objetivos propuestos y reorientar, si fuera necesario, la estrategia en Social Media.

Publicidad

Este proceso, que en el ámbito empresarial estaría descrito en el plan de Social Media (la Biblia para todo Community Manager o gestor de comunidades, un documento en el que se define su plan de actuación), también puede aplicarse al uso que cada persona hace de las redes sociales. Cada individuo debe tomar las riendas de sus propios perfiles y planificar mínimamente su uso si quiere obtener resultados.

Lo principal, antes ni siquiera de lanzarse a abrir un perfil en una red social, es determinar el objetivo que queremos conseguir y, en base a él, seleccionar la red o redes en las que debemos estar presentes. Si por ejemplo lo que deseamos es buscar nuevas oportunidades profesionales o contactos laborales habrá que decantarse por una red como LinkedIn. Si por el contrario queremos estar en contacto con nuestros conocidos o estar informados de las últimas novedades, quizá las opciones más recomendables sean Facebook y Twitter, respectivamente.

Una vez decididas las plataformas, será necesario seleccionar el contenido que vamos a compartir, pensando siempre dos veces antes de publicarlo, valorando sus implicaciones y consecuencias y, sobre todo, seleccionándolo con mucho sentido común.

Las redes sociales, aplicadas al periodismo

Estos consejos básicos se pueden adaptar a cualquier profesional. Uno de los oficios que más partido puede sacar de las redes sociales es el periodismo. Nunca antes el periodista había tenido en su mano tantas herramientas para elaborar su trabajo y llegar a fuentes a las que antes tenía difícil acceso.

Gracias a las redes sociales, el periodista puede además multiplicar la difusión de sus trabajos, estar en contacto y establecer un diálogo con su público y acceder a informaciones exclusivas. Para exprimir el potencial del Social Media en el mundo del periodismo, se pueden dar cinco consejos básicos:

  1. Lo primero es el periodismo, lo segundo, la tecnología. Primero se es periodista, y se debe usar el contenido que se comparte para diferenciarse. La tecnología está a nuestra disposición para crear mejor contenido, para darle mayor difusión o, simplemente, para ayudar a crear la marca personal del profesional.
  2. Si tu madre te dice que te quiere, ¡compruébalo! (más si te lo dice en Twitter). Las redes sociales pueden ser una fuente de información excepcional para el periodista, pero la tecnología no nos debe hacer olvidar los principios del periodismo. Cualquier información que llegue a través de Twitter o cualquier otra plataforma debe ser comprobada y contrastada. Verificar la información es la obligación del periodista, cuyo principal valor es la credibilidad que tiene ante su público.
  3. Las redes sociales no pueden acabar con el contacto directo. El periodista necesita salir a la calle y estar en contacto con las fuentes. Las redes sociales no pueden reemplazar una entrevista o una llamada de teléfono. En realidad, son un instrumento para llegar a la fuente, pero no pueden ser la única fuente del periodista.
  4. Se es ciudadano, marca y periodista. Se es periodista, pero también persona. Los usuarios de redes sociales quieren seguir a individuos que comunican y que se muestran tal y como son, no a robots que sólo envían las noticias de su medio de comunicación. El periodista puede crear su marca personal en redes sociales a través de los mensajes que comparte y el contenido que distribuye.
  5. Prueba nuevas herramientas. El periodista debe abrir su mente y estar dispuesto a probar y a aplicar el uso de nuevas herramientas en su trabajo diario, siempre que éstas contribuyan a mejorarlo. No hay que temer en adoptar una nueva aplicación, ni tampoco obsesionarse con querer usar todas las que existen en el mercado.
Vídeo presentado por Manuel Moreno en el XV Congreso de Periodismo Digital. / TreceBits
(*) Resumen de mi intervención en el Congreso de Periodismo Digital de Huesca, celebrado la semana pasada en la capital aragonesa.

Leave A Reply

Your email address will not be published.