Cómo evitar que te rastreen en Internet

shutterstock_135704441
El año pasado se registraron 56 millones de ataques de ‘malware’ que vigilaban a los usuarios / Shutterstock

Desde que en abril de este año se descubriera el agujero de seguridad en Internet más importante de la última década, que se conoció con el nombre de Heartbleed, y cundiera el pánico en Internet, los usuarios parecen estar más preocupados por su seguridad online.

Sin embargo, que aumente la preocupación tampoco quiere decir que los internautas estén tomando, por lo general, medidas contundentes para aumentar su seguridad.

Publicidad

El 46% de los internautas españoles teme sufrir un ataque de malware que tome el control de sus dispositivos pero, por ejemplo, sólo tres de cada 10 españoles se ha planteado la fiabilidad de sus contraseñas desde el incidente.

Es más, no somos nada cuidadosos con los datos que almacenamos en nuestro ordenador o nuestros teléfonos móviles. Según un estudio publicado por Kaspersky Lab, el 11% de los internautas almacena credenciales de pago en dispositivos desprotegidos, el 15% códigos pin y contraseñas para cuentas bancarias online, el 28% contraseñas para cuentas personales online.

Este es un fallo garrafal que cometen muchos usuarios y que podría resolverse creando contraseñas menos fáciles de adivinar o incluso utilizando un generador de contraseñas, que es un software que nos crea una password adecuada para cada servicio online que utilizamos.

“Nosotros únicamente tenemos que recordar la clave maestra, y con ella podremos acceder a cualquier web, mientras que es la aplicación la que proporciona la contraseña creada para tal web”, señala Luis Corrons, director técnico de Panda Labs.

Pero el hackeo de contraseñas no es el único peligro al que nos enfrentamos en Internet y son muchos los usuarios que declaran sentirse permanentemente vigilados en la Red. De hecho, no les falta razón.

Durante 2013 se registraron más de 56 millones de ataques de malware con una función específica de vigilancia, según ha recogido un informe de Kaspersky Lab. Esto supone un crecimiento del 47% en relación con el año anterior.

Las previsiones no son nada halagüeñas, y durante el ejercicio 2014 las amenazas en la Red posiblemente vuelvan a crecer, tanto en número como en peligrosidad. Ante esto, se puede establecer un listado de recomendaciones para intentar evitar que los cibercriminales rastreen nuestra presencia online y hagan con datos personales o contraseñas de acceso a nuestros servicios:

  • Cuidado con las Wi-Fi públicas. Hoy día la mayor parte de usuarios que posee un smartphone o un ordenador portátil se conecta a Internet desde cafeterías o establecimientos públicos en los que se proporciona acceso inalámbrico a la Red de forma gratuita. Cuando estamos usando una de estas conexiones cuya seguridad se desconoce, se recomienda no introducir contraseñas en ningún servicio ni revelar datos personales a través de programas de mensajería instantánea. Utilizar un sistema de verificación de la red Wi-Fi sería más que recomendable.
  • Wi-Fi en casa. Cambiar la contraseña por defecto del router que tenemos en casa para hacer más difícil a un hacker que la averigüe. Utilizar un cifrado WPA2 durante la configuración del Wi-Fi permite evitar la vulnerabilidad de las conexiones.
  • Limpia periódicamente la caché del navegador, las cookies y el historial de navegación del ordenador. Estos datos proporcionan mucha información sobre tu actividad en Internet que podría ser muy valiosa para los ciberdelincuentes.
  • Usa el modo privado de los navegadores que lo tienen para no dejar rastro durante tu uso de Internet, sobre todo si estás usando el ordenador o tableta de otra persona o en un cibercafé.
  • Usa un proxy para ocultar tu IP mientras navegas. Existen proxies gratuitos y que no necesitan ningún software para ser descargados. Otra manera es usar una VPN (Virtual Private Network), para dejar cuanto menos rastro posible de tu uso de Internet.