10 claves para proteger a nuestros hijos en Internet

0
shutterstock_232696393
Los niños españoles pasan, de media, más de dos horas conectados a Internet al día. / Shutterstock

Cada vez accedemos antes a Internet y a las redes sociales. Lo hacemos incluso cuando todavía no tenemos uso de razón. Según un informe que acaba de publicar la Academia Americana de Pediatría, uno de cada tres bebés de menos de un año ya ha tenido en sus manos un teléfono móvil o una tableta.

Son los padres los responsables de colocar un dispositivo móvil con conexión a Internet al alcance del pequeño. El objetivo, en la mayor parte de los casos, es entretener al crío con imágenes en movimiento, vídeos o dibujos animados. Cuando crecen un poco más, en el caso de los niños de entre 2 y 4 años, se busca su interacción con juegos educativos y contenidos que contribuyen a su formación.

Este acceso prematuro a las nuevas tecnologías convierte a los niños españoles en los que más utilizan Internet en Europa. Casi cuatro millones de pequeños entre 4 y 16 años pasan, de media, más de dos horas al día conectados a la red o utilizando el ordenador para jugar.

De hecho, en España solo un 65% de la población utiliza Internet, una tasa muy inferior a la media europea, que alcanza el 72%. Sin embargo, entre los adolescentes de 10 a 15 años el porcentaje de uso es mucho más elevado: una media del 92% se conecta habitualmente a Internet.

¿Por qué ocurre esto? Por una parte, se puede citar el aumento del número de dispositivos con conexión a Internet en cada hogar (3,64 gadgets de media por domicilio), mientras que también existe una mayor permisibilidad de los padres, que en muchas ocasiones utilizan la tecnología como elemento para distraer a los más pequeños en lugar de fomentar su uso con un fin educativo.

No recibir una adecuada educación sobre el uso de Internet puede llevar a los menores a pasar conectados más tiempo del recomendable o a tener acceso a contenidos online no adecuados para su edad. Incluso a quedar con personas desconocidas o a sufrir algún tipo de acoso online.

Para evitar que esto ocurra, los padres deberían fomentar el consumo responsable de Internet y las nuevas tecnologías entre sus hijos. Por eso es conveniente tomar unas medidas de seguridad -como las 10 que recomendamos- que conviertan la experiencia online de los pequeños en lo más satisfactoria posible:

  • 1. ¿Sabes desde qué gadgets se pueden conectar tus hijos a Internet? Es importante hacerse esta pregunta y revisar las funcionalidades de todos los equipos electrónicos que hay en el hogar. Con la popularización del Internet de las cosas, muchos artículos incorporan la capacidad de conectarse a la red (relojes, cámaras de fotos, reproductores mp3… ) y tus hijos podrían estar usándolo para acceder online sin que tú no lo sepas. Especial mención merecen las videoconsolas de última generación.
  • 2. Utiliza el control parental. La mayor parte de los sistemas operativos que funcionan en cualquier ordenador personal posee una serie de opciones de configuración que permiten ajustar controles parentales y limitar y controlar el uso que los menores hacen de Internet. Eso sí, deben ser activados proactivamente por los padres para que comiencen a funcionar. Si el sistema operativo no los tuviese, se podría adquirir un programa específico para el control de la seguridad infantil en cualquier tienda de informática.
  • 3. Utiliza contraseñas seguras. Protege cualquier equipo con conexión a Internet con una contraseña a la que tus hijos no tengan acceso.
  • 4. Crea a tu hijo una cuenta personal. Cualquier sistema operativo permite establecer distintos usuarios, con diferentes niveles de acceso. Si el niño tiene su propia cuenta de acceso, no podrá acceder al escritorio del ordenador ni a la carpeta de 'Mis Documentos', sino que tendrá acceso a la suya propia. Así se evitará que pueda llegar a ver programas o archivos no deseados. También podremos controlar que no cambie la configuración del ordenador o instale un nuevo programa que pueda dañar la seguridad del equipo.
  • 5. Cuidado con la información personal. No escatimes tiempo para hablar con el pequeño y demostrarle los peligros que tiene el facilitar datos personales como la dirección postal o el número de teléfono de la vivienda de forma pública.
  • 6. Adviértele del spam. Avisa a tu hijo de los peligros del spam y los correos no solicitados. Recuérdale que no se debe pulsar en ningún enlace que llegue por email o a través de las redes sociales cuya procedencia no sea conocida.
  • 7. Limita las descargas. De la misma manera, advierte al pequeño para que no realice ninguna descarga de software gratuito en el ordenador (ni juegos, música… ) sobre todo si lo realizan desde páginas desconocidas o con escasa credibilidad, ya que pueden infectar el ordenador con spyware o software infeccionso.
  • 8. Controla el uso de los programas de mensajería. Los chats, las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea pueden ser útiles para los más pequeños a la hora de conectarse con sus amigos, pero deben tener mucho cuidado de no caer en las redes de impostores en la Red. Configurar los programas para que los pequeños sólo puedan relacionarse con contactos aprobados por un adulto puede ser una solución muy recomendable.
  • 9. Vigila la edad legal de uso de las redes sociales. Legalmente, en España es necesario tener 14 años para poder abrir un perfil en cualquier red social, aunque muchos pequeños poseen una cuenta con permiso de sus padres (o sin él). Lo más recomendable, si es así, es pasar tiempo con ellos ayudándoles a configurar la privacidad de su perfil.
  • 10. Denuncia cualquier irregularidad. Si crees que un menor está peligro en Internet acude a la Policía, a la Guardia Civil o a la línea de denuncia de organismos como Protégeles y deja constancia de la situación.

Leave A Reply

Your email address will not be published.