Los políticos españoles comienzan a usar Periscope

socialmedia_1
Periscope fue lanzado por Twitter hace cuatro meses. / blog.twitter.com

Las redes sociales han cambiado la manera de hacer política en España en los últimos meses. Es un hecho que hemos podido comprobar en las últimas elecciones municipales y autonómicas, en las que los partidos se volcaron a comunicar sus mensajes en Twitter y también en Facebook, aunque en menor medida.

Dada la cercanía de nuevos comicios –el 27 de septiembre se celebrarán elecciones en Cataluña y, antes de que finalice el año, las generales– pocos son los candidatos y partidos políticos que han descuidado sus perfiles sociales. La mayoría ha bajado el ritmo de publicación, pero también hay quien ha decidido apostar claramente por estos canales y muestra una actividad frenética.

Publicidad

Es el caso de los políticos que, haciendo gala de unos reflejos 2.0 dignos de ser destacados, han decidido subirse al carro de Periscope. Teniendo en cuenta que, generalizando, la clase política española ha tardado varios años en valorar la influencia de los canales sociales a la hora de ganar votantes y fidelizar simpatizantes, y no despertó prácticamente hasta la irrupción de Podemos y su manera de entender los medios sociales en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo en mayo de 2014, sorprende que haya quien se lance a una aplicación social con tan sólo cuatro meses de vida.

Ya se considera Periscope como el último boom social. Fue lanzado por Twitter el 26 de marzo de este mismo año en respuesta al éxito que empezaba a cosechar Meerkat, una app similar creada sólo un par de meses antes. Al ritmo endiablado que evolucionan las redes sociales, Periscope acaba de superar los cinco millones de usuarios y ya ha sobrepasado en popularidad a Meerkat. Pero… ¿qué la hace diferente?

Básicamente, es una aplicación que permite realizar emisión de vídeo en directo con tan sólo pulsar un botón del teléfono móvil. Funciona como cualquier red social y permite seguir a otros usuarios y ver sus retransmisiones en streaming, durante las cuales se puede interactuar dando a 'me gusta' o enviando comentarios.

A pesar de su reciente lanzamiento, se empieza a experimentar con Periscope más allá de la curiosidad. Algunas marcas la están utilizando para realizar demostraciones de sus productos y estar más cerca de sus clientes y potenciales clientes ahora que se vive un auge de consumo de contenidos en vídeo en movilidad gracias a la popularización del 4G y los smartphones.

Esto ha llevado a algunos políticos a lanzarse a realizar emisiones en directo a través de Periscope y en esto, por primera vez, algunos españoles están tomando la delantera incluso a early adopters en el mundo de las redes sociales como podría ser el mismísimo Barack Obama, uno de los reyes de Twitter (suyo es todavía el mensaje con más retuits de la historia) y también muy proactivo en su canal de YouTube.

La primera en usar Periscope como canal de comunicación con sus seguidores fue la actual presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, antes incluso de ganar las elecciones, a finales del mes de abril. Cifuentes se sometió a las preguntas de los usuarios para explicar los puntos de su programa electoral e incluso utilizó su perfil en Twitter para animar a sus followers a que participaran en el debate en vivo.

Pasadas las elecciones municipales, otros políticos españoles han comenzado a experimentar con Periscope. Alberto Garzón, candidato de Izquierda Unida a la presidencia del Gobierno, lo utilizó recientemente durante el evento 'Te imaginas todos juntos' sobre la confluencia de los partidos políticos de izquierdas y movimientos sociales, celebrado el 10 de julio. Lo suyo fue más bien una retransmisión del debate celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

También fue retransmitida a través de Periscope la participación del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la Conferencia Política del Partido, celebrada un día más tarde.

Se podría decir que estos tres ejemplos son experimentales y que, en la actualidad, los responsables de Social Media de los grandes partidos nacionales están explorando ángulos y puntos de vista desde los que sacarle partido a la aplicación, pero el mero hecho de que se muestre esta inquietud demuestra que algo está cambiando en la política española, que hasta hace un año había mostrado cierta indiferencia hacia los movimientos en las redes sociales.

Con toda seguridad, Internet y las redes se consolidarán como un escenario de diálogo y confrontación política durante las próximas elecciones generales, como ya sucedió durante las municipales y autonómicas, pero además, la batalla social se librará, junto a Twitter y Facebook, en nuevos canales de comunicación como Periscope. Y, al ritmo que evoluciona la tecnología social, es posible que otros nuevos medios que triunfen en las próximas elecciones generales no hayan sido ni siquiera lanzados todavía.