Cómo va a cambiar para siempre la forma de ver la televisión

1
shutterstock_221158219
Netflix, Yomvi, Bein Sports, Movistar+, YouTube Red... son los nombres que comparten protagonismo con los canales tradicionales de televisión en el mando de los nuevos telespectadores. / Foto: Shutterstock

En los próximos años, ver la televisión tradicional en el salón, tal y como hacemos habitualmente, será algo tan poco común como lo es hoy día esperar a llegar a casa para recibir una llamada de teléfono desde la línea fija. Parece impensable tener que acudir a un punto fijo para hacer una llamada de teléfono. La popularización de los smartphones hace que incluso conectarse a Internet pueda hacerse desde cualquier lugar. En cuestión de meses, ver televisión será una actividad que todos los ciudadanos estarán acostumbrados a hacer cuando y desde donde quieran.

Hablamos de futuro a muy corto plazo porque lo descrito es ya una realidad. Según el informe TV & Media 2015 Spain Report, el 53% de los españoles ya consume algún tipo de contenido televisivo o vídeo en streaming a través de Internet a diario. Sólo falta que el consumo de la televisión por Internet se estandarice en todos los grupos de población para que ver la televisión “fija” en casa sea considerado cosa del pasado. Seguramente, a nuestros hijos les parecerá increíble que hubiera que esperar a las 9 de la noche para ver una determinada película. “¿Por qué?”, se preguntarán.

Publicidad

Las nuevas plataformas de televisión en streaming permiten consumir los contenidos “bajo demanda”, en el momento que se quiera y desde donde se quiera, en cualquier dispositivo que tenga conexión a Internet (smartTV, teléfono móvil, tableta, ordenador personal, smartwatch…). Ir viendo las noticias del informativo matinal en la pantalla de nuestro reloj inteligente en el metro, de camino al trabajo, será algo a lo que estaremos acostumbrados en sólo un par de años, siempre y cuando poseamos una tarifa de datos con cantidad suficiente como para estar conectados y recibir grandes cantidades de información en todo momento.

Esta semana se han producido dos movimientos que nos acercan considerablemente a esa nueva realidad. El primero fue el lanzamiento de Netflix en España. Después de varios intentos y algún retraso, la plataforma de contenidos en streaming más popular del mundo se lanzó el martes en nuestro país.

Permite ver su amplio catálogo de series y películas en cualquier momento por una suscripción mensual que parte de los 7,99 euros (para ver contenidos en un único dispositivo y en calidad de imagen standard) hasta los 11,99 euros (con los que se puede ver la televisión en hasta 4 dispositivos y en calidad HD). Además, todos los contenidos se estrenan al mismo tiempo en todo el mundo, en versión original y doblados y subtitulados en castellano.

El cambio en el modelo de consumo de contenidos televisivos también afecta a la forma en la que se crean. Las nuevas plataformas son, a la vez, productoras de contenidos de calidad. Netflix, por ejemplo, se encuentra en la actualidad gestionando la creación de 22 series de televisión y otras tantas películas, algunas de ellas protagonizadas y dirigidas por actores de la talla de Brad Pitt, Angelina Jolie o el español Miguel Ángel Silvestre.

Un caso similar es el de YouTube, que también ha “movido ficha” esta semana en la particular guerra por hacerse con el consumidor de contenidos online que está teniendo lugar. La plataforma de vídeos propiedad de Google ha lanzado su servicio YouTube Red, que permite disfrutar de todos los contenidos en cualquier momento y en todo lugar sin sobresaltos publicitarios, por una cuota de 9,99 dólares al mes (de momento, Youtube Red sólo puede disfrutarse en Estados Unidos).

Pero además de librarse de la publicidad, los usuarios “premium” del servicio podrán tener acceso a contenidos exclusivos elaborados por los youtubers más populares de la plataforma, así como a los contenidos propios que YouTube, como productor audiovisual, realice (documentales, películas, series…)

A las productoras de cine y televisión les han salido dos grandes rivales, pero no son los únicos. También las operadoras de telecomunicaciones quieren su parte del pastel en la búsqueda del nuevo consumidor audiovisual.

Movistar aglutina toda su oferta televisiva bajo el nombre de Movistar+, y en ella ofrece tanto los canales tradicionales de TDT como hasta 80 emisoras más. Además de Canal+ y una serie de paquetes que los usuarios pueden contratar para ver más películas, todo el fútbol, otros deportes, las mejores series… según sus intereses.

Junto a esta oferta, Movistar proporciona a sus clientes una plataforma similar a Netflix o el nuevo servicio de YouTube. Se trata de Yomvi, que anteriormente era propiedad de Canal+ y que al ser comprado éste por Telefónica ha pasado a engrosar la oferta de servicios de Movistar+.

Los usuarios pueden disfrutar de una serie de contenidos a la carta, cuando quieran y donde quieran, a través de Yomvi. Tiene un catálogo de series y películas gratuitas que supera los 5.000 títulos y, además, oferta de contenidos de pago, que se pueden “alquilar” durante un tiempo a un precio determinado.

Mientras que Netflix y YouTube centran sus esfuerzos en tener las últimas series y películas y la producción propia de contenidos, las operadoras, por su parte, han hecho del fútbol su arma principal para competir. Movistar+ permite a sus clientes ver La Liga y la Copa del Rey contratando el pack de fútbol, sin embargo, la Champions League es la baza principal de la oferta de Vodafone TV y de la televisión de Orange.

Si el usuario está interesado en ver fútbol internacional, también tiene la opción de contratar el canal de televisión por Internet Bein Sports, propiedad de Al-Jazzira, que tiene los derechos de los encuentros de las competiciones europeas y de la mayor parte de las ligas nacionales de otros países. Sus contenidos pueden verse en cualquier dispositivo con conexión a Internet.

1 Comment
  1. disidente says

    jajaja y a mi que?, esto como las redes sociales……la mejor forma es no ver tele para no perder el tiempo ni estupidizarte, hay unos maravillosos libros del año la tana que nos enseñan arte, alguna peli perdida por ahi que es como mejor sabe, de vez en cuando, el internet que tu quieres y necesitas no el que te mandan, dando de comer con ideas lo menos posible, pero dejando la disidencia jaja donde te dejen y que la instrumentalice el aprovechao de turno como le salga…..calle y naturaleza sin wasa…. y asi….y a ver al barsa al bar, cafetito con el cule de turno y ya…. que la central lechera se lo coma con patatas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.