Tendencias en Internet y las Redes Sociales para 2016

shutterstock_236161768
2016 será el año de la movilidad, el vídeo en streaming y el comercio electrónico a través de las redes sociales. / Foto: Shutterstock

A finales de 2014, pocos podían prever que 2015 sería el año de la explosión del vídeo social en streaming. Cuando 2014 estaba a punto de acabar no se conocía ni Meerkat ni mucho menos Periscope, la aplicación lanzada por Twitter en marzo de 2015 que acabó convirtiéndose en 'app del año' para Apple. Es tal la velocidad a la que evoluciona Internet y el universo de las redes sociales que es difícil hacer una predicción exacta de qué ocurrirá en el año que acaba de comenzar.

Posiblemente, mientras se escriben estas líneas, algún desarrollador esté creando en Silicon Valley la aplicación social que todos llevaremos instalada en nuestros teléfonos móviles en las próximas semanas.

Publicidad

Por eso, resulta complicado aventurar cuáles serán los booms sociales que nos deparará 2016, aunque sí podemos realizar un repaso por las tendencias que marcarán con toda seguridad el desarrollo y evolución de las redes sociales durante este año. Y siempre dejando la puerta abierta a la llegada de otras que hoy ni siquiera imaginamos.

Consolidación del vídeo en streaming

Periscope continuará creciendo en número de usuarios según se vayan popularizando las conexiones de Internet móvil de alta velocidad y las tarifas de datos ilimitadas (o con número de GB suficientes para poder emitir sin gastar el plan contratado en cuestión de días) y añadirá nuevas funcionalidades. Será campo de experimentación para muchas compañías que abrirán perfiles corporativos en la app social de moda.

Pero Facebook no se quedará parado ante el empuje de la app propiedad de su máximo rival. Ya a mediados de 2015 lanzó su propia funcionalidad para emitir vídeo online en directo, aunque su uso quedó restringido a cuentas de personajes famosos. Ha ido abriéndolo posteriormente (a cuentas corporativas verificadas, a todos los usuarios de Estados Unidos…) pero se espera que sea 2016 el año en el que todos los usuarios de la plataforma puedan emitir vídeo en streaming.

Todos quieren ser YouTube

No sólo triunfará la emisión de imágenes en directo, sino todo tipo de formatos en vídeo gracias a que aumentan considerablemente las interacciones con los usuarios. Facebook quiere convertirse en una plataforma de vídeos como YouTube (cada día se ven más de 8.000 millones de vídeos en Facebook) y Twitter también potencia la subida de vídeo nativo a la red de microblogging (el 70% de los usuarios ve vídeos en ella).

Además, la popularización de los microformatos, con la creación de vídeos de hasta 15 segundos en Instagram o de hasta 6 segundos en Vine, dará lugar a nuevos horizontes en la forma de comunicar a través de las redes sociales. Prueba de ello es la reorientación que están experimentando otras plataformas como Pinterest o Snapchat, que albergan cada vez más formatos audiovisuales.

Incremento de la publicidad en redes sociales

Sólo unas pocas redes sociales son rentables en la actualidad. Más allá de Facebook y LinkedIn, la mayor parte de las apps sociales no genera todavía beneficios. Esto supone que durante 2016 continuarán buscando la rentabilidad y la única manera que tendrán para lograrla será aumentando su base de datos con información de los usuarios y mostrando más publicidad.

Esto es algo que ya hemos visto a lo largo de 2015, año en el que, por ejemplo, Instagram ha comenzado a mostrar distintos formatos publicitarios e incluso a finales del mes de septiembre abrió su plataforma de anuncios, hasta entonces restringida a unos pocos anunciantes, para que cualquiera que así lo quiera pueda crear sus propios trabajos y publicitarse en la app social de fotografías.

Twitter seguirá esforzándose por ofrecer publicidad más ajustada a las necesidades de sus usuarios con nuevos formatos y Facebook potenciará que se promocionen los post para que éstos logren un mayor alcance al ser mostrados a más usuarios. En todos los casos, la clave será ofrecer más posibilidades de segmentación (por sexo, edad, gustos, localización…) para ofrecer los anuncios a un público muy determinado.

En total, se espera que para final del nuevo año el gasto en publicidad en medios sociales en todo el mundo alcance los 35.000 millones de dólares. Esto supondría que el 16% de la inversión total en publicidad ya se destina a las redes sociales.

Aumento de las ventas a través de las redes sociales

Las distintas plataformas evolucionarán hacia nuevas maneras de potenciar el comercio electrónico a través de ellas. Se popularizarán los botones de 'comprar' en Facebook, Twitter, Instagram… y otras redes sociales proporcionarán nuevas funcionalidades. Por ejemplo, Pinterest implementará en los perfiles de todos los usuarios la posibilidad de recibir un aviso cuando el precio de un producto que les haya interesado en la red social baje.

Unas podrán adaptarse al llamado social commerce de una manera, otras de otra, pero ninguna dejará escapar los ingresos que les puede reportar facilitar la venta de productos entre compañías y sus grandes bases de datos de usuarios.

Crecimiento de la influencia social

Se calcula que en 2016, el 80% de los internautas buscará consejo en las redes sociales o se dejará influir por lo que publican sus contactos antes de tomar una decisión de compra. El porcentaje ha ido creciendo en los últimos años, pero será en este ejercicio cuando se dispare considerablemente. Ya no sólo serán Facebook o Twitter las plataformas en las que los usuarios busquen información y apoyo, sino también otras como Instagram o Pinterest se erigirán como lugares en los que los comentarios de otros usuarios cada vez tendrán más peso en la toma de decisiones.

Internet como bien universal

Las principales redes sociales, ante la imposibilidad de seguir creciendo en mercados tan saturados como Europa o Estados Unidos, continuarán impulsando medidas para favorecer la conectividad en zonas del planeta con difícil acceso a Internet o donde la población tiene escasos recursos para contratar una conexión. En este sentido, plataformas como Facebook están impulsando la creación de herramientas que no necesiten grandes cantidades de datos para permitir la actualización de los perfiles o llevar a cabo funciones básicas, y también continuarán desarrollando proyectos en 2016 con el objetivo de llevar algún día Internet de forma gratuita a todo el planeta. Cuantos más internautas haya en el mundo, más posibilidades tendrán las redes sociales de crecer.