Un año de Periscope: la popularización del vídeo en directo

shutterstock_376113061
Desde su creación hace un año, se han realizado más de 200 millones de retransmisiones en directo a través de Periscope. / Shutterstock

Hace poco más de un año, emitir un evento o un acontecimiento en vídeo en directo a través de Internet suponía realizar un importante desembolso económico. Era algo que sólo algunas grandes empresas con importantes presupuestos para llevar a cabo acciones de marketing online se podían permitir. Sin embargo, la aparición de la aplicación Meerkat a principios de 2015 convirtió el poder emitir imagen en movimiento en todo momento y desde cualquier lugar en una posibilidad al alcance de todo el mundo.

Publicidad

Esa era la principal funcionalidad de esta app creada por dos estudiantes de origen israelí y que llegó a adquirir cierta popularidad durante los primeros meses del año pasado. Sin embargo, viendo el éxito que estaba obteniendo Meerkat, Twitter realizó un rápido movimiento y compró Periscope, una app similar pero que ni siquiera estaba acabada y que también permitiría –aunque con menos aplicaciones- la retransmisión de vídeo en directo.

La incorporación del equipo de Periscope a la plantilla de Twitter permitió acabar de desarrollar la app y lanzarla rápidamente al mercado. El 26 de marzo del año pasado veía así la luz la aplicación de Periscope para iOS y una reducida versión para web.

Tener el respaldo de la red de microblogging hizo que Periscope lograse pronto una gran aceptación, alcanzando los 10 millones de usuarios en todo el mundo tan sólo cuatro meses después de su lanzamiento. Desde entonces, la compañía ha ido incluyendo, poco a poco, sustanciosas mejoras, como el lanzamiento de la app para Android, la posibilidad de retransmitir en horizontal, los perfiles web o, recientemente, la emisión directa de las imágenes a través de los perfiles de Twitter.

Mientras tanto, sus competidores se han quedado descolgados. Meerkat, que hasta el mes de mayo de 2015 lideró el número de retransmisiones online diarias, pronto cayó en el olvido e incluso hace dos semanas su fundador señaló que la aplicación va a sufrir un cambio dramático: abandonará la emisión de vídeo en streaming para siempre y se centrará en otras funcionalidades, como la creación de una red social móvil en torno al vídeo.

Meerkat tira la toalla, pero no así Facebook, que vio cómo Twitter le pilló con el pie cambiado en cuanto a emisión de vídeo en directo y le tomó claramente la delantera. Sin embargo, su fundador, Mark Zuckerberg, reconoció que este tipo de contenidos eran prioridad para la red social y puso a sus ingenieros a trabajar en el desarrollo de un producto propio.

Ya en verano Facebook comenzó a permitir a algunos usuarios y personajes famosos de Estados Unidos con perfiles verificados emitir vídeo en directo a través de su aplicación móvil. Poco a poco ha ido ampliando el número de miembros y de mercados en los que se puede utilizar Facebook Live, pero aún no ha llegado a ofrecérselo a los 1.590 millones de usuarios activos con los que cuenta.

Sea como sea, el usuario se ha acostumbrado ya a poder realizar emisión de vídeo desde su móvil pulsando un solo botón. Periscope cierra su primer año de vida con más de 200 millones de retransmisiones realizadas y con una cifra impactante: cada día se visualizan contenidos equivalentes a 110 años de vídeo en directo, tanto en iOS como en Android. Para contabilizar este dato, la aplicación no tiene en cuenta el tiempo que un mismo vídeo pueda contemplarse en la web o ser visto una y otra vez.

Mientras Periscope continúa desarrollando funcionalidades –recientemente ha estrenado, por ejemplo, compatibilidad con las cámaras GoPro- el principal hándicap con el que se encuentra es con la tardía popularización de las redes móviles de alta velocidad y, sobre todo, con el elevado precio que las operadoras todavía imponen a las tarifas de datos móviles para conectarse a Internet desde cualquier lugar.

Periscope –así como Facebook Live- necesitan de conexión 4G –no disponible todavía en muchos territorios- para transmitir con calidad y sin latencia. Puede utilizarse con una conexión WiFi, pero eso limita a que la retransmisión se realice dentro del área de cobertura: por ejemplo, el interior de una vivienda o de una oficina.

Realizar emisiones desde la calle o en espacios naturales donde no se ofrezca una WiFi gratuita conlleva agotar rápidamente la tarifa de datos. Por ejemplo, un usuario que tuviese contratada la cantidad media de datos móviles que se consume en España -1,1 GB mensuales- podría agotar sus megas para conectarse a Internet en cuanto hiciera un par de retransmisiones en directo y estas tuvieran una duración aproximada de cinco minutos cada una. El día que sea común contar con una tarifa ilimitada de datos en el móvil no habrá problemas para retransmitir en cualquier momento y desde cualquier lugar.