Cómo controlar los contenidos que muestra el algoritmo de Facebook

  • La red social considera decenas de variables para ordenar los contenidos que muestra a los usuarios cada vez que se conectan
  • Facebook trata de seleccionar aquellas publicaciones que puedan ser de más interés del usuario, pero éste puede indicarle qué contenidos le interesan más
  • En la plataforma no se “esconde” ningún contenido, pero si el usuario no toma acción, algunas publicaciones pueden quedar con visibilidad escasa

Cada vez que un usuario se conecta a su perfil de Facebook podría encontrarse, de media, con 1.500 contenidos nuevos publicados por sus amigos y por las empresas y medios de comunicación que sigue. Como ver y prestar atención a todos esos contenidos sería imposible, Facebook asume la tarea de “ordenarlos” para mostrarle, en primer lugar, aquellos que considera que podrían interesarle más.

El objetivo de Facebook es que el usuario no se pierda nada que pudiera resultarle relevante. No esconde ninguna publicación, pero desde hace años ya no las muestra n orden cronológico, sino que las ordena, aunque si el usuario hiciera suficiente scroll llegaría a verlas todas. Ahora bien, ¿cómo realiza Facebook esta selección? Para ello, emplea su famoso “algoritmo”, una serie de reglas que utiliza para valorar el interés de cada publicación, otorgarle una puntuación y un orden en el ranking.

Publicidad

Como ya hemos explicado en CuartoPoder, Facebook cambia periódicamente los principios que rigen su algoritmo. En la actualidad, se otorga mayor peso a los contenidos publicados por amigos y familiares, así como a aquellos publicados por personas y páginas con las que el usuario suele interactuar. Sin embargo, éste no es un ranking infalible y son constantes las quejas de usuarios que aseguran que no se les muestra lo que más les interesa o que “hace mucho tiempo” que no ven los contenidos de un contacto en concreto.

Publicidad

Lo que muchos no saben es que la red social pone a su disposición una serie de herramientas para que puedan tener un mayor control de la experiencia e influir en el orden de los contenidos que se les muestran en su feed de actualizaciones. Conocerlas y utilizarlas permite decir a la red social qué contenidos quiere el usuario que se le muestren en primer lugar. Serían las siguientes:

  • Opción de “Ver Primero”. Aunque no se pueda sortear el algoritmo como tal, el usuario puede indicar a Facebook que le muestre siempre las publicaciones de determinadas personas o determinadas empresas en primer lugar. Para hacerlo tiene que visitar la página de perfil de esa persona o compañía y colocar el cursor -o pulsar- sobre el botón “Seguir” que se muestra junto a la cabecera. Al hacerlo se mostrará un menú emergente en el que se encuentra la opción “Ver primero”. Activándola todos los contenidos publicados por esa persona o empresa serán ubicados en el primer lugar del ranking que elabore el algoritmo.

Esta opción es efectiva si sólo se selecciona un reducido número de perfiles para “mostrar primero”, ya que si son muchas las cuentas elegidas, previsiblemente habrá muchos contenidos nuevos por mostrar cada vez que el usuario se conecte a la red social, por lo que Facebook echará mano del algoritmo para ordenar entre sí también esas publicaciones que debería “mostrar primero”.

-Posibilidad de ocultar publicaciones. Si a una persona no le gusta un determinado contenido que el algoritmo de Facebook ha mostrado en las primeras posiciones, puede indicar a la red social que se lo oculte y que se le muestren menos contenidos similares en el futuro.

Para lograr esto es necesario pulsar en la esquina superior derecha de una publicación. Al hacerlo se desplegará un menú que muestra, entre otras, la opción “ocultar publicación”.

  • Dejar de seguir. Facebook habilita una posibilidad de dejar de ver contenidos publicados por una persona sin tener que retirarle la amistad en la red social, lo que puede considerarse una ofensa. Para ello lanzó hace años la opción “Dejar de seguir”, que también se muestra, como la anterior, al desplegar el menú ubicado en la esquina superior derecha de cada publicación. Al pulsarla, se dejará de ver los contenidos que publique esa persona o página. Además, ella nunca sabrá que se le ha “silenciado”.
  • Posibilidad de pausar las publicaciones. Puede ser que un usuario no quiera ver las publicaciones de un determinado contacto pero sólo durante un tiempo determinado. Por ejemplo, durante sus vacaciones, para no tener que ver todas las publicaciones que realiza desde la playa.

Para ello, Facebook ha habilitado la función “snooze”, que permite que no se muestren los contenidos de un determinado usuario durante 30 días. Pasado este tiempo, volverán a ser tenidas en cuenta sus publicaciones y el algoritmo las ordenará junto a las demás. Para activar esta función también se debe acudir al menú desplegable de cada publicación.

Además de estas cuatro funciones, Facebook se encuentra en la actualidad probando una nueva herramienta llamada “Keyword Snooze”. En estos momentos pueden utilizarla usuarios de cinco países (Estados Unidos, Reino Unido, Nueva Zelanda, Australia y Canadá) y permite elegir una determinada palabra para que no se muestren los contenidos que la incluyen.

Para activar esta acción, que posiblemente sea lanzada de manera oficial en las próximas semanas, el usuario debe pulsar sobre una palabra incluida en un contenido que se le haya mostrado en Facebook y seleccionar que el algoritmo no tenga en cuenta esas publicaciones y no se le muestren.

Esto es útil para erradicar bulos, noticias falsas o comentarios malintencionados que no se quieran leer en esta red social. En este sentido, muchas de las modificaciones que ha introducido recientemente Facebook en su algoritmo tienen que ver precisamente con la proliferación de las noticias falsas (fake news) y su lucha contra el clickbait, penalizando la búsqueda del clic fácil con titulares sensacionalistas o engañosos.

En este sentido, la red social desde hace unas semanas valora especialmente la calidad de una página, y si considera que esta es baja, porque publica contenidos poco relevantes o falsos, el algoritmo otorga menos importancia a sus publicaciones. Éstas posiblemente quedarán relegadas a posiciones más bajas en el listado de actualizaciones que se le muestren a un usuario cuando acceda a la red social.