¿Sabes cuánto de lo que te rodea fue inventado por mujeres?

mujeres inventoras
Ada Lovelace, la hija de Lord Byron, está considerada como la primera programadora informática de la Historia. / Wikipedia

La editorial Lunwerg publica el libro ‘Supermujeres, superinventoras. Ideas brillantes que transformaron nuestra vida’, una recopilación de más de noventa ejemplos de féminas (y de sus inventos) que a lo largo de la historia lucharon contra viento y marea, a menudo teniendo el enemigo en casa, para realizar sus sueños.

Publicidad

Anuncio

mujeres inventoras
Virginia Apgar

Test de Apgar: se aplica para evaluar el estado psicofísico de los neonatos y se realiza al primer y quinto minuto tras el nacimiento, cada uno de los parámetros que analiza informa de cómo se adapta el bebé a la vida. El test fue idea una mujer pediatra, Virginia Apgar.

ticketea

La hija del poeta Lord Byron, Ada Lovelace, apuntó en sus notas, en 1843, el primer algoritmo destinado a ser procesado por una máquina, por lo que se la considera la primera programadora informática de la historia. Lovelace creció en una época en la que las mujeres tenían vetada la entrada en las bibliotecas. En 1979 el Departamento de Defensa bautizó con su nombre, ADA, un lenguaje de programación.

Fue la primera ingeniera eléctrica estadounidense y la primera profesora de esa materia en todo el país. Se especializó en análisis de sistemas de energía eléctrica e inventó la “calculadora Clarke”, que se utilizaría en la resolución de problemas sobre líneas de transmisión eléctrica. Edith Clarke se quedó huérfana a los 12 años y utilizó su herencia para estudiar Matemáticas y Astronomía.

Registró varias patentes pero una de ella consiste en un sistema universal y de alta seguridad para la autentificación de la identidad de las personas a través del reconocimiento por córnea. Este sistema se puede adaptar al campo de la defensa y la seguridad a nivel militar y privado, como en oficinas, bancos, hoteles, dispositivos móviles y ordenadores. Su inventora es la española Celia Sánchez-Ramos, farmacéutica y doctora en Ciencias de la Visión, Medicina Preventiva y Salud Pública.

Mae Jemison es Doctora en Medicina, ingeniera química y astronauta. Tiene 9 doctorados honoris causa en ciencia, ingeniería, letras y humanidades y fue la primera mujer afroamericana en viajar al espacio en 1992. Dejó la Nasa para fundar su empresa que investiga, comercializa y desarrolla ciencia y tecnología para la vida cotidiana.

mujeres inventoras
Hipatia de Alejandría

Instruida en Matemáticas y Astronomía, Hipatia fue la filósofa más destacada de la escuela neoplatónica de Alejandría. Escribió sobre geometría y álgebra e inventó un aparato para obtener agua destilada. Una de sus frases fue “Defiende tu derecho a pensar. Pensar equivocándose es mejor que no pensar”.

Hagamos una prueba, ¿cuántos de los nombres anteriores le suenan? Es más, ¿le suena alguno? Por otro lado, ¿sabría decir cuántas de las cosas que le rodean en su vida cotidiana ha sido inventada por una mujer? Si preguntamos al común de los mortales sobre mujeres científicas o inventoras, veremos que los conocimientos no van mucho más allá de la francesa Marie Curie. Y sin embargo, son muchísimas las mujeres que han patentado inventos a lo largo de la Historia sin que sus nombres aparezcan en los libros ni hayan obtenido reconocimiento alguno en muchos casos. Luchando contra viento y marea y sobre todo, luchando contra una sociedad que les negaba la igualdad con los varones y que las quería relegadas a otras tareas más domésticas.

mujeres inventoras
Portada de ”Supermujeres, superinventoras. Ideas brillantes que transformaron nuestra vida’, de Sandra Uve . / Editorial Lunwerg

La historia de más de noventa de esas mujeres se recoge de forma amena y muy visual en un libro publicado por Lunwerg. “Supermujeres, superinventoras. Ideas brillantes que transformaron nuestra vida”, de Sandra Uve, un homenaje a todas estas mujeres valientes y luchadoras que desafiaron en muchas ocasiones a su entorno para poder llevar a cabo sus proyectos. Una investigación que le ha supuesto bucear en un mar de documentos, datos y webs, una tarea titánica, nada sencilla si consideramos que las mujeres solo empezaron a registrar inventos con su nombre a finales del siglo XIX. Además, si estaban casadas, el apellido cambiaba por el de su marido. También, en otros casos muchas mujeres ocultaban su identidad por miedo a represalias del marido o de la familia, por lo que en muchas patentes solo figuran siglas. Sandra Uve también descubrió que, carentes de derechos ante la ley hasta casi el primer cuarto del siglo XX, muchos inventos se inscribían a nombre de sus maridos y muy pocos esposos les hicieron “el favor” de nombrarlas en la patente.

Una lectura muy necesaria en estos tiempos en los que las féminas todavía seguimos peleando por la igualdad de derechos y que es además, una inspiración para todas aquellas que siguen pensando que la ciencia es cosa de chicos.

Publicidad