«Los medios de comunicación nos traen la actualidad en píldoras para que no nos duela tanto»

5
Imagen de tercerainformación.es

Tercera Información acaba de lanzar un Manual de Estilo que reúne los principios que, a su juicio, deben regir un medio socialmente responsable y comprometido con un periodismo libre y sin ataduras de ninguna índole. Entre sus objetivos figura el fomento de la información independiente de calidad y la democratización de la Sociedad de la Información, que es el lema que recoge en su portada. Con este motivo entrevistamos a Rubén G. Herrera, periodista y editor de este medio, que explica algunas de las señas de identidad de Tercera Información y de sus secciones más destacadas como el Laboratorio de Noticias que busca "desmontar las grandes mentiras de los medios de comunicación".

Publicidad

¿Qué es Tercera Información y qué persigue?

Publicidad

Somos un social media que cuenta ya con seis años en la red y busca potenciar las redes contra-hegemónicas para un mundo informativamente más abierto y plural. Nos constituimos como una asociación sin ánimo de lucro formada por un equipo multidisciplinar de redactores que funcionan de forma deslocalizada a nivel nacional y que deseamos crecer internacionalmente. Nuestros perfiles varían mucho. Hay miembros de movimientos sociales, indignados, trabajadores de las clases bajas y medias… pero también periodistas, fotógrafos, analistas, diseñadores, profesionales del marketing, traductores, informáticos, que han decidido anteponer el cambio social a su ejercicio profesional remunerado hartos de que las injusticias sociales no tengan cabida en los grandes medios de comunicación y cuando lo hacen, sea sin profundidad, generando apatía, quietud, una visión frívola de nosotros mismos.

¿En qué consiste y que propósitos persigue el manual de estilo que acabáis de lanzar?

La palabra clave para este Manual de Estilo no sería “innovar” sino “recuperar” los sentidos sociales que la cultura de masas está olvidando: la reclamación de una democracia participativa, la reivindicación de nuestros derechos sociales y laborales, y todo lo que hemos perdido, que en el fondo sabemos y nos cuesta admitir. Pero también mirando adelante, buscamos la consolidación de medios de comunicación libres. Para ello hace falta que estemos preparados y tengamos muy claras las directrices a seguir.

Por ello, el manual responde a una necesidad interna y a otra externa. La interna es agilizar los increíbles flujos de participación que estamos recibiendo, especialmente desde la cobertura que hemos hecho del movimiento 15M, entre otras cosas. La externa es ofrecer nuestro trabajo a terceros para que lo difundan y poder ayudar a la mejora de la información independiente de calidad. El error ha sido haber tardado tanto en desarrollarlo.

¿Qué características debe reunir un medio socialmente responsable?

Cada colectivo que decide arriesgar su salud y bolsillo a favor de una información complementaria a la de los medios del sistema debería tener muy claro el carácter pedagógico y la responsabilidad ética. Y, por supuesto, más allá del "boom" de agregadores de noticias, tweets, blogs, o desarrolladores de páginas, lo que hacen falta son gestores de contenidos con capacidad analítica y crítica. Y abundan.

¿Cuáles son las principales apuestas informativas de este medio?

El mayor ejemplo de nuestra actividad lo constituye el Laboratorio de Noticias, una sección de análisis y opinión con la que pretendemos desmontar grandes mentiras generalizadas en los medios de comunicación, generalmente a petición de los lectores. Pero también apostamos por informar ampliamente y citando fuentes e implicados, a modo de collage, en los que intentamos ofrecer la mayor pluralidad posible. Hemos traducido cables de Wikileaks poco conocidos, hemos reseñado ampliamente libros actuales para fomentar la reflexión, hemos entrevistado a personalidades poco mediáticas… En general, desarrollamos temas sobre los que no conseguimos la información que desearíamos obtener de otros medios. Nosotros no tenemos esos compromisos políticos, publicitarios, financieros que bloquean al periodismo libre.

¿Cuántas personas forman parte del equipo?

Somos un equipo fijo de una docena de personas, pero actualmente contamos con numerosos  colaboradores externos a título individual que poco a poco se van insertando en las actividades de redacción, edición, difusión…  Y por supuesto, una red cada vez más consolidada de medios, entre los cuales no competimos, sino que participamos.

¿Qué papel juega la participación de los usuarios?

Si alguien quiere publicar algo y no sabe cómo puede enviarlo a los espacios genéricos donde se sube literalmente todo lo que llega puede contactar con nosotros. Los usuarios, entendidos como lectores, pueden comentar libremente, proponer noticias o incluso secciones. Si buscan una mayor implicación deben acceder al Manual de Estilo, planteado para social media en general, dentro del paradigma actual de “periodismo ciudadano” del Quinto Poder, Web 2.0, etc., en el que se ofrece un novedoso enfoque cualitativo de dicha participación. Mostramos transversalmente las ventajas de colaborar en un medio de comunicación independiente, que no son pocas.

¿Qué manipulaciones mediáticas abundan según el trabajo que desarrolláis en el Laboratorio de Noticias?

Existe una disciplina o asignatura en las facultades de periodismo llamada Estructura de la información. Supone una visión crítica de la relación de los medios de comunicación con el poder político-económico, imposibilitando una verdadera pluralidad informativa. Con una visión analítico-estructural de los medios, podemos deducir el impacto de las lógicas comerciales y los intereses empresariales en la calidad de la información. Esto es bastante evidente para todos; pero raras veces aplicado como método. Eso nos ha ayudado a ver la manipulación de datos sobre disparidad de temas. Es curioso que el tema tratado en las críticas o "desmontes" con más visitas al laboratorio sea los referentes al “bloqueo informativo”, y concretamente, el de las manifestaciones pacíficas y su tratamiento mediático tanto en el silencio inicial sobre las movilizaciones en EE.UU. a principios de este año (Wisconsin) que también sirvieron de germen al actual "Occupy Wall Street", como en la cobertura y manipulación de la última gran movilización global (15-O); los ataques de El País y otros medios al socialismo en Latinoamérica y en España (IU); el ascenso de la extrema derecha en Occidente y sus medios de comunicación, los escándalos de algunas multinacionales…, la importancia de la mano de obra inmigrante en Almería, la naturaleza engañosa de una oligarquía que se ofrece como plural… o incluso la relación entre medios de masas y bancos con fabricantes de armas con lobbys culturales de derechos de propiedad y un sinfín de temas que nos preocupan. Las dinámicas son casi siempre parecidas y los medios evidencian la naturaleza contradictoria del sistema. La actualidad nos las van trayendo en píldoras para que no nos duelan tanto.

5 Comments
  1. Jonatan says

    Este señor habla fatal: un ¿»social media»?. En cuanto al manual de estilo, empieza con el anhelo de abandonar la «sociedad de la información» por la «sociedad del conocimiento». Dos cosas: 1: si se lo cree, mal asunto; 2: la llamada «sociedad del conocimiento» es una patraña que interesa a los de siempre, cómo engañar al pueblo ignorante para que se crea muy sabio, se le dice que lo es y listo. Aprobado general. Así seguirán mandado los que de verdad saben, los que tienen el poder en sus manos. A pesar de que lo que tenemos ahora dista mucho de aquel despotismo ilustrado del XVIII; más bien un despotismo deslustrado. En fin, les deseo buena suerte por lo que tienen de buenas intenciones.

  2. Sara says

    En el documento se habla de que «combatir la desinformación solo puede hacerse de manera colectiva», y con eso se refiere a la llamada sociedad del conocimiento. No saque las cosas de su contexto

Leave A Reply

Your email address will not be published.