Abstención, brujas y fantoches

3
Los candidatos a la Gobernación de Nueva York, en el debate del pasado día 18. De izda. a dcha., Carl Paladino (republicano), Jimmy McMillan ("Rent is too Damn High") y Andrew Cuomo (demócrata). / Peter Foley (Efe)

La cosa anda mal y la gente está cabreada. Punto.

Barack Obama llegó al poder subido en un globo inflado de esperanza, y casi dos años después, a nivel local y nacional, el personal se ha cansado de esperar.

El anuncio de abajo es un ejemplo de ello: el grupo "Latinos por una Reforma" promueve la abstención del votante hispano en las elecciones congresionales de este 2 de noviembre. Durante la campaña de 2008 Obama prometió una regularización de indocumentados en su primer año de gobierno, algo que sin duda le proporcionó un masivo apoyo latino (a pesar de que el republicano John McCain había sido coautor del último intento serio -fallido- de reforma migratoria). Ya casi estamos en la mitad de su mandato -y a punto de perder una amplia mayoría en ambas cámaras legislativas- y aquí no pasa nada.

[youtube width="608" height="300"]http://www.youtube.com/watch?v=QKFAiMbm1Fc[/youtube]

(No sólo eso, sino que además, por culpa de la grave crisis económica y la irresponsable ambición política de algunos, el clima anti-inmigrante oprime cualquier intento de discusión civilizada sobre el tema. Cuando no hay empleo, el recién llegado es el primero en recibir la patada; cuando hay miedo a no llegar a fin de mes, la simplicidad del mensaje político es primordial. Al inmigrante sin papales le toca esperar... o irse por donde vino.)

O sea, el llamado a la abstención de "Latinos por una Reforma" tiene todo el sentido del mundo, si no fuera por quién está detrás de él. Su responsable es Robert de Posada, conocido activista conservador, que como no puede pedir seriamente el voto por el Partido Republicano -ya que se ha dedicado últimamente a machacar a latinos, gays y todo aquel que se salga de la norma "tradicionalmente americana"- aconseja quedarse en casa: inteligente maniobra, opinan algunos, para que los republicanos le ganen la partida a los demócratas en un gran número de estados donde el voto hispano es decisivo.

Todo vale en esta campaña electoral donde se busca explotar la angustia colectiva y la desconfianza. El ciudadano de a pie, dicen, se siente olvidado, víctima de un sistema político dirigido por una élite lejana que quiere controlarlo todo sin ofrecer resultados concretos. Toca reemplazar al político de carrera -o al presidente con aires de profesor universitario- con alguien común y corriente. Toca ser tú.

[youtube width="608" height="300"]http://www.youtube.com/watch?v=uxJyPsmEask[/youtube]

Ése es el eslogan de esta nueva aprendiz de Sarah Palin: "I am you" (yo soy tú). Su nombre: Christine O'Donnell. Su ambición: lograr el escaño en el Senado, por Delaware, que durante décadas ocupó el ahora vicepresidente Joe Biden. En ese mismo anuncio la candidata intenta aclarar que "no es una bruja". Y es que la señorita O'Donnell a finales de los noventa, en un programa de televisión de debate desenfadado, comentó que en su día "hizo sus pinitos en brujería". Cosas de juventud, se disculpa ahora, enfatizando que, como todo el mundo, ella también ha tenido problemas pagando sus facturas y terminando la carrera universitaria (por fin consiguió el título de licenciada hace unos días, 17 años después).

O'Donnell, con su simple mensaje y apego a la Constitución (que en público ha demostrado no conocer bien) se ha convertido en nueva musa del Partido del Te. El que sea objeto de mofa continua por parte de la prensa no hace sino incrementar su encanto popular. Los periodistas tenemos últimamente fama de élite esnob y presuntuosa (¡gracias, Sarah Palin!).

El discurso político está alcanzando niveles ridículos. De ahí que no nos sorprenda Jimmy McMillan, nueva estrella política neoyorquina.

[youtube width="608" height="300"]http://www.youtube.com/watch?v=x4o-TeMHys0[/youtube]

McMillan es candidato a la gobernación del Estado de Nueva York por el Partido "Rent is Too Damn High" (El Alquiler es Fastidiosamente Alto). Se convirtió en el protagonista de un debate electoral este lunes, que además de contar con el tradicional -y favorito- candidato demócrata Andrew Cuomo y con el menos tradicional -y algo estridente- republicano Carl Paladino, incluyó a una madame de prostitutas de lujo y a un concejal de Nueva York, ex miembro del Partido de los Panteras Negras.

McMillan concluía cada una de sus intervenciones con su pegadizo "rent is too damn high", y cuando fue preguntado sobre su postura acerca del matrimonio homosexual, ésta fue su respuesta: "Si quieres casarte con un zapato, yo te caso".

Esta campaña electoral es dadaísmo puro y duro.


loading...

3 Comments
  1. malonbe8 says

    En España más o menos lo mismo, solo que aquí de momento nadie se ha ofrecido a casar a alguien con un zapato. Eso sí, los jueces dictan custodia compartida para los perros…PAIS!!

  2. el zurdo says

    Muy buen artículo. El nivel de nuestros políticos supuestamente profesionales es tan bajo que crece el apoyo de la gente a outsiders, a personajillos excéntricos con ideas simples pero efectistas y populistas, chantajistas como los que vendían ungüentos de serpiente que lo curaban todo en el salvaje oeste. Aquí empiezan a surgir algunos. De hecho, si Belén Esteban se presentara a las elecciones, lograría más votos que IU. Increíble. A veces pienso que tenemos los políticos que nos merecemos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.