Esos privilegiados

10

Ya me van cuadrando más las cosas después de que el otro día, en este periódico de blogs, intuyera que no nos habían contado toda la verdad en el tema de los controladores.

"Piensa en un animal acorralado al que alguien más fuerte está acosando y arrinconando contra una esquina", me cuenta un controlador de confianza -que me pide mantener su anonimato- para explicar lo ocurrido el viernes previo al puente de diciembre. "El animal enseña los dientes y va retrocediendo hasta que ya no le queda escapatoria y su cuerpo toca la pared. Si el animal conserva algo de dignidad y de sangre en las venas, lanzará una dentellada salvaje, a la desesperada y con todas sus fuerzas".

Este controlador, al que llamaremos Félix, ha dedicado numerosas horas de su tiempo libre en elaborar un detallado informe, completo con documentación de relevancia, para contarme la versión de la otra parte en este conflicto laboral que no sólo tiene implicaciones económicas para el país, sino que también podría tener consecuencias catastróficas en materia de seguridad para millones de pasajeros.

Si bien es indudable que los trabajadores de este gremio exhibieron un comportamiento sumamente irresponsable los pasados 3 y 4 de diciembre -"No tiene justificación ninguna", escribe Félix, "es una bestialidad dejar tirados a cientos de miles de pasajeros en los aeropuertos al comienzo de un puente. No había ocurrido nunca antes y espero que no vuelva a suceder jamás"-, la chapucera gestión de este conflicto por parte del gobierno debería haber provocado, como mínimo, la dimisión del ministro de Fomento José Blanco.

A base de mentiras, decretos y ahora también leyes franquistas, el gobierno lleva meses librando una batalla campal con un colectivo de profesionales que son tachados inmediatamente de privilegiados por su generosa remuneración económica, pero que desempeñan una labor indispensable para el país. "El que menos cobra", dijo Blanco en una entrevista para la cadena SER el 28 de diciembre de 2009, "deben saberlo todos los ciudadanos, cobra, ha cobrado el año pasado aproximadamente 370.000€". No sé cómo hace sus cuentas el ministro, pero mirando esta nómina el cálculo no sale. A partir de ahí, señor ministro, no me creo nada. Qué pena que sea tan fácil en España hacer demagogia con el dinero, país que todavía mira con odio -o más bien, envidia- a aquél que cobre demasiado.

Nos han contado que hay pocos controladores, algo que es muy cierto. Pero nadie nos dice por qué hay tan pocos. Si el gobierno puede en unas horas echar mano de una ley pre-democrática y declarar el estado de alarma, ¿cómo es posible que no sea capaz de ampliar la plantilla de una empresa pública? La última convocatoria de oposiciones se celebró en el año 2006, y hasta el 2009 no se liberó la formación de los aspirantes. Fácilmente podemos deducir que los altos sueldos se deben al simple principio de oferta y demanda, y que las horas extra, cada vez más necesarias por el aumento del tráfico aéreo durante los últimos años, están tan bien pagadas porque nadie las quiere hacer.

"La batalla por la opinión pública parece perdida", me cuenta Félix. "En tiempos de crisis, en cuanto se mencionan sueldos altos (aunque estén acordados libremente en negociación colectiva), todo lo demás pasa desapercibido y parece que deja de tener importancia. Aunque nos hayan reducido los sueldos de nuestro Convenio a la mitad y nosotros lo hayamos aceptado casi sin rechistar, a la gente le sigue pareciendo que cobramos demasiado, que deberíamos cobrar menos, y que todo lo que nos pueda pasar está justificado por los altos sueldos. Además, existe un desconocimiento enorme de la profesión y del mundo de la aviación, y algunas condiciones laborales parecen privilegios, cuando se trata de condiciones necesarias para mantener los niveles de seguridad".

Y ahí debería estar la preocupación de los españoles, en la seguridad, opina Félix, que como sus compañeros se encuentra ahora en un limbo legal, y rodeado en su lugar de trabajo de militares y personas extrañas que nunca había visto. El fracaso de una importante negociación laboral desemboca en la intervención del Ejército de la mano de un gobierno socialista. Cómo bien dice mi colega Antonio Chacón en su columna del periódico HOY, "la que hubiera armado la izquierda si Aznar hace lo que Zapatero".

La negociación fue tan chapucera que el gobierno se vio obligado a emitir por decreto -anunciado por la ministra Elena Salgado el viernes pre-puente a las dos de la tarde- una "clarificación" de las horas anuales a trabajar, porque corría el riesgo de quedarse sin controladores a finales de diciembre al haber cumplido, muchos de ellos, el límite que fijaba la ley de abril. O sea, recalculaba en el último minuto del partido las horas laborales de una plantilla ya de por sí sobrecargada que no sabe ahora cuándo podrá tomarse esas vacaciones que todos los pasajeros del puente reclamaban como merecido derecho.

No sé ustedes, pero yo prefiero que cuando me monto en un avión, tanto el piloto como el controlador de turno estén contentos, bien descansados y satisfechos con sus condiciones de trabajo, para que lleven a cabo sus funciones con la profesionalidad y precisión que requieren. No quiero que estén nerviosos ni preocupados por el próximo decreto que el ministro de turno se vaya a sacar de la chistera, como lo han estado desde hace más de un año.

"Lo más preocupante", dice Félix, "es que los incidentes graves de seguridad aérea han crecido exponencialmente durante este año con respecto a años anteriores. Creo que volar en España es ahora mucho más inseguro que hace un año. Esto es lo más preocupante y lo que nadie parece tener en cuenta".

Veremos qué ocurre cuando AENA pase a manos privadas, como es su destino después de todo este proceso que lleva años cocinándose. ¿Se podrá garantizar ese derecho a la movilidad que ahora se esgrime? ¿Y el derecho a la seguridad?

Mientras esperamos, seguiremos asistiendo a un espectáculo donde los roles de buenos y malos ya se repartieron tras la respuesta irresponsable del gremio de controladores a la provocación del gobierno. Seguro que habrá que seguir reduciendo aún más los costos para aliviar el enorme déficit de AENA y hacer su venta más apetecible.

Y los controladores seguirán pagando la falta de previsión (y los españoles, con sus impuestos, la mala gestión de AENA)... una falta de previsión a la que bien nos tiene acostumbrados este errático gobierno.


loading...

10 Comments
  1. claudiom says

    Realmente tiene mucha cara el supuesto Felix, victimizandose y pretendiendo asustar a los pasajeros con la seguridad.
    Nadie niega de la incompetencia y chapuceria del gobierno actual y de los pasados.
    Esta claro, todos saben la situacionde este bendito pais, pero el colectivo de controladores, educados, cultos, soberbios, no han estado a la altura tampoco.
    Se han rebajado a la altura de Pepe Blanco , ZP y todo su ballet de inutiles.
    No han cumplido con sus obligaciones , al igual que el gobierno.
    Y a nadie les va a dar pena.
    En cuanto a lo de Aznar y la izquierda, recordar quien abrio las manos de los contorladores (con el convenioi que termino en 2006) o que hizo en sus 8 años.
    A cualquier currela los hubiesen hechado a la puta calle.
    El problema, es que hay una falta de solidaridad y empatia en todos los sectores de la sociedad, que solo nos llevara al fracaso.
    Estamos en el inicio del camino.

  2. Jonatan says

    «echado», Claudiom.

  3. Hortensia says

    Estoy de acuerdo en que los controladores no son los únicos malos del conflicto. Si cobraban tanto, era porque hacían muchas horas extra, cosa que se acabaría si se formaran muchos más controladores y no hubiera tan pocos. Pero además, aunque es cierto que cobran mucho, también son el único colectivo al que se ha bajado el sueldo casi a la mitad en un año y sin previo aviso. Y desde luego, no son el único colectivo «privilegiado» y además son muy pocos. O sea que su bajada de sueldo repercute muy poco en lo que se ahorra el Sector Público. Se podría ahorrar mucho más si recortara privilegios a ministros, ex ministros, gente con tres pensiones y acabara con los contratos blindados de los miles y miles de personas que trabajan en la Administración como «asesores de» o «amigos de» sin haber pasado nunca una oposición. Pero claro, eso implicaría tener descontentos a miles y miles de afiliados a uno u otro partido (en ayuntamientos y Comunidades se hace lo mismo) y a sus familias. Es mejor buscar un malo como los controladores y demonizarlo como han hecho el señor Blanco y el señor Rubalcaba, uno por populista y otro por maquiavélico. Pero eso sí, el señor Blanco afirma a continuación que «está tajantemente descartado» que las familias se puedan quitar sus deudas hipotecarias ni ahora ni nunca, entregando su casa al banco. Ya que va de populista, señor Blanco, ¿por qué no ir hasta el final y hacer algo que de verdad sea bueno para la gente? No vale apuntarse un tanto tan fácil. Búsquese uno más difícil.

  4. txemiya says
  5. lupe says

    Lo de este gobierno contra los controladores es demolizante. Hablando de «privilegios» ayer leí que el Sr. Montilla y Sr. Benach ex presidente de la Generalitat y del Parlament de Catalunya cobrarán el 80% de su sueldo y la pensión más alta. Después de la gestión tan terrible que han hecho, nadie les pide responsabilidades y siguen cobrando de nuestros impuestos. Los controladores trabajan, cumplen con su cometido y les arrebatan sus derechos a Decretazo limpio como nos van a arrebatar a todos los demás las pensiones, los salarios, las indemizaciones por despido, la edad de jubilación etc., sino echamos al Gobierno a la calle YA. Espero que todas estas personas que están de acuerdo con los reales Decretos y la ley de alarma no la tengan que sufrir en sus propias carnes, porque ahora están de acuerdo para poder «irse de vacaciones» pero luego veremos qué pasa con todos los españoles.

  6. quemado says

    Le cambio a cualquier controlador su trabajo por el mio por un año y luego le doy la opcion de cambiarmelo otra vez, si le digo las condiciones, seguro que sigue queriendo ser controlador.Algunos que viven en el cielo era bueno que les diesen un garbeo por el infierno a ver si despues seguian quejandose con lo que tienen.

  7. tiquitaca says

    quemado, mejor cámbiate el sitio con algún ministro, que sin necesidad de formación no viven nada mal y cuando dejan el cargo aún les queda la vida arreglada…

  8. Patronio says

    No sé quien eres, Juan Manuel Benítez, pero si consideras a ‘tu colega’ el pacense Antonio Chacón (que por cierto no tiene ninguna columna en el Hoy, es prácticamente analfabeto), como una fuente digna de mención, ya me explico el cacao mental que muestras en este escrito. Y no lo digo con ánimo ofensivo, sino que a la vista está. A veces dudo de si Cuarto Poder es un diario progresista o una sucursal de La Gaceta.

  9. Patronio says

    Rectifico, anulo y pido disculpas por mi anterior comentario. Ya me he documentado acerca de Juan Manuel Benítez y he podido comprobar mi error al confundir a Antonio Chacón Felipe con otro Antonio Chacón (el enlace a su columna está roto). Debería haberlo hecho antes de lanzarme a despotricar, lo reconozco, ha sido una torpeza. Pero sigo pensando que Juan Manuel está muy equivocado en su análisis, primero por conceder tanta credibilidad a alguien que es parte interesada (y muy interesada) en este conflicto, y segundo porque su lejanía de la realidad española le impide enjuiciar el conflicto con la debida objetividad.

Leave A Reply

Your email address will not be published.