Un joven kurdo se convierte en el nuevo símbolo de la revuelta iraní

2
Foto de Sane Jalé en varias web reformistas.

En Irán, los muertos también tienen un gran valor político. Como en otros movimientos populares, no tardan en convertirse en “mártires de la causa”. Durante las manifestaciones contra el fraude electoral de 2009 fue Neda, la joven cuyas estremecedoras imágenes agonizando recorrieron todo el planeta. Ahora es un joven kurdo de 26 años, Sane Jalé, cuya imagen intenta apropiarse el régimen asegurando que era uno de los suyos y que, en realidad, fue asesinado por los alborotadores. Hoy, todas las miradas se centran en él, porque el Movimiento Verde ha convocado una jornada de lucha en todo Irán para rescatar su nombre y sus ideas.

Sane Jalé era natural de Paveh, una pequeña ciudad del Kurdistán iraní pegada a la frontera con Irak que se distingue por los sentimientos nacionalistas des sus habitantes y donde resulta muy difícil encontrar a partidarios del régimen dentro de la juventud. Sane se había trasladado a Teherán para estudiar en la Facultad de Arte y falleció el lunes de un disparo a corta distancia durante los disturbios.

Publicidad

Pese a que era un conocido activista de la oposición y simpatizante del Movimiento Verde, al día siguiente la televisión oficial informó que, en realidad, pertenecía a los “basijis” y que, por esta razón, fue atacado por manifestantes armados. Como prueba, mostraron un carnet a su nombre de la organización paramilitar. El miércoles, sin el consentimiento de su familia, llevaron su cuerpo a la universidad, donde cientos de basijis, apoyados por pasdaranes y policías secretas, le rindieron honores llevando el ataúd a hombros mientras impedían que sus compañeros realizaran su propio funeral.

Los dos muertos el 14 de febrero: Sane Jalé y Mohamad Mokhtari. Bahman 25

Su hermano Ghaneh se encuentra en estos momentos detenido por denunciar las amenazas a su familia, la negativa de las autoridades a entregarles el cuerpo y, sobre todo, por haber negado ante La Voz de América y la BBC su militancia en esa organización y haber acusado a las autoridades de falsificar el carnet.

Todo el Movimiento Verde ha reaccionado para impedir la manipulación, transformando al joven kurdo en el nuevo símbolo de la oposición y ha convocado para hoy otra jornada de protestas en todo el país para recuperar su nombre y el de Mohamad Mokhtari, el otro joven fallecido el lunes. El Comité Coordinador del Movimiento Verde dice en su comunicado que la asistencia a las manifestaciones en Teherán y en otras ciudades supondrá “un firme respaldo a Husein Mousavi y Mahdi Karrubi”, al mismo tiempo que aprovecha la ocasión para mostrar su “solidaridad los compatriotas kurdos en la lucha contra la tiranía”.

La población kurda en Irán representa, aproximadamente, el 12 por ciento de la población total, extendiéndose por las provincias fronterizas con Irak del noroeste. Los kurdos fueron los primeros en levantarse contra el ayatolá Jomeini en 1979, el mismo año en que surgió la República Islámica. Desde entonces, no han dejado de protagonizar revueltas exigiendo autonomía y de apoyar a los movimientos de la oposición, existiendo varios grupos armados en esta zona de Irán. También se sabe que los estudiantes kurdos juegan un papel activo en las organizaciones universitarias de Teherán y que, entre los muertos durante las protestas electorales de 2009, había igualmente varios jóvenes kurdos.

Sané Jalé, en concreto, pertenecía a dos organizaciones universitarias. La primera era Tahkim-e Vehdat (Oficina para la Consolidación de la Unidad), tal vez la organización universitaria reformista más conocida; la otra era  la Asociación Islámica de la Facultad de Arte, asimismo vinculada al Movimiento Verde.

Sane Jalé -izquierda- durante su visita al gran ayatolá Montazeri en Qom. Irangreenvoice

Responsables de ambas organizaciones han explicado que Sane hizo campaña a favor del candidato reformista Mousavi en las elecciones presidenciales, que ha participado en otras protestas antigubernamentales y que conservaba fotografías con destacadas figuras de la oposición, entre ellas Said Hajarian, un dirigente muy cercano al ex presidente Jatami, y el gran ayatolá Montazeri, principal valedor espiritual de la oposición reformista, a quien fue a visitar en la ciudad de Qom integrando una delegación universitaria en noviembre de 2009.

Reza Sajadi, amigo íntimo de Sane, también ha negado su pertenencia a los basijis. Él fue el primero en conocer oficialmente su muerte porque recibió la llamada de una persona, sin identificarse, le dijo que fuera a recoger algunos objetos personales, entre ellos el móvil. Horas después, veía en la televisión cómo enseñaban un carnet basiji de su amigo, mientras lo definían como un estudiante que “había memorizado el Corán”, ardua labor que no puede pasar desapercibida y que es propia de personas profundamente religiosas. “Sé el riesgo que corro diciendo esto –ha dicho Reza- pero en cuatro años (de amistad) nunca he visto estas cosas”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.