El Bloque kurdo ofrece la paz en Turquía y Tayip Erdogán responde con la guerra

5
Mapa en el que se aprecia la importancia del voto kurdo en el tercio oriental del país. / Manuel Martorell

Cuando en la noche del 12 de junio se conocieron los resultados de las elecciones en Turquía, dio la impresión de que se abría la puerta a la esperanza para resolver los dos principales problemas del país: la reforma constitucional y el conflicto kurdo. Hoy, apenas dos semanas después, nos encontramos ante el peor de los escenarios posibles: una crisis política sin precedentes y un clima de guerra que no se vivía desde hacía tiempo.

Cartel de la diputada encarcelada Selma Irmak. / Fotos del Bloque del Trabajo, la Democracia y la Libertad

¿El motivo? La negativa de los tribunales especiales y, sobre todo, del Consejo Supremo de Jueces y Fiscales y de la Junta Electoral Central a reconocer la condición de parlamentarios a ocho candidatos en prisión provisional que fueron elegidos en las urnas. Seis pertenecen al Bloque del Trabajo, la Democracia y la Libertad, dos al CHP (Partido Republicano del Pueblo) y uno al Movimiento Nacional o MHP.

El desencadenante de la actual crisis está en la decisión de esa Junta Electoral Central de retirar el acta de diputado a Hatip Dicle, cabeza de lista por Diyarbakir y una de las figuras más prominentes del denominado bloque progresista, para dársela al partido del Gobierno, el AKP (Partido del Desarrollo y la Justicia). Después, vendría la decisión de varios tribunales de rechazar la libertad provisional de los parlamentarios electos. Tanto el Bloque como el CHP –principal partido opositor- decidieron boicotear este martes y miércoles la sesión de investidura del nuevo Parlamento, que transcurrió sin la presencia efectiva de 171 de sus 550 miembros.

Como señala una campaña internacional suscrita por más de 200 personalidades a favor de Hatip Dicle y sus compañeros, la cuestión de fondo estriba en que, una vez admitidas las candidaturas por la Junta Electoral y elegidos los parlamentarios, ningún organismo ni institución puede revocar la decisión de los electores y los elegidos deben gozar de la inmunidad parlamentaria.

El secretario general del CHP, Kemal Kiliçdaroglu, ha llegado a hablar de “dictadura civil” y este partido de línea laica y kemalista estudia si mantiene el boicot de sus 135 parlamentarios mientras  sus colegas Mustafa Balbay y Mehmet Haberal no salgan de prisión. Por su parte, los 30 parlamentarios del Bloque ya han decidido que mantendrán su actitud mientras Hatip Dicle,  Selma Irmak (elegida por el distrito de Sirnak), Faysal Sariyildiz (igualmente por Sirnak), Gulser Yildirim (por Mardin), Kemal Aktas (por Van) e Ibrahim Ayhan (por Urfa) no puedan ocupar también sus escaños.

Faysal Sariyildiz, elegido por Sirnak, se encuentra actualmente en prisión.

Huseyin Aygun, uno de los dirigentes del CHP, ha insinuado que tras las polémicas decisiones judiciales y de la Junta Electoral se esconde una maniobra del Gobierno para conseguir en la Asamblea Nacional de Ankara la mayoría cualificada que las urnas no le han dado, ya que tanto la citada Junta Electoral Central como el Consejo Supremo de Jueces y Fiscales y los tribunales especiales dependen, en definitiva, del Gobierno. El AKP se ha quedado a las puertas de conseguir el número de parlamentarios necesarios para realizar las reformas constitucionales a su imagen y semejanza, reformas unilaterales que, después, podría someter a consulta popular para su ratificación. “No vamos a entrar en este juego”, dijo Huseyin Aygun a la agencia de noticias Bianet.

La situación se agrava debido al serio correctivo que el Gobierno de Tayip Erdogán ha recibido en las provincias kurdas. En algunos distritos el bloque progresista consiguió más del 70 por ciento de los votos (Sirnak y Hakkari); en otros superó el 60 por ciento (Diyarbakir y Mardin); en Batman y Van, más del 50 por ciento, y en Agri, Bitlis, Mus y Agri, fue la primera candidatura con más del 40. Incluso en importantes ciudades no kurdas, alcanzó porcentajes nada desdeñables: Mersin, 9,86; Adana, 7,93; Istanbul, 5,35; Izmir, 4,66…

Gulser Yildirim, elegida por Mardin, también en prisión.

Esta victoria aún es más significativa si se tiene en cuenta que, al ser candidatos independientes, los partidos que apoyaban el bloque, especialmente del BDP, tuvieron que realizar un gran esfuerzo para que sus votos no se concentraran en los candidatos más populares. Para ello, tuvieron que subdividir las circunscripciones electorales en distritos de carácter no oficial, asignando a cada uno de ellos un candidato. En algunas circunscripciones con figuras muy conocidas, como Leyla Zana en Diyarbakir (Premio Sajarov de Derechos Humanos), estas personalidades tuvieron que hacer contracampañas para que en determinados barrios o pueblos no les votaran a ellas sino al candidato, menos conocido, que les correspondía.

Durante toda la campaña electoral, el bloque ofreció al Gobierno de Tayip Erdogán sus “buenos oficios” para iniciar un diálogo que terminara con una guerra no declarada entre el Ejército y el PKK que dura ya 27 años. A cambio, solamente pedían el reconocimiento oficial del problema kurdo y el establecimiento de una mera descentralización administrativa.

Tras la decisión de la Junta Electoral, una comisión integrada por Serafettin Elci y Ahmet Turk solicitó una entrevista con Erdogan, recibiendo la callada por respuesta; en su lugar, el presidente Abdulah Gul, más dispuesto al diálogo que el primer ministro, ha prometido recibirles. Casi de forma paralela, el Ejército iniciaba una vasta ofensiva contra las guerrillas del PKK en varias zonas y anunciaba el establecimiento de un estado de emergencia temporal –desde el 1 de julio al 1 de octubre- en las circunscripciones donde el bloque progresista ha conseguido los mayores porcentajes de voto.

5 Comments
  1. Azo says

    Viva Kurdistan ! Paz y Libertad !

  2. Jorge Monteiro says

    Turquia membro de la NATO, que de uma forma o de otra se apoderou de la isla de Chipre, para no hablarmos del genocidio de Armenia, pero Turquia tiene el resplado de los Estados Unidos, el campion de los derechos humanos…foder.

  3. Ismael says

    Es una verdadera, una auténtica lástima que esta web, que podría ser una forma de acercarse a Oriente Medio y a Turquía más allá de los tópicos, de los prejuicios, o de las consignas que existen en los grandes periódicos de publicar sólo noticias negativas y sensacionalistas que atraigan lectores, pretendiendo ser periodismo independiente y diferente se haya acabado convirtiendo en más de lo mismo: un medio parcial, ideologizado, sesgado, y que parece un mero panfleto propagandístico donde se repite la versión de los nacionalistas kurdos… Es virtualmente imposible leer algo que no coincida con las reivindicaciones del partido nacionalista kurdo BDP y con su versión, y que no demonice a Turquía y a los turcos.

    Quien quiera conocer de verdad Turquía o el conflicto kurdo que pregunte a los kurdos, pero también a los turcos, que por supuesto hay dos versiones, como en todo; y que no sólo pregunte a los kurdos que votan por partidos nacionalistas como el BDP y que ensalzan la figura de Abdullah Öcalan: al menos la mitad de los kurdos votan por otros partidos, como el AKP, aunque los nacionalistas del BDP insistan en decir que «esos no son auténticos kurdos» simplemente porque no piensan como ellos (lo cual ya dice bastante de sus intenciones), y aunque a muchos les cueste creerlo y prefieran pensar que todos los kurdos piensan igual y apoyan sus ideas… (pues no, ¡los kurdos también piensan por sí mismos!)

    En Turquía la sangría y el terrorismo han venido de ambos lados, militares y militantes del PKK. Ambos forman parte de lo mismo, como han demostrado investigaciones y testimonios en torno a tramas como «Ergenekon» o «Balyoz»… Obviar esto -o tratar de ocultar y minimizar todos los progresos que ha habido en Turquía desde los años 90, como se hace continuamente en esta web- es obviar la verdad y conformarse con escribir un folleto ideológico en el que se repiten las consignas de una parte del conflicto: esa parte, el BDP (con el PKK y sus allegados), debe empezar por limpiar también sus propios trapos sucios (que los tienen y abundantes) y por condenar los atentados del PKK y desmarcarse de la violencia y la lucha armada, cosa de la que hasta la fecha se han mostrado incapaces, ellos sabrán por qué… Cuando sean capaces de hacer esto, podrán dar lecciones de paz, de democracia, de derechos humanos, de limpieza, y de lo que quieran… Pero hasta entonces, lo que diga el BDP, el PKK, agencias como Firat, y webs como ésta, no dejan de ser opiniones totalmente sesgadas sin ninguna objetividad ni interés por la verdad, y lamentablemente escritas únicamente para deleite ideológico de quienes piensen igual y no quieran oir otra cosa que no sea lo que coincida con sus ideas.

    Si alguien quiere escribir algo así, o si alquien quiere leer algo así, está en todo su derecho y es muy libre de hacerlo. Dicho queda. Pero que no se equivoque: eso no es periodismo. Es hacer política desde un medio.

    Lo dicho: todo un desperdicio.

  4. Manuel Martorell says

    RESPONDIENDO A ISMAEL
    Tiene razón Ismael al afirmar que en el Kurdistán turco hay puntos de vista distintos a los de las organizaciones que, de una u otra forma, están vinculadas al PKK; es algo obvio. Más difícil resulta aceptar la legitimidad que parece dar –“al menos la mitad de los kurdos votan por otros partidos”- a un sistema en el que no hay libertad para crear partidos políticos y algunos de los existentes tienen que presentar candidatos independientes ante la imposibilidad de superar la barrera del 10 por ciento de los votos a nivel nacional. Aún resulta más discutible identificar las graves violaciones de derechos humanos en ese país con el sensacionalismo periodístico o con los planteamientos políticos de esos grupos solo por el hecho de que esas organizaciones también las denuncien. Se trata de casos, que siguiendo uno de los principios de Cuartopoder, ponen en evidencia la hipocresía de un poder que se erige precisamente en defensor de esos derechos, casos que, por cierto, no suelen ser precisamente los asiduos en los grandes medios de comunicación. Tampoco creo que Ismael haga justicia a Cuartopoder en su descalificación genérica, no teniendo en cuenta que en esta cooperativa de periodistas, aunque haya una coordinación general y unos principios comunes, los distintos blogs son responsabilidad de sus autores. Otro de los principios de Cuartopoder es abrir sus páginas a la réplica, como acaba de ejercer en su extenso comentario Ismael, extensión que puede aumentar, si lo desea, en el blog especialmente dedicado a la opinión de los lectores.

Leave A Reply

Your email address will not be published.