Contienda impredecible

0
El republicano Newt Gingrich, saludando el sábado a sus seguidores, en Columbia, Carolina del Sur. / E. S. Lesser (Efe)

El Partido Republicano queda más dividido que nunca con la victoria de Newt Gingrich en las primarias de Carolina del Sur, con un 40% del voto. Tercer capítulo por la nominación, y ya son tres los precandidatos que ganan una contienda, convirtiendo de repente este proceso en totalmente impredecible.

Publicidad

Poco pareció importarle a este electorado de perfil conservador la poco tradicional vida privada del expresidente de la Cámara de Representantes, al que no le afectaron las recientes declaraciones de su segunda exmujer, Marianne, que en una entrevista a la cadena ABC este jueves contó cómo su entonces marido, a finales de los noventa, le había ofrecido un matrimonio "abierto", pidiéndole poder continuar su relación sentimental con la empleada que luego se convertiría en su tercera mujer, Calista. Este chascarrillo propició la primera pregunta del último debate televisado por la CNN, provocando una enérgica negativa del candidato que fue recibida con vítores y aplausos del público.

Publicidad

Su actuación en los últimos debates, unido al respaldo de Rick Perry, que abandonó la contienda en jueves, parecen resucitar la campaña de Gingrich, que ahora se crece ante el que hasta ahora fue el claro favorito, el millonario Mitt Romney.

"No tenemos la clase de dinero que al menos uno de los candidatos tiene", dijo a sus simpatizantes congregados en Columbia para celebrar su victoria, "pero sí tenemos las ideas y tenemos a la gente. Y hemos probado aquí en Carolina del Sur que el poder de la gente con las ideas correctas vence al gran dinero".

El gran perdedor de este sábado fue sin duda Romney. No sólo perdía en Carolina del Sur, con un 28%, sino que además le era arrebatada su pírrica victoria de ocho votos tras un recuento de días que finalmente declaró a Rick Santorum ganador.

Su contrincante ya no es tanto Barack Obama, sino más bien, por el momento, Gingrich.

"El presidente Obama no tiene experiencia liderando una empresa ni experiencia liderando un estado", dijo a sus simpatizantes en Columbia, repitiendo una de sus frases habituales. "Nuestro partido", añadía esta vez refiriéndose a Gingrich, "no puede ser llevado a la victoria con alguien que tampoco ha liderado nunca una empresa ni ha liderado nunca un estado".

Agridulce sábado para Santorum, contento con su recién estrenada victoria de Iowa, pero sin lograr el resultado esperado -sólo un 17%- entre unos votantes más afines a su discurso de corte tradicional y religioso.

"Defendemos y queremos promover los valores que hicieron a este país grande", decía a sus seguidores en Charleston. "Los valores de fe, familia y libertad".

Y último en el ya reducido grupo de cuatro precandidatos, Ron Paul, con un 13%, que lidera un movimiento libertario destinado a jugar un papel relevante en el programa político republicano de este año.

"Llevo mucho tiempo en este negocio de promover esta causa", decía satisfecho a sus simpatizantes en Columbia. "Al principio pensé que sólo iba a ser la promoción de una causa y luego me di cuenta que si ganas elecciones y ganas delegados, esa es la manera real de promover una causa".

Los aspirantes marchan ya hacia Florida, estado donde Gingrich y Romney seguro protagonizarán en los próximos días una encarnizada campaña para hacerse con la victoria el 31 de enero.

Leave A Reply

Your email address will not be published.