Margallo logra con amenazas que Nueva Economía Fórum suspenda un acto de Picardo

83
Fabián_Picardo_veto
Fabián Picardo, ministro principal de Gibraltar, en una imagen de archivo. / Efe

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo y Marfil, llamó personalmente al presidente de Nueva Economía Fórum, José Luis Rodríguez, para pedirle que suspendiera el desayuno informativo que había programado con el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, a las 9 de la mañana del próximo 3 de febrero en el hotel Ritz de Madrid. Rodríguez se resistió y Margallo le amenazó con ejercer su influencia sobre las empresas patrocinadoras de estos eventos y con aplazar la concesión de una condecoración que el presidente del mencionado foro va a recibir de manos del rey Felipe VI, según han confirmado a cuartopoder.es fuentes conocedoras del conflicto.

Lo que el jefe de la diplomacia no calibró fue que el presentador de Picardo en el desayuno informativo era el embajador de Reino Unido en España, Simón J. Manley, con lo que dejó al descubierto la absoluta falta de respeto a la libertad de expresión. La intervención directa de Margallo no fue reconocida, lógicamente, por el gabinete de comunicación de Exteriores que, al parecer, también tiene prohibido comentar situaciones indeseables para el ministro.

Publicidad

El presionado Rodríguez envió un mensaje al embajador Manley comunicándole el aplazamiento sine die de la comparecencia de Picardo. Aunque oficialmente la entidad, con un bien ganado crédito por su pluralidad y capacidad de convocatoria y proyección mediática, atribuyó la suspensión de la invitación al jefe del gobierno gibraltareño a “cuestiones de programación” que no explicó, Rodríguez desveló en su conversación con el embajador británico y con un miembro del gabinete de Picardo las presiones personales del ministro Margallo.

El diario londinense Times publicó ayer una información atribuyendo a Margallo una llamada telefónica personal al responsable de Nueva Economía Fórum para vetar la intervención del mandatario. Un portavoz del Ejecutivo de Gibraltar calificó la interferencia del ministro español de “atentado a la libertad de expresión” y consideró lamentable la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy, máxime en un momento en que comenzaban a prepar las reuniones de los grupos ad hoc sobre problemas de interés común.

Estas fuentes subrayaron el especial interés que tenía Picardo en aprovechar el mencionado foro para lanzar un mensaje positivo sobre la necesidad del diálogo de buena vecindad. Como se sabe, el ministro Margallo no ha mantenido un solo encuentro con el socialista Picardo desde que accedió a la jefatura de la diplomacia, hace más de tres años, y se ha caracterizado por la política de dureza hacia las autoridades del Peñón y de control de la aduana para evitar el tráfico de tabaco más barato al otro lado de la frontera. Margallo también ha llegado a elogiar en el Parlamento la política del franquista Fernando María Castiella hacia Gibraltar.

Con todo, el ministro principal no renuncia a que su discurso se pueda oír en Madrid, y en ese sentido, un portavoz manifestó que buscarán otro foro de encuentro con los medios de comunicación y las personas interesadas en la política y la economía gibraltareña. La cuestión latente es si el Gobierno español volverá a agitar las malas relaciones con las autoridades locales y la reivindicación de la soberanía del Peñón como parte de su estrategia electoral.