Señor Netanyahu, deje de perseguir a civiles desarmados e inocentes

0

Estefanía Torres (@etorrespodemos) *

Netanyahu_Flotilla
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante su discurso del pasado día 23 en el que amenazo a la Flotilla de La Libertad. / captura de vídeo de Rumboagaza (YouTube)

29-6-15

Publicidad

Hace unos días que varios europarlamentarios firmamos una petición de apoyo para la III Flotilla de la Libertad, petición que enviamos a Federica Mogherini, Alta Representante de Asuntos Exteriores en el Parlamento Europeo. Esta petición se completaba con una exigencia al Parlamento Europeo de ejercer una presión constante sobre Israel para que cumpla los acuerdos internacionales, que se diriman responsabilidades por los crímenes de lesa humanidad cometidos por este estado en el pasado, y que finalice el cruel bloqueo sobre la franja de Gaza.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, no tomó bien esta noticia, ni tampoco el hecho de que el Dr. Basel Ghattas –miembro del parlamento israelí– sea uno de los integrantes de la Flotilla. La reacción del primer ministro fue la de alguien que se comporta con miedo porque sabe que no es poseedor ni de la razón ni de la verdad. Nos amenazó [ver vídeo, abajo]. Dijo que atacaría la flotilla porque nuestros barcos, desde su punto de vista, suponen “un ataque físico” contra la integridad de Israel [Esta misma madrugada, la Armada de Israel ha asaltado una embarcación de la Flotilla de la Libertad].

Me gustaría decirle desde aquí al impresentable de Netanyahu que “ataque físico” es el que sufrieron el año pasado miles de víctimas civiles en el último bombardeo sobre la franja, o el que sufren los pescadores cuando salen a faenar, o los agricultores que son disparados desde los puestos de control por soldados que se entretienen apuntando y tiroteando a civiles para pasar el rato.  Ataque físico es utilizar carros de combate contra un campo de refugiados en Gaza. Ataque físico es bombardear la única central eléctrica de la franja que abastece de energía a prácticamente la totalidad de la población gazatí. Eso es ataque físico, y no esta acción pacífica.

No olvide usted, señor Netanyahu, que si alguna de las personas que vamos en estos barcos sufrimos cualquier tipo de agresión o ataque, como en 2010, o si simplemente somos abordados en aguas internacionales, el estado de Israel estaría violando nuevamente el derecho internacional, incumpliendo, en primer lugar, el articulo 3 de la Convención para la Represión de Actos Ilícitos Contra la Seguridad de la Navegación Marítima, adoptada el 10 de marzo de 1988 en Roma, y que obliga a medidas que garanticen la seguridad de los pasajeros. Según este Convenio, cualquier persona o entidad que intencional e ilegalmente recurra a la acción violenta contra los pasajeros de cualquier tipo de buque se considera responsable penal.

Por otra parte, el Artículo 33 de la Convención de Ginebra, señor Netanyahu, viene a definir a lo que sucede en la franja de Gaza como un crimen de guerra. No hay ningun motivo militar para que el bloqueo permanezca, lo que usted tiene es un motivo politico y, ademas, un importante negocio armamentistico que se alimenta gracias a esta atrocidad.

Por si todo esto fuera poco, me gustaria recordar que Israel viola sistemamaticamente los derechos infantiles en Gaza. El Artículo 38 de la Convención Internacional de los Derechos del Niño, ratificada por Israel, obliga a los Estados Partes a adoptar “todas las medidas posibles para asegurar la protección y el cuidado de los niños afectados por un conflicto armado".

Teniendo en cuenta todo lo anterior, señor Netanyahu, creo sinceramente que no esta usted en condiciones de amenazar a nadie y que deberia, en todo caso, medir muy bien sus palabras y sus acciones, asi como sus responsabilidades. Deje de intimidar o perseguir a civiles desarmados e inocentes que lo único que pretenden es llevar ayuda humanitaria a un pueblo al que usted está aniquilando a través de ese injusto bloqueo que ya dura más de ocho años. El mundo entero nos esta mirando. El mundo entero va a mirar a Israel a medida que nos aproximemos a Gaza.

Es nuestro primer dia en la mar. El barco huele a salitre y a madera vieja. Es un pequeño barco pesquero que me hace sentir como en casa. Rodeada de magníficos compañeros, todos hombres, soy la unica mujer aquí y pocas veces me he sentido tan segura y confiada. Tal vez, lo que sucede, es que sé que estoy haciendo algo tan urgente como grande y necesario. Y las amenazas de Netanyahu hacia nuestra gente no han hecho más que corroborarlo. Seguimos sujetando el timón firmemente para llegar a romper el bloqueo. Como siempre, os pido que no nos abandonéis en el camino. Vuestra voz, ojos y oídos son fundamentales para que lleguemos hasta el final. Por los derechos humanos y la libertad de los pueblos. Gaza puerto abierto.

Rumboagaza (YouTube)
(*) Estefanía Torres es eurodiputada de Podemos.
Artículo anterior:
Palestina y el Sáhara occidental: dos conflictos abiertos ante la mirada esquiva de la comunidad internacional.
Artículo siguiente:
Diez días, cinco barcos, tres puertos, un pueblo y una causa: romper el bloqueo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.