Tsipras lucha contra la resignación y las fracturas internas

6

Alberto Pradilla *

Tsipras_cierre_18_9_15
Tsipras, anoche, en el cierre de campaña de Syriza, acompañado, de izquierda a derecha, por Pablo Iglesias, secretario general de Podemos; Ska Keller, europarlamentaria alemana de Los Verdes; Pierre Laurent, secretario general del Partido Comunista Francés, y Gregor Gysi, líder del partido alemán Die Linke (La Izquierda). / Yannis Kolesidis (Efe)

ATENAS.– «No podemos fiarnos del nuevo Gobierno. Seguiremos luchando en cualquier caso». Christos Sideris es el responsable de comunicación de la clínica autogestionada de Ellinikos, en el sureste de Atenas. El centro de salud, que atiende a ese 30% de la población excluida del sistema sanitario público, se encuentra en los terrenos de un antiguo aeropuerto que acogió una base de la OTAN y que ahora se incluyen en un lote para ser privatizados. En principio las parcelas se vendieron a finales de 2014 y el proceso continuó tras la victoria de Alexis Tsipras del pasado mes de enero, lo que podría dejarles en la calle. Confiaban en que el Ejecutivo de Syriza pudiese cambiar las cosas pero, después de siete meses y brutales presiones por parte de la Troika (Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional), las privatizaciones son una de las obligaciones impuestas a Atenas para firmar el tercer rescate. La resignación ante los comicios de Sideris, que no implica una dejadez en su activismo social, es ejemplo del ambiente que se vive estos días en Grecia. Se ha pasado de la euforia a la apatía. Como si hubiesen despertado del sueño del cambio y tuviesen que lidiar con un presente inamovible.

Publicidad

La política, que antes dominaba toda discusión pública, ha dejado lugar a un cinismo amargo. Todo ello con la certeza que tienen muchos griegos de que pese a que Tsipras tuvo que firmar el memorándum, su continuidad es garantía de que los tiempos viejos de Nueva Democracia y Pasok no volverán. «Voy a votar a Tsipras, pero no estoy convencido. El referéndum nos demostró que la democracia no sirve para nada. ¿De qué vale que celebremos elecciones si hace dos meses rechazamos el memorándum y estamos en el mismo punto de antes? Antonios Antoniou regenta una tienda de lámparas, muchas de ellas artesanales, de la calle más comercial de Mytilene, la capital de Lesbos. Allí la gran preocupación son los refugiados que diariamente llegan en zodiac desde Turquía. El descreimiento, que puede llevar a la abstención, es el gran enemigo de Syriza, que apenas se ha mantenido siete meses en el poder hasta tener que volver a llamar a las urnas. En enero, Tsipras aparecía como la gran esperanza de un país desguazado. Después de que Europa cerrase el grifo, de que los bancos permaneciesen clausurados durante más de dos semanas, de la épica de la consulta que rechazó la austeridad con un 60% de los votos y de un tercer memorándum que supo a claudicación, su gran reto es convencer a los griegos de que no es lo mismo que el establishment. Y es cierto que, aunque no pudo implementar sus programa de Tesalónica, donde recogía las bases con las que responder a la crisis humanitaria provocada por la austeridad, ha logrado algunas mejoras. No se puede olvidar que, con el apoyo de Anel (derecha nacionalista), el Ejecutivo de Tsipras permitió reestablecer la conexión eléctrica a quienes la habían perdido por impago, impuso medidas antidesahucios, comenzó a desmantelar los centros de detención de migrantes y reabrió el canal público ERT, clausurado por su antecesor, Antoni Samaras (Nueva Democracia) como ofrenda hacia la Troika.

Para comprobar el descenso de fervor en estos comicios bastaba con acercarse el viernes a la plaza Syntagma, epicentro de las grandes manifestaciones políticas. Hace dos meses, Tsipras reventó el lugar con un mitin histórico en el que no cabía un alfiler ni en las calles adyacentes. En este caso se llenó, sí, pero de forma más modesta. El todavía jefe del Ejecutivo lanzó dos ideas clave que resumen sus posición en campaña: que una derrota de Syriza implicaría la vuelta al antiguo régimen y que, pese a todo, sigue contando con el apoyo de sus aliados europeos. La presencia de Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, Gregor Gysi, del partido alemán Die Linke, o Pierre Laurent, del Partido Comunista Francés, quería lanzar un mensaje claro: una victoria de la Coalición de Izquierda Radical supondrá la punta de lanza para un cambio profundo en Europa. Y, con otra correlación de fuerzas, la estructura comunitaria tendrá que ser modificada.

Para Tsipras, el gran enemigo es la gente que se quedará en casa. Sobre todo si se toma en cuenta que las encuestas prevén un resultado ajustado entre el actual primer ministro y Vangelis Maimarakis, candidato de Nueva Democracia y rostro renovado de la derecha tradicional helena. Unos cuantos miles de votos que se queden por el camino podrían decantar la balanza. Además, hay que recordar que según el sistema electoral griego el primer partido se lleva 50 escaños extra para «garantizar la estabilidad». Así que, quedar primero tiene premio.

Syriza, desangrada por su izquierda

Tampoco se puede olvidar que Syriza se ha desangrado por su izquierda. Las dos patas minoritarias que componían la coalición se han marchado. Por una parte, la plataforma de izquierdas ha formado Unidad Popular, que concurre con Panagiotis Lafazanis, antiguo ministro de Industria, como cabeza de lista. Por otra, la Organización de los Comunistas Griegos (KOE), que dejó Syriza pero ha optado por no competir en las urnas. Las previsiones no vaticinan un buen resultado para Unidad Popular, que lucha por superar el 3% que garantiza la entrada al Parlamento. Y eso que ha tenido apoyos notables. El último y sorprendente el de Yannis Voroufakis, popular exministro de Finanzas que dimitió el 6 de julio, justo un día después del referéndum, en lo que fue interpretado como un sacrificio ante los acreedores. Varoufakis, que siempre aparece cuando Tsipras convoca algo importante, lo que ha desatado las sospechas de «contraprogramación», calificó de «inasumible» el rescate, anunció que votaría a Unidad Popualr y pidió el apoyo para todas las formaciones de izquierda que rechacen el memorándum. Se da la paradoja de que eso implica adherirse a formaciones que, como la de Lafazanis o el KKE (Partido Comunista Griego), defienden la salida del euro. Una línea roja que el propio Varoufakis nunca quiso cruzar.

«No nos jugamos quién gobernará el país, sino quién gestionará el memorándum. Eso resta interés». Spyros, joven universitario que votó Syriza pero que el domingo se quedará en casa, explica una clave para el futuro. La administración que salga de las urnas tendrá buena parte de su guión escrito. Eso no implica que los comicios de mañana no tengan importancia. Una victoria de Nueva Democracia supondría un duro revés no solo para la izquierda griega, sino para toda la corriente europea que aboga por un cambio en el modelo comunitario. La derecha, que se ve a sí misma mirando cara a cara a Tsipras, ha basado su campaña en la doctrina TINA (There Is No Alternative, «no hay alternativa», en inglés) e incluso ha jugueteado con la idea de una «gran coalición» con Syriza. Basta comprobar el nivel de hundimiento del antaño poderoso Pasok para darse cuenta de que esta ocurrencia tendría consecuencias funestas para Tsipras y su proyecto.

Grecia vota más consciente que nunca de que muchas de las decisiones que se afectan se toman en Alemania. Y supone una tragedia que el lugar donde se inventó la democracia termine considerando el voto como una acción condicionada a los mandatos de personas a las que nunca eligieron como representantes.

(*) Alberto Pradilla es periodista.
6 Comments
  1. ESCUCHA says

    Pablo Iglesias va a perder muchos votos apoyando esto. Tsipras doblo sus votos en el referéndum para luego no hacer ni caso, si no tenía alternativa no haberlo convocado y sigue gobernando haciendo lo que te dejen. En Grecia la Troica ha demos trado que puede aplicar sus medidas con un 61% de la población en contra. La desilusión también la tenemos aquí. Menos mal que Miguel Urban explica esto mucho mejor.

  2. StanEastham5021 says

    The easiest and most trendy approach to seal any bowl, pot, pan or any vessel.

  3. ToneyFriedmann4 says

    This could be called the fantastic stage, in which the prospect provides expressed fascination with buying the product/service. It is prescribed within pill form and maintains pores open, similar to azelaic acid. Create the habit associated with running normal monitoring to maintain your system running just like a well-oiled device.

  4. Jamey75R48 says

    El certificado de profesionalidad tiene validez en todo el territorio nacional, independientemente de la Comunidad Autónoma que lo emita. específico, en el que podrás hallar los contenidos, requisitos en lo que se refiere a formadores y equipamientos… Estar en posesión de un certificado de profesionalidad de nivel 1 de exactamente la misma familia y área profesional. 1675/2010, de diez de diciembre, por el que se altera el R. 34/2008, de 18 de enero, por el que se regulan los certificados de profesionalidad, y corrección de fallos al Tu certificado de profesionalidad acreditará tu cualificación profesional dentro del Catálogo Nacional de las Cualificaciones Profesionales. 1675/2010, de 10 de diciembre, por el que se altera el En la página del SEPE puedes consultar las diferentes familias profesionales y los certificados profesionales actualizados. 34/2008 , de dieciocho de enero, cambiado por el R. 1675/2010 , de dieciocho de novembre y por el Cada unidad de competencia de un certificado de profesionalidad tiene un bloque de capacitación asociado que conforma un módulo formativo. que lo deroga, toda vez que dicha capacitación se haya realizado a lo largo de la vigencia del Formación: Cursando con evaluación positiva los módulos formativos de los certificados de profesionalidad, por medio de cursos de F.P. para el uso, ya sea:

  5. AlejandraQqk says

    Buenos consejos!, informacion breve no obstante precisa, muchas gracias por compartir, es un post para ser leido!.

  6. MaggieMario01 says

    Marvel Avengers Alliance est un grand jeu facebook, mais il est très difficile de jouer sans argent ni hacks.

Leave A Reply

Your email address will not be published.