Sami Naïr: "La respuesta de François Hollande ha sido absolutamente adecuada"

2

Lucía Martín *

Sami_Naïr_Wikipedia
Sami Naïr, en una imagen de archivo. / Wikipedia

Sami Naïr (Tlemcen, Argelia1946) es un politólogo y filósofo francés que está considerado como una de las eminencias en temas de inmigración en el país vecino. Nacido en Argelia pero criado en Francia, fue asesor en la materia de Lionel Jospin, de 1997 a 1999 y europarlamentario hasta 2004. Catedrático en Ciencias Políticas, es también director del Centro Mediterráneo Andalusí de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

Acabamos de asistir a redadas en barrios de la periferia de Paris, las banlieues, y también ahora en Bruselas, ¿qué pasa en los suburbios franceses, belgas o de Londres?

– Nada, no pasa nada. Sí pasa porque hay una situación de crisis, hay problemas sociales pero no son los suburbios los que están en rebeldía hoy en contra del Estado. Estos terroristas no tienen nada que ver con la inmensa mayoría que vive allí, hay unos grupos que han sido manipulados ideológicamente y se han vinculado a grupos terroristas, a Daesh en concreto, pero no representan para nada a estas poblaciones marginadas, estos barrios de pobreza, prefiero llamarlos así, en Francia. En Bélgica me parece que la situación es igual, no es posible culpar a toda esta población. Que los integristas puedan encontrar en estos barrios un terreno favorable para sus estrategias de reclutamiento, para su proselitismo del odio sí, pero lo pueden también encontrar en otros lugares. Quiero dejar claro que no se puede estigmatizar a los suburbios.

Pero la falta de integración sí está favoreciendo que se marchen jóvenes de estos entornos para adiestrarse en Siria…

– Hay un problema de integración, pero no solo para esta gente. Las políticas económicas y sociales en Francia desde hace unos 15 años han provocado la desagregación del sistema social y económico. Hay paro, precariedad, y como en otros países, también España, hay una parte importante de la población marginada. Jóvenes que no encuentran trabajo. En las banlieues esa situación es mucho más radical, la pobreza es prácticamente el doble que en el resto de la población francesa. Hay dos, casi tres más parados entre los jóvenes de los suburbios que en el resto de población. Entre ellos hay una parte que acepta esa situación, otra que intenta cambiarla democráticamente y otros que caen en las redes de los terroristas. Éstos juegan sobre un tema de identidad, y esa gente ha perdido toda referencia cultural, ideológica, que en general es el resultado del fracaso escolar. Los terroristas explican a esa gente que si están en esa situación es porque son musulmanes, porque comparten una religión odiada por Occidente y que hay que defenderse para cambiar la situación. Es tan fácil como eso. A partir del momento en que se alistan les lavan el cerebro. Pero repito, esto concierne una minoría de la población, la población de los suburbios en Francia es alrededor de 8 millones de pobres. Los que caen en estas redes no son representativos pero claro que es un problema de seguridad y sobre todo, un problema para los musulmanes en Francia, porque uno de sus objetivos es transformar la relación de integración en relación conflictiva respecto a al país.

– ¿Cómo se puede prevenir que alguien se convierta en hombre o mujer bomba?

– La respuesta es conocida, integración social, profesional. Es un trabajo pedagógico que necesita de un funcionamiento correcto de la escuela, de la familia. Vivimos una crisis profunda de la familia que no juega el papel de transmisión de los valores, del respeto y eso proviene de la pobreza pero también, no hay que negarlo, de que una parte de la población de esos barrios ya no cree en la integración y considera que desde hace 25 años no se ha hecho nada. A partir de ahí hay una desconexión con el conjunto nacional. Son problemas que te puedes encontrar en todas partes, no solo en Francia.

– Pero hace 40 años la banlieue de Paris estaba igual o peor que ahora mismo. No ha habido evolución. La película La Haine sigue siendo actual.

– Evidentemente, porque la política social de los gobiernos, del corte que sean, nunca ha tomado en cuenta estos barrios. La sociedad se ha librado al mercado y el Estado es el principal culpable en este caso. Han invertido estos últimos años mucho dinero, desde 2005, pero, francamente cuando uno los visita ve que no ha funcionado nada. Es un problema generado por las políticas económicas seguidas estos últimos 15 años. Las imposiciones de Bruselas han hecho que el Estado haya abandonado territorios enteros de la nación porque no había dinero para ellos. Eso tiene lugar en Francia y en otros países.

– ¿Cree que los atentados han tenido lugar en París de la misma forma que podrían haber tenido lugar en Nueva York, Londres o Madrid?

– No creo. A los terroristas, al Estado Islámico, la situación de las banlieues le importa un pepino, les viene muy bien de hecho. Los atentados son el resultado de la intervención de la aviación francesa en el conflicto sirio, y por los bombardeos de Francia en Irak y en Siria, hay mucha retórica detrás de todo esto. La eficacia de esos bombardeos no ha sido demostrada aunque ahora creo que sí pueden dañar al estado Islámico. Pero no se podrá acabar con este EI únicamente con bombardeos.

– ¿Qué le parece la respuesta de François Hollande?

– La respuesta de Hollande ha sido adecuada, absolutamente adecuada. Como jefe de Estado considera que es un acto de guerra y declara la guerra al Estado Islámico, tal y como los rusos han hecho. Pero hay que entender que este conflicto va a destrozar completamente la región de Oriente Medio. Vamos a tener ahí un caos generalizado y la única forma de acabar con eso es un acuerdo internacional. La intervención francesa o rusa son los primeros pasos, y estoy convencido de que en los próximos días tendremos otros, pero no son suficiente. La solución es pacífica: hay que reconstruir Siria para que pueda recuperar a sus refugiados, hay que reconstruir Irak y eso supone un gran acuerdo internacional. Oriente Medio se ha vuelto hoy el foco central de una posible III Guerra Mundial, la gente no se da cuenta de lo que está pasando ahí.

– ¿Qué opinión le merecen los que afirman que los yihadistas están entrando con los refugiados? 

– Eso es una manipulación grosera. Se ha demostrado que ese pasaporte no venía de ningún refugiado. Van a seguir manipulando, por supuesto, porque es muy fácil para ellos tensionar cada vez más la situación. Su lógica es la creación del caos, lo que vivimos ahora es el resultado directo de las intervenciones en Irak, ahí nació el Estado Islámico, que es una organización irakí, no siria.

(*) Lucía Martín es periodista.
2 Comments
  1. clara says

    Llamar filósofo a este vocero de la OTAN es como llamar poeta a Esperanza Aguirre por ser prima de Jaime Gil de Biedma.

  2. paco otero says

    como caricato profesional …protesto ante la simpleza rancia y sin el mas mínimo golpe de gracia COMICA o ironía de DOÑA CLARA…

    al parecer no tenemos bastante con soportar a los graciosos de la sexta… TV

Leave A Reply

Your email address will not be published.